Sargento de EE.UU. explicó envíos de drogas en aviones militares

Sargento de Estados Unidos revela cómo se enviaron 85 kilos de coca en aviones militares
A la red de uniformados, detenidos en su país, alguien les desapareció 4,5 kilos del narcótico.
Al parecer, un soldado de Fort Bliss, en El Paso (Texas), se habría quedado con el alijo de droga tras descubrirlo escondido en uno de los aviones de la fuerza aérea de su país, que había partido desde la base militar de Apiay (Meta).
Esa es la explicación que el sargento Daniel Rosas, considerado el hombre que organizó la red, da para este curioso incidente en su extensa confesión ante la justicia de su país.
La declaración, que incriminan a otros tres militares y a un contratista civil de E.U., fue revelada por la agencia AP.
Paradójicamente, todos ellos fueron enviados a Colombia para ayudar en la lucha contra el narcotráfico. Por este caso, también hay tres colombianos detenidos.
Según Rosas, sus envíos de cocaína se iniciaron en julio del 2003, luego de que conoció a Ángel Gutiérrez, un camarero colombiano del club de oficiales de la base de Apiay.
‘Me ganó la avaricia’
Gutiérrez le vendió la droga y entonces Rosas ‘reclutó’ a los soldados Kevin Irizarry, Víctor Portales y Francisco Rosa, este último se declaró culpable y fue condenado a cinco años de prisión en E.U.
La técnica usada fue envolver las droga en hojas de papel y en bolsas plásticas, que luego eran escondidas en cajas de café. Luego, antes de abordar los aviones militares, las metían en sus equipajes.
Rosas dijo que nunca fueron requisados, lo que les dio más confianza para realizar más envíos.
“No usaban perros amaestrados, rara vez registraban las bolsas que llevábamos a bordo y nunca examinaron los equipos cargados en los camastros (de los aviones)”, declaró.
Este hombre asegura que alcanzó a ingresar a su país 67 kilos de cocaína antes de ser detenido el pasado 28 de marzo en El Paso (Texas).
Pero señaló que el soldado Irizarry logró enviar otros 18 kilos. Eso quiere decir que en dos años alcanzaron a mover unos 85 kilos, que les representaron ganancias por más de 280.000 dólares (unos 595 millones de pesos).
Como hecho anecdótico, el pago de uno de sus paquetes se perdió en el correo porque Rosas no estaba en su casa, en El Paso, para recibirlo y su comprador en E.U., conocido solo como Gustavo, puso una segunda dirección con datos equivocados. “El hecho es que alguien recibió por error 140.000 dólares ”, contó.
Según el militar, sus ganancias las invertía en diversión. “Una vez gasté 3.000 dólares en fiestas y cosas de ese estilo”, añadió.
El militar también dijo que perdió contacto con el contratista civil que fue su socio, identificado como Jake, que aportó dinero para comprar la droga en Colombia.
La justicia marcial de E.U. tiene previsto iniciar este mes el juicio contra Rosas, Irizarry y Portales.
“La avaricia se apoderó de mí. Vi una oportunidad y decidí aprovecharla”, señaló Rosas. Y agregó: “Me siento desleal, infiel, triste”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.