Las bases de la vigilancia vecinal

SEGURIDAD PERSONAL ANTE LA DELINCUENCIA
ORGANIZACION CONTRA LA DELINCUENCIA
——————————————————————————–
SEGURIDAD PERSONAL ANTE LA DELINCUENCIA
La policía ha informado que si la ciudadanía se protegiera adecuadamente y no vulnerara las normas mínimas de seguridad que resultan aplicables por cualquier persona, los hechos delictivos experimentarían un notorio descenso y la propia policía podría destacar sus efectivos en aquellas áreas donde la delincuencia actúa con más técnica y sobre objetivos de mayor complejidad. Asimismo, corresponde que la comunidad en cada barrio, según el grado de ocurrencia de delitos se organice y elabore sus propios planes de seguridad, adaptados a la realidad que les es propia.
Para ello pueden contar con la asistencia de la misma policía o de la fundación Paz Ciudadana.
Protegerse y proteger a la familia constituye hoy por hoy un objetivo prácticamente de cada persona.
La policía para estos efectos sugiere que Ud. y los suyos estarán más a salvo o más seguros, si:
1. Cuando salen, así sea que vayan al colegio, no portan especies valiosas, como joyas, aros de oro, relojes, anteojos finos, casacas de cuero o gamuza, zapatillas muy publicitadas como caras, etc. La idea es no mostrar una presencia demasiado atractiva para los «amigos de lo ajeno».
2. Usa cartera o bolso terciados con una correa firme. Eso le permitirá disponer de ambas manos libres, lo que torna a la persona menos vulnerable en el análisis que hace el delincuente. En suma, no resulta una «presa» fácil para él. Busca otra.
3. Emplea siempre billetera o cinturón de seguridad.
4. Si porta dinero en maletín, dota a éste de una cadena o de alarma de separación.
– No repite rutinas de recorrido para efectuar depósitos.
– Prefiere transacciones electrónicas.
5. Si efectivamente es objeto de robo, no presenta resistencia y se fija bien en los rasgos del ladrón.
6. Circula por calles socorridas o bien conocidas. Y, por lo mismo,
7. Evita calles solitarias o desconocidas.
8. Si tomó por error una locomoción que lo lleva a un barrio o sector desconocido, aborde de inmediato otro medio hacia la dirección en que venía.
Prefiera -si está en condiciones- tomar un radiotaxi.
9. Porta de preferencia un teléfono móvil, ya han salvado innumerables situaciones de riesgo y vidas en todo el mundo.
– Lee en este mismo portal y con detención el artículo dedicado al uso inteligente de estos aparatos.
10. Mantiene una actitud distante de alguien desconocido que muestra demasiado interés en entablar conversación.
11. No continúa prestando atención a personas de acento o aspecto extranjero o campesino que solicitan se les ayude a leer un papel o comunicación en que se habla de dinero. Está en la mira para ser objeto de una estafa.
12. Adopta una actitud de alerta ante un recién conocido que da muestras de una exagerada educación, formalidad y deseos de hacer amistad. Hay un dicho francés que dice: «Trés polite pour être honnête» = «Demasiado educado para ser honesto».
Volver arriba
——————————————————————————–
ORGANIZACION CONTRA LA DELINCUENCIA
Los comités de vigilancia vecinal, de vigilancia de la manzana, de vigilancia de la ciudad o de vigilancia contra el delito —cualesquiera sean sus nombres—constituyen uno de los medios mas efectivos y menos costosos para prevenir la delincuencia y reducir el miedo. La Vigilancia Vecinal lucha contra el aislamiento que provoca la oportunidad para el delito y lo alimenta. Asimismo, forja vínculos entre los residentes de un área, ayuda a reducir los robos y asaltos y mejora las relaciones entre la policía y las comunidades a las que ella sirve.
El ABC de una buena vigilancia vecinal.
Cualquier residente de la comunidad puede pertenecer, ya sea hombre o mujer, joven o de edad, casado o soltero, arrendatario o propietario.
Un grupo de ciudadanos interesados, una organización de la comunidad o una agencia de aplicación de la ley puede dar impulso al esfuerzo de organizar una Vigilancia Vecinal.
Los miembros aprenden a mejorar la seguridad de sus hogares, vigilar el barrio y cuidar de los vecinos, y denunciar a la policía o los organismos municipales de seguridad las actividades que les despiertan sospechas.
Usted puede formar un comité de vigilancia alrededor de cualquier unidad geográfica: manzana, edifico, parque, área comercial, complejo de viviendas públicas, oficina, barrio, etc.
Los grupos de vigilancia no son policías sin uniforme.
Son ojos y orejas extras para denunciar delitos y ayudar a los vecinos.
La vigilancia vecinal ayuda a alimentar el orgullo, el sentido de pertenencia y sirve de trampolín para aunar esfuerzos que incumben a los intereses de la comunidad, tales como la recreación de los jóvenes, el cuidado de los niños y la vivienda de bajo costo.
La organización
Cuando un grupo decide formar una Vigilancia Vecinal, se pone en contacto con la policía, la Oficina de Seguridad Municipal o la entidad que exista para dichos fines a fin de que le ayuden a capacitar a sus miembros en materias de seguridad en el hogar y en cómo hacer denuncias. Allí recibe información sobre las peculiaridades de los delitos locales.
Selecciona un coordinador y jefes de manzana, quienes asumen la responsabilidad de organizar reuniones y suministrar información a los miembros.
Recluta a los integrantes, se mantiene al día respecto a los nuevos residentes y realiza esfuerzos especiales para atraer a los ancianos, los padres que trabajan y la gente joven.
Trabaja con el municipio local u otra entidad para poner carteles de vigilancia vecinal, generalmente luego de que el 50% de todos los hogares se hayan afiliado.
Los vecinos deberán mostrarse alertas y estarán atentos cuando haya…
Gente que grita pidiendo ayuda.
Sitios y lugares donde se pueda esconder un delincuente, como automóviles estacionados, matorrales, tambores de basura, etc., sometiéndolos a vigilancia.
Ruidos no usuales.
Bienes, muebles y especies que son retirados de casas donde no hay nadie y de negocios que se encuentran cerrados.
Automóviles, furgones, camiones que se mueven despacio sin tener un destino aparente o que no encienden sus luces.
Cualquier persona que es introducida en un vehículo por la fuerza.
Extraños sentados dentro de un automóvil o que se detienen a conversar con un niño.
Automóviles abandonados.
Los vecinos denunciarán estos incidentes a la Comisaría o Retén de Carabineros o al Departamento de Seguridad Municipal y los comentarán con sus vecinos.
Como hacer la denuncia.
Dé su nombre y dirección.
Describa brevemente lo ocurrido —qué pasó, cuándo, dónde, y quiénes fueron los protagonistas. Describa los sospechosos de la manera más aproximada posible en cuanto a: sexo y raza, edad, estatura, peso, color de cabellos, ropas, características distintivas tales como barba, bigote, cicatrices o forma de hablar.
Si un vehículo estuvo involucrado, descríbalo: color, marca, modelo, año, número de patente y señas particulares tales como etiquetas pegadas, rayones o calcomanías.
¡Mantenga viva la vigilancia!
Es una lástima y una desgracia que una vez que baja la ola criminal en un barrio, también disminuye el entusiasmo por la Vigilancia Vecinal y de allí vuelve a potenciarse el riesgo.
Ocúpese de que su grupo de vigilancia siga siendo una fuerza vital a favor del bienestar de su comunidad.
Organice reuniones regulares para abordar temas corrientes tales como el abuso de drogas, la violencia, el delito en las escuelas, el cuidado de los niños fuera del horario escolar, actividades de recreación para la gente joven y servicios para ayudar a las víctimas.
Organice patrullas de vecinos que caminen por la calles o dentro del condominio de casas y departamentos y alerten a la policía sobre eventuales actividades delictivas y sospechosas e identifiquen los problemas que necesitan ser atendidos.
También, pueden patrullar las calles personas con teléfonos celulares o equipos de radios o walky talky.
Adopten un parque o patio de recreo de una escuela y mejoren sus condiciones haciéndolo más acogedor, entretenido y seguro.
Recojan la basura, arreglen los equipos que estén rotos y repinten las paredes para borrar los graffiti.
Cooperen con las autoridades encargadas de hacer cumplir las normas de edificación con el fin de exigir los cierres de los mismos.
Procuren la instalación de alarmas de incendio y otros dispositivos de seguridad en los hogares nuevos o ya existentes y asimismo en edificios comerciales.
Coopere con los Centros de Padres y Apoderados de las escuelas para organizar un Comité de Vigilancia Vecinal u otro programa patrocinado por un grupo de padres de la manzana (para ayudar a los niños en casos de emergencia).
Publique un boletín con sugerencias para prevenir el delito con noticias sobre robos y delitos locales, con un reconocimiento público a los residentes de cualquier edad que hayan efectuado un aporte con su conducta y con mención de los eventos de la comunidad.
No olvide organizar actos sociales que ayuden a que los vecinos se conozcan —una fiesta de la manzana, o de la cuadra, una cena de pan y vino, juegos de volleyball o baby fútbol, picnics, etc. La idea es que, como ya se sabe, la SEGURIDAD SEA UN ASUNTO DE TODOS.
Volver arriba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.