El Caballista habría pagado para matar a testigos

Estados Unidos denuncia que Joaquín Mario Valencia ‘El Caballista’ pagó para matar testigos
Extraditado el 18 de marzo del 2004, estaría vinculado con el asesinato de cuatro personas en ese país que tenían relación con presuntos socios suyos.
Según el diario The Tampa Tribune, la denuncia es del fiscal adjunto Joseph K. Ruddy, quien presentó una moción este lunes sobre el caso.
Ruddy sostuvo que Valencia «proporcionó fondos para abogados y para equipos de asesinos» con el propósito de obstaculizar los procesos que se siguen contra Salvador Magluta y Augusto Falcón, detenidos e investigados por ser los encargados de recibir en Miami los presuntos envíos de droga de Valencia.
Según el fiscal, Valencia temía que las investigaciones sobre Magluta y Falcon terminaran por incriminarlo.
Por eso, «fue compilada una lista de presuntos testigos que deberían ser asesinados. Fueron reclutados y pagados equipos de asesinos colombianos para ejecutar a esos sospechosos de cooperar», añade la moción.
Lo cierto es que «cuatro personas fueron asesinadas en Estados Unidos, entre ellos el abogado de Magluta, mientras que intentos por asesinar a otros tres testigos no tuvieron éxito», señala el documento.
Pese a esto, aún no es claro si Valencia afrontará un nuevo proceso por homicidio, además de los que tiene por narcotráfico y lavado de activos.
En todo caso, estos hechos son para la Fiscalía una evidencia clara de que es necesario nombrar un jurado sin rostro, un mecanismo inusual en la justicia estadounidense, que se caracteriza por enfrentar cara a cara al acusado con los encargados de decidir si es culpable o inocente.
Si la Corte acoge la petición para evitarles riesgos a los jurados, Valencia podría ser el primer extraditado en ser procesado bajo esta figura.
‘Sobornó a fiscal’
El caso de Valencia ya había causado polémica en marzo pasado cuando el fiscal de Tampa tuvo que retractarse de su intención de querer procesarlo por delitos anteriores a 1997, lo que no está previsto en las normas colombianas que revivieron la extradición.
Otro hecho llamativo de la petición de la Fiscalía es que usó como argumento el presunto soborno que Valencia habría hecho a un fiscal de Colombia en el 2004.
Según la moción, Valencia obtuvo obtuvo una declaración jurada de dicho fiscal, asignado a su caso en Colombia, «a cambio de dinero o de la promesa de un empleo en el futuro». El nombre de ese funcionario no fue revelado.
‘El señor de los caballos’
La primera semana da febrero del 2003 Joaquín Mario Valencia Trujillo pasó de ser uno de los criadores de caballos más reconocidos de América a, según las autoridades, el mayor lavador de dinero para los carteles de las drogas.
Al momento de su captura, a Valencia se le incautaron bienes avaluados en 21 mil millones de pesos.
Entre ellos está el famoso criadero de caballos La Luisa, en el cual, según la Dirección Nacional de Estupefacientes, actualmente hay 325 animales, 35 de ellos declarados intransferibles debido a su calidad y pureza de sangre.
[*]Con información de AP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.