Coca de parques nacionales colombianos será erradicada en forma manual

Mininterior asegura que este año se probará erradicación manual de coca en parques nacionales
Explicó que a comienzos del 2006 se evaluarán los resultados en esas áreas protegidas para saber si se aplica ese método o la aspersión con glifosato.
El sorpresivo anuncio lo hizo Sabas Pretelt de la Vega, tras bajarse de un helicóptero Black Hawk que sobrevoló el parque La Macarena, y luego de varias semanas de incertidumbre por la inminente aspersión aérea a cultivos ilícitos en parques naturales nacionales, aprobada hace unos tres meses por el Consejo Nacional de Estupefacientes.
Hasta el día del anuncio, el Gobierno había respaldado la aspersión aérea, con los argumentos del significativo aumento de cultivos ilícitos en parques naturales y el incremento de la tala por parte de los sembradores de coca –según informes oficiales mucho más dañina que la fumigación–.
Según el más reciente informe del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (Simci), en el 2004 las hectáreas de coca detectadas en 13 de las 50 reservas naturales del país crecieron 30 por ciento con relación al 2003.
Aunque para el Gobierno no es nuevo emplear la metodología de erradicación manual de cultivos ilícitos, si lo será hacerlo en parques naturales.
La Macarena, ‘laboratorio’ de prueba
Pese a que la semana pasada se hizo una especie de prueba en el parque de Sanquianga y de que hay unas cuadrillas de erradicadores en la Sierra Nevada de Santa Marta, La Macarena será el ‘laboratorio de pruebas’, debido al aumento de hectáreas sembradas de coca.
La Policía antinarcóticos estima que allí hay unas 3.976 hectáreas de matas de coca.
Victoria Eugenia Restrepo Uribe, directora del Programa Presidencial Contra los Cultivos Ilícitos, aseguró que ya se intentó llevar erradicadores manuales a La Macarena, pero que el Ejército les comunicó que no era posible garantizarles seguridad.
«Esperamos instrucciones del Ejército para poder entrar de lleno al parque y hacer nuestra tarea, que este año deja excelentes resultados», dijo.
Fuentes oficiales, indicaron que el Gobierno está diseñando los planes de seguridad y los cronogramas de trabajo, que deberán comenzar, a más tardar, a finales de este mes.
Hablan los expertos
Pese a estos anuncios, sectores de la opinión pública consideran que en el 2006 habrá aspersiones de glifosato en los parques naturales.
Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar –que trabaja proyectos productivos en el Catatumbo–, afirmó que el anuncio del Gobierno es bueno porque busca explorar alternativas a la aspersión aérea con glifosato.
Sin embargo, Cañizares manifestó sus reservas. «La medida es producto de la presión nacional e internacional ante el anuncio de la fumigación en parques naturales y los daños que esto puede causar a las personas y al medio ambiente. El anuncio puede ser para ganar tiempo», dijo.
Andrés Villamizar Pachón, experto en seguridad nacional, aseguró: «Lo ideal sería que en zonas de frontera y en parques naturales se erradicara manualmente. En las zonas de cultivos grandes sí cabe la aspersión».
Restrepo Uribe afirmó que pese a los resultados de la erradicación manual, no se puede prescindir de la otra metodología. «La erradicación manual y la aspersión aérea son técnicas complementarias, pues en unos sectores, por ejemplo, no se pueden llevar equipos humanos de erradicadores por cuestiones de seguridad, entonces toca fumigar», explicó.
Las cifras del programa presidencial indican que este año en las tareas manuales de eliminación de la coca, la guerrilla, las autodefensas y los narcotraficantes han asesinado a tres policías y a un soldado de los anillos de seguridad. Otros 15 uniformados y seis erradicadores han sido heridos.
Por otro lado, para cuidar a unos 30 erradicadores manuales se necesitan, por lo menos, 50 hombres, y la Fuerza Pública no tiene la capacidad para emprender un plan general así, aseguró un oficial de la Dirección Antinarcóticos de la Policía.
En este sentido, Restrepo Uribe concluyó: «Si bien es cierto que la efectividad y los costos económicos son más bajos en la erradicación manual, el costo humano es mucho mayor, y eso es muy doloroso».
Programas preventivos
La directora de la Unidad de Parques Naturales, Julia Miranda, se declaró optimista de que la erradicación manual va a evitar la fumigación con glifosato en esas áreas.
La funcionaria explicó que existe cooperación del gobierno de Holanda para promover el trabajo con familias campesinas.
Miranda dijo que se debe fortalecer el trabajo preventivo que la Unidad de Parques desarrolla con unas diez mil familias rurales en educación ambiental y capacitación para crear sistemas productivos sostenibles en las zonas aledañas a los parques naturales.
Entre el primero de enero del 2005 y el pasado viernes, según la Policía, en Colombia fueron erradicadas manualmente 21.800 hectáreas de coca, 19.212 más que en los 365 días del 2004.
REDACCIÓN JUSTICIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.