Víctima de secuestro en Chile declaró por videoconferencia

El Tribunal Oral de Antofagasta comenzó a recibir la prueba del Ministerio Público, en contra de los acusados, César Segundo Galleguillos Morales de 37 años, trabajador del basural de La Chimba y Alan Marcelo Ocaranza Véliz de 18 años, quién trabaja en el mismo sector, a los que se imputa el delito de robo calificado, el que perpetraron el 4 de marzo del presente año.
Ese día cerca de las 21 horas, los dos acusados en compañía de un menor de 15 años, asaltaron a una pareja que se encontraba conversando a bordo de un vehículo en la intersección de las avenidas Pérez Zújovic y Pedro Aguirre Cerda, en las proximidades de la Caleta de La Chimba.
PIEDRAS
Primeramente colocaron piedras en las ruedas delantera y trasera para impedir que el vehículo pudiera partir y luego rompieron el vidrio de la puerta del conductor. El ocupante del vehículo se encontraba conversando por teléfono cuando ocurre la primera agresión, lo que significó que el aparato quedara con la señal activa por lo que la persona que había efectuado la llamada, escuchó todo lo que ocurría al interior del vehículo.
BASURAL
Los atacantes, trasladaron a la pareja hasta el basural y luego de robarle las especies de valor que esta portaba, ataron al hombre de pies y manos y los dos acusados procedieron a violar a la mujer, de 30 años.
Durante el juicio Galleguillos Morales y Ocaranza Véliz, renunciaron a su derecho a guardar silencio y reconocieron el robo y la violencia que ejercieron sobre la pareja a la que agredieron con el arma, pero respecto de la violación se incriminaron mutuamente. El primero de los nombrados, dijo que Ocaranza Véliz, en contra de su parecer, fue el que agredió sexualmente a la mujer, mientras que este último culpó a Galleguillos Morales, de este delito, argumentando que él efectivamente solía robar a las personas, pero que no era un violador.
Por su parte el menor de edad, actualmente recluido en el Surgam, reconoció también el robo, pero respecto a la violación, dijo no haber visto, quién de sus acompañantes agredió sexualmente a la mujer, ya que la oscuridad reinante en el lugar le impedía ver con nitidez lo que estaba pasando. Una vez perpetrados ambos delitos, los acusados llevaron a la pareja hasta la quebrada de La Chimba y allí los abandonaron, desnudos.
VIDEOCONFERENCIA
La mujer, declaró por videoconferencia desde Santiago y reseñó que a ella la arrojaron descalza y desnuda a la quebrada de La Chimba y que sólo alcanzó a sacar del auto una toalla con la que se cubrió. Dijo que en tanto al conductor del móvil, lo dejaron sangrando y lleno de moretones por los golpes que le dieron. Así, ambos caminaron como 45 minutos por entre las piedras, ya que no se animaron a devolverse por el camino por temor a que los atacantes regresaran ya que estos los habían amenazado de muerte. El juicio proseguirá hoy con la declaración de peritos y policías que participaron en las diligencias. La Fiscalía pide 15 y 20 años para los acusados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.