Líder cocalero ganó presidencia en Bolivia

JOSE LUIS VARELA/Agence France PresseLA PAZEl líder cocalero Evo Morales se proclamó como el primer presidente indígena en la historia de Bolivia luego de ganar de manera arrolladora la elección presidencial de ayer, y que sus dos principales contendientes reconocieran el triunfo del izquierdista.
La victoria de Morales puede generar un cambio radical en Bolivia porque el líder cocalero ha promovido la libertad de cultivo de coca –una planta que es la base de la cocaína– y un control férreo del Estado sobre las multinacionales de los hidrocarburos. Bolivia tiene la segunda reserva de gas más importante de América del Sur, después de Venezuela.
En la noche de ayer Morales se presentó frente a sus huestes en la central ciudad de Cochabamba, su feudo electoral, donde emocionado señaló que empieza una nueva historia de Bolivia.
»Este gran triunfo del pueblo expresa el cambio de nuestro país», señaló Morales desde un escenario, frente a miles de seguidores en Cochabamba, junto a su vicepresidente, Alvaro García Linera, y el pleno de la dirigencia partidaria.
»Empieza la nueva historia de Bolivia, por la equidad en paz y por ese cambio que espera el pueblo boliviano», declaró un exultante Morales al anunciar su triunfo en las elecciones, mientras miles de seguidores lo aclamaban, «¡Evo, presidente, Evo presidente!».
»Hemos ganado», aseguró. «Por primera vez [los indígenas] vamos a ser presidentes».
Aunque no había resultados oficiales, las encuestadoras otorgaban en la noche de ayer más del 51 por ciento de los votos a Morales, lo que le evitaba una segunda vuelta en el Congreso. Pero incluso en caso que el porcentaje de Morales descendiera, el líder indígena se encaminaba a una mayoría legislativa.
El derechista ex presidente Jorge Quiroga, principal rival de Morales, felicitó al izquierdista en un reconocimiento de su derrota. »La difusión de las encuestas previas están señalando un resultado. Felicito a don Evo Morales y a Alvaro García Linera por su desempeño electoral», declaró.
»La democracia boliviana está terminando un ciclo y construyendo uno nuevo», agregó el ex presidente, en una conferencia de prensa en que lucía triste pero sereno.
El candidato Samuel Doria Medina, tercero en la elección, felicitó a Morales y dijo que en caso de que sea el Congreso el encargado de elegir al nuevo mandatario, le dará el apoyo al líder cocalero.
En medio del silencio de la Corte Nacional Electoral (CNE) al cierre de esta edición no había entregado ningún dato sobre votación, la encuestadora Apoyo señalaba que Morales obtenía 51.3 por ciento de votos contra 32 por ciento de Quiroga, mientras Mori daba 50 por ciento contra 31 por ciento.
Según la Constitución boliviana, si ninguno de los candidatos obtiene más del 50%, debe ser el Congreso de 157 miembros el encargado de elegir al nuevo mandatario entre los dos aspirantes a la silla presidencial.
Pero aún si ese fuera el caso, las proyecciones dan a Morales una fuerza parlamentaria muy sólida. Con eso, en caso de que no gane, Morales, de 46 años, tiene asegurada su victoria.
Morales –quien se define a sí mismo como un indio aymara «negro, loro y feo»– debe asumir la presidencia el 22 de enero en reemplazo del presidente Eduardo Rodríguez.
Unos 3.6 millones de bolivianos fueron convocados a esta elección, que transcurrió con apenas incidentes menores, aunque hubo grandes quejas por problemas en los padrones electorales, lo que dejó a un enorme número de personas sin poder votar.
En comicios en los que también se eligió un nuevo Congreso y –por primera vez en la historia del país– a prefectos [gobernadores] de los nueve departamentos, Bolivia prefirió el modelo de izquierda pregonado por Morales al sistema más ortodoxo que proponía Quiroga, un tecnócrata formado en Estados Unidos.
Morales aseguró ayer, luego de votar, que en su administración «habrá cero cocaína, cero narcotráfico, pero no cero coca».
»La coca ha parido este movimiento de los pueblos, a este instrumento político, la defensa de esta hoja levantó al pueblo organizado», afirmó.
También habló de la nacionalización del gas. Señaló que «la riqueza natural [en su gobierno] va a volver a manos del Estado».
No es claro, sin embargo, el alcance de la nacionalización de la que habla Morales, quien ha señalado en varios de sus discursos que es necesario trabajar con las multinacionales.
Las elecciones son seguidas con interés especialmente en Estados Unidos, que ve en Morales un peligro para su plan de lucha antidrogas y no mira con buenos ojos sus vínculos con el presidente venezolano, Hugo Chávez, y el gobernante cubano Fidel Castro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.