En México extorsionan desde las cárceles

Icela Lagunas
El Universal
Jueves 29 de septiembre de 2005
Notas Relacionadas
Anuncian compra de bloqueadores de señal 29/09/05
En el Distrito Federal operan 10 bandas de extorsionadores que de manera activa amenazan desde reclusorios con secuestrar a sus víctimas o matarlas y utilizan los servicios financieros otorgados por algunas tiendas para cobrar los supuestos rescates.
De acuerdo con un análisis elaborado a raíz de denuncias de víctimas y de reportes de la Policía Federal Preventiva (PFP), en la ciudad de México extorsionan los grupos delictivos identificados con los nombres de El Borolas, Bruno López, Moisés Ibarra, El Yordo, Antonio Escalera, Armando Rojas, Hugo Cano, Comandante Corona, María Cruz y El Negro Guerrero .
Fernando Ruiz Canales, director del Consejo para la Ley y los Derechos Humanos, encargado de elaborar este reporte, explicó que cada banda realiza aproximadamente 15 intentos de extorsión por día. Las negociaciones, además, se realizan de manera «relámpago» y se obtiene el rescate en 24 horas o menos.
A raíz de las denuncias recibidas por víctimas y la investigación a los número telefónicos, se detectó que 95 por ciento de los casos es a través de celulares y 5 por ciento restante corresponde a cabinas públicas de teléfonos ubicados en reclusorios y en la calle.
Además del Distrito Federal, las entidades a donde extienden su operación los reclusos son Chiapas, el estado de México, Jalisco, Tlaxcala e Hidalgo.
El defensor de derechos humanos refiere que según estadísticas de la PFP, como resultado de extorsiones, de 2002 a 2005 se han obtenido ganancias por más de 18 millones de pesos; sin embargo, sólo reconoce 20 casos al día, lo que presupone una cifra negra muy alta.
De acuerdo con estadísticas del consejo, cada día 200 personas en promedio son extorsionadas y 37 por ciento pagan los rescates; en consecuencia, el monto obtenido puede ser superior a 80 millones de pesos.
La banda de Bruno López opera desde el penal de Santa Martha Acatitla con cómplices que están en libertad y que hacen recorridos por zonas comerciales para recabar información personal de propietarios de pequeños para hasta amenazarlos si no pagan un rescate. Durante las llamadas intervienen al menos tres personas.
Otra de las más peligrosas es una banda dirigida por una mujer que se presenta con el alias de María Cruz ; se hace pasar por ejecutiva de un centro comercial, presiona a sus víctimas al argumentar que tienen detenido a un familiar descubierto robando mercancías, por lo que pide dinero por su libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.