Comenzó el mayor juicio en la historia española

EFE –
El juicio contra 56 miembros de organizaciones del entorno de ETA, considerado el mayor proceso en la historia judicial española por el número de acusados, se inició hoy en Madrid.
Los procesados comparecen ante la Audiencia Nacional, que ha habilitado unas instalaciones especiales para albergar este proceso que se prolongará durante varios meses.
La vista comenzó con la llamada «dación de cuentas» por parte de la secretaria del tribunal, que informó de las partes personadas en la causa y empezó a leer el relato de los hechos que se enjuician.
El fiscal pide para los acusados penas que oscilan entre los 10 y los 51 años de prisión por delitos que van desde la integración en organización terrorista hasta falseamiento de la contabilidad de los registros fiscales.
El proceso responde a las investigaciones sobre varias organizaciones supuestamente relacionadas con la banda terrorista ETA que inició el juez español Baltasar Garzón.
Entre estas organizaciones se encuentran agrupaciones como KAS, EKIN o XAKI y medios de comunicación vascos como Egin o Ardi Beltza.
Para Garzón, la banda terrorista ha mantenido siempre el control de estas estructuras, sirviéndose de ellas para la consecución de sus fines.
Esta teoría implica que los miembros de esas organizaciones deben ser considerados integrantes de ETA y condenados por ello.
La importancia del juicio radica en que esta vez los procesados son miembros de organizaciones que, según Garzón y la Fiscalía, constituyen «el estómago, el corazón y la cabeza» de ETA.
Se trata, según el magistrado, de los aparatos político, financiero, mediático e internacional que durante décadas han posibilitado la supervivencia de la banda y la continuidad de la actividad terrorista.
La más importante de esas organizaciones es la Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS), surgida en 1975 como plataforma de coordinación de los frentes político, obrero, cultural y de masas que ETA había decidido desvincular un año antes de su aparato militar para impulsar su actuación legal ante el inminente final de la dictadura franquista.
La acusación afirma que ETA ha mantenido siempre el control de esos frentes a través de KAS, mediante lo que se conoce como la «doble militancia».
Esto supone, según el fiscal, «la participación de miembros delegados directamente por ETA en KAS, mediante su integración en aquellas otras estructuras del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) que quería dominar».
La Fiscalía añade que KAS fue la encargada de elaborar un proyecto de financiación para el sostenimiento económico de la organización y la cobertura de gastos de sus «miembros liberados».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.