Pérdidas por $ 20 millardos por paso de Wilma en Florida

CASTO OCANDO
El Nuevo Herald
Las pérdidas globales preliminares causadas por el huracán Wilma en toda la Florida podrían ubicarse entre $12,000 y $20,000 millones, principalmente debido a su paso cercano a la densa área metropolitana de Miami, según cálculos preliminares dados a conocer ayer.
La alta cifra de pérdidas se basa en el hecho de que »debido a la alta densidad de propiedades en Miami, incluso un bajo nivel de daños en toda el área podría disparar las pérdidas de propiedades aseguradas», indicó un reporte de la firma Risk Management Solutions (RMS), la mayor firma de calificación de catástrofes del país.
La cifra quintuplica el impacto económico de Katrina en la región y se ubica bastante cerca de los $25,000 millones que se perdieron durante Andrew, e incluye tanto las pérdidas aseguradas como las no aseguradas.
»El gran diámetro de la tormenta y su rápida velocidad trajo ráfagas que alcanzaron 100 millas por hora en la región metropolitana de Miami, que había quedado relativamente ilesa de la cadena de huracanes que afectaron a la Florida y la costa del Golfo desde agosto del 2004», precisó el informe.
De acuerdo con el reporte de RMS, para estimar la cifra de pérdidas se incluyó una estimación de los daños en el corredor por donde transitó el huracán, causados por los vientos y el impacto del oleaje en la costa oeste, además de la interrupción de la actividad comercial y empresarial, y el creciente costo de los materiales y servicios que serán necesarios para las reparaciones subsiguientes.
»Las mayores pérdidas y daños vamos a verlos en las áreas que experimentaron vientos superiores a las 100 millas por hora, como sucedió en algunas zonas de Miami», explicó a El Nuevo Herald Shannon McKay, la portavoz de RMS en la sede central en California.
McKay indicó que los vientos huracanados produjeron desprendimiento de tejas y techos enteros, daño estructural en numerosas viviendas, y destrucción en otras propiedades, incluyendo vehículos, que fueron golpeados por «escombros voladores».
La vocera de RMS detalló que parte del daño se produjo debido a que las advertencias de preparación a la tormenta se concentraron en la costa oeste, y muchos residentes de la costa este, incluyendo Miami-Dade, no tomaron suficientes precauciones para enfrentar la furia de los vientos.
»Estamos esperando que se produzcan más reclamos de daños que otros huracanes como Charlie, pero en montos más pequeños», apuntó McKay.
Tal es el caso de Lisset Domínguez, una residente del área de Fontainebleau Park, a una cuadra de West Flagler y la avenida 107, quien dijo que necesitó $2,000 para comprar material de impermeabilización para su techo, el cual resultó afectado durante la tormenta. »Espero que el seguro me los pague», declaró a El Nuevo Herald.
»Hasta ahora he gastado alrededor de $3,000 a causa del huracán», se quejó por su parte Jerry Chávez, de 41 años y residente de la avenida 127 y la calle 4 del noroeste de Miami. Los gastos incluyen una cocina de gas »que no pensaba comprar» y las reparaciones del techo de su residencia, que perdió numerosas tejas por los vientos.
En un primer cálculo de costos, la Agencia Federal de Administración de Emergencias (FEMA) asumió una posición de cautela, mientras concluye las evaluaciones esta semana.
»Tenemos un estimado de pérdidas muy preliminar de $2,000 millones, pero esta cantidad podría aumentar. Es un estimado a vuelo de pájaro y podría duplicarse en los próximos días», señaló Mayra López de Victoria, la vocera de la agencia.
López de Victoria indicó que según los reportes de FEMA, hasta ahora el grueso de las pérdidas se están concentrando en los condados Monroe –que abarca los Cayos–, Collier y Lee, estos últimos los dos condados en la costa oeste de Florida por donde ingresó la tormenta el lunes en la mañana.
»Hubo diferentes tipos de daños en diversas partes, y los costos van a variar en relación con la intensidad de los vientos», señaló López de Victoria. »Pero una evaluación más amplia aún no ha concluido», acotó la vocera.
Las autoridades en Miami-Dade dijeron que tomará más tiempo tener una cifra real de pérdidas por la tormenta, pero el administrador George Burgess adelantó que el mayor daño está en el gran número de árboles caídos y de escombros.
Burgess declaró ayer que durante un recorrido aéreo por el condado para supervisar los destrozos de Wilma, vio »más bien pocos techos» destrozados y escombros vegetales.
Según el administrador del condado, no se produjeron grandes daños a la infraestructura pública, con la excepción del edificio administrativo del Puerto de Miami, que perdió parte del techo y sufrió de goteras, y los daños causados en el Aeropuerto Internacional de Miami, que ya se encuentra operativo.
William Talbert, el presidente del Centro de Convenciones y Visitantes del Gran Miami, calculó las pérdidas de Wilma »en decenas de millones de dólares» en negocios pérdidos y ausencia de turistas, sin incluir el daño sufrido por hoteles en el área del downtown y South Beach.
Talbert indicó, sin embargo, que a pesar del impacto, la industria está recuperándose rápidamente.
»Ayer llegó el primer vuelo después de la tormenta, con turistas y hombres de negocios procedentes de Brasil, y estamos esperando comenzar una convención de cardiólogos que habían elegido Miami en lugar de Nueva Orleans para reunirse. Esas son buenas noticias», apuntó Talbert.
ocasto@herald.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.