Elevan deducciones a empleados por seguros médicos en EE.UU.

DANIEL SHOER ROTH
El Nuevo Herald
Los empleados de compañías que brindan seguro médico, tanto en el sur de la Florida como en el resto del país, notarán que sus contribuciones a la póliza continuarán subiendo en espiral en el 2006, dado que sus empleadores deducirán de sus cheques una porción mayor de las primas, concluyó un abarcador sondeo privado divulgado ayer.
En aras de aliviar los costos del cuidado de la salud, que están por las nubes, las corporaciones están segando beneficios y modificando los planes que ofrecen. Una encuesta de Mercer Human Resource Consulting, una firma internacional de asesoría sobre recursos humanos con sede en Nueva York, arrojó que los empleadores anticipan un aumento de casi 10 por ciento en los precios de los planes médicos el año próximo.
Al realizar los cambios en sus paquetes de beneficios, las corporaciones esperan absorber 6.4 por ciento del incremento. El resto recaerá sobre los empleados, a quienes se les transferirá la diferencia de precios en primas más altas o en deducibles y copagos más cuantiosos.
»Los empleados continuarán pagando una porción mayor del costo médico», afirmó a El Nuevo Herald Matthew Snook, un asesor de Mercer en la Florida. «Eso sencillamente se explica porque los empleadores no pueden continuar tolerando las alzas anuales de dos dígitos y seguir ofreciendo la cobertura médica».
En Miami, donde las pólizas de seguro son las más costosas de Estados Unidos después de Nueva York y Boston según otro estudio reciente, algunas empresas podrían desistir completamente de ofrecer cobertura médica a sus empleados, lo que inflaría aún más el porcentaje de la población no asegurada, alertó Santiago León, un activista de la salud y corredor de seguros en el sur de la Florida.
Un informe comisionado por el estado, Florida Health Insurance Study, correspondiente al 2004, concluyó que 28.7 por ciento de la población en Miami-Dade vive sin seguro médico, un índice mayor que en cualquier otro condado de la Florida. En el país, el número de personas no aseguradas aumentó por cuarto año consecutivo a 45.8 millones, reveló recientemente la Oficina del Censo. Entre la población hispana, 36.2 por ciento carece de este vital beneficio.
La cifra de personas no aseguradas se ha inflado en parte porque los inalcanzables costos de la salud han forzado a los empleadores a liquidar sus beneficios médicos.
»Si más empleadores eliminan los seguros habrá menos asegurados, lo que significa que los hospitales van a tener que proveer más servicios a personas que no tienen cómo pagar, y subir los precios que cobran a quienes sí pagan», explicó León. «Mientras más suben los precios, más se encarecen las pólizas, y por tanto más personas van a quedar sin seguro. Es un círculo vicioso».
La contribución de los empleados del sur de la Florida a sus planes de seguro se ha más que duplicado en los últimos cinco años, mientras que los costos de las pólizas para los empleadores han aumentado alrededor del 60 por ciento en ese mismo período.
El año pasado, los empleadores vaticinaron un incremento del 12.9 por ciento en sus gastos de pólizas médicas, pero terminaron pagando un alza de 7.5 por ciento, por la transferencia de costos que hicieron a sus trabajadores, según Mercer.
Para los empleados con dependientes, el panorama se oscure aún más, ya que la porción de estas pólizas que pagaban las empresas prácticamente ha desaparecido.
»Pensábamos que el traspaso de costos era algo que se hacía de vez en cuando», dijo Blaine Bos, un directivo de la unidad de beneficios de salud de Mercer. «Pero estamos observando una nueva voluntad de parte de los empleadores, germinada del desespero, de transferir costos en años sucesivos para atenuar los incrementos».
En el sondeo de 1,883 corporaciones, un 62 por ciento de las empresas grandes respondió que minimizaría sus gastos al transferir los aumentos a sus empleados. Un 39 por ciento de las firmas dijo que lo hará mediante el alza del porcentaje de la prima que pagan los asalariados, mientras que el 32 por ciento indicó que subirán los montos de los deducibles y los copagos médicos.
Entre los pequeños negocios, un 35 por ciento señaló que dejaría recaer sobre las espaldas de sus trabajadores la diferencia de precios en las pólizas médicas. Sin embargo, un creciente número de comercios pequeños están ofreciendo incentivos en efectivo a sus empleados para que declinen suscribirse a los planes de salud, una estrategia para ahorrarse estos onerosos dispendios.
Las aseguradoras sostienen que los costos de las primas se han disparado debido al aumento en los servicios de hospital, los medicamentos con receta y una población envejeciente.
——————————————————————————–
dshoer@herald.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.