Aumentan recompensas para desmovilizados e informantes

Veinte rubros se sumaron a la lista de beneficios por datos que permitan acciones contra grupos ilegales y eviten atentados.
‘Desmovilizarse, paga’, reza una de las cuñas radiales que todo el día ‘muelen’ las emisoras de radio nacionales y locales, a lo largo y ancho de Colombia.
El eslogan define, más que cualquier discurso oficial, la naturaleza del programa institucional que busca obtener, a cambio de recompensas, información de ex miembros de grupos armados.
Esos datos, entregados por ex guerrilleros o ex ‘paras’ recién desmovlizados, son utilizados por la Fuerza Pública, según el Ministerio de Defensa, para realizar operaciones que eviten acciones terroristas contra la población, la infraestructura económica y los propios desmovilizados.
Con ese fin, el Ministerio de Defensa elaboró unas tablas que regulan el pago de las recompensas o ‘bonificaciones’ a cambio de la información de los desmovilizados.
Desde febrero del 2003 hasta el 27 de diciembre de este año, el Gobierno pagó 10.491 millones de pesos en bonificaciones a reinsertados, cuya información fue clave en resultados operacionales (ver gráfico: Resultados con información…).
A esa lista, el Ministerio de Defensa le acaba de agregar 20 nuevos rubros (ver gráfico: Nuevas recompensas…).
La misma, incluye pagos hasta por dos millones de pesos a quien
suministre información que ayude a contrarrestar atentados contra los albergues o viviendas de los desmovilizadas.
También ofrece un millón de pesos por ayudar a detectar infiltrados dentro del programa de desmovilización. Y por colaboración para detectar caletas con dineros de los grupos ilegales, paga hasta el 40 por ciento del total del dinero hallado, eso sí con un tope máximo de 1.500 millones.
Igualmente, quienes entreguen información que conduzca a detectar inmuebles de propiedad de la guerrilla, los ‘paras’ o los ‘narcos’, el Gobierno paga el 5 por ciento del valor catastral de los bienes.
Las recompensas pueden ser de hasta dos millones de pesos, si la información suministrada por el desmovilizado lleva a los miembros de la Fuerza Pública a evitar ataques contra poblaciones, unidades militares o estaciones de Policía y a detectar cuentas bancarias de grupos ilegales.
Críticas
El programa también incluye el pago de dinero a reinsertados que le sirvan de guías a la Fuerza Pública en esas operaciones.
Algunas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y ex funcionarios presidenciales en materia de seguridad han criticado el programa argumentando que este no permite una reinserción de los desmovilizados, sino que, simplemente, los cambia de bando.
Pero el ministro de Defensa, Camilo Ospina, lo defendió y, durante la presentación de la nueva tabla de pagos, dijo que este año se entregaron más de tres millones de dólares en este programa.
REDACCIÓN JUSTICIA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.