48 detenidos en operación antidrogas colombo-británica

Las autoridades británicas y colombianas desmantelaron una de las redes de distribución de cocaína más grandes en el Reino Unido.
48 personas en ambos países fueron arrestadas como parte de un operativo.
Jesús Aníbal Ruiz Henao y Mario Tascón fueron arrestados en 2003 y sentenciados a 17 y 19 años de cárcel.
Ambos se declararon culpables de importar 150 kilos de cocaína y de enviar más de US$30 millones a Colombia.
Pero la policía británica sospechó que ésta era la punta del iceberg y que Ruiz y Tascón dirigían una red que llegó a ingresar hasta una tonelada de cocaína cada año.
«Ésta es la red de operación criminal más grande que ha sido arrestada por importación de droga. Hemos arrestado a 60 personas. Son 300 años de prisión repartidos entre estos individuos», señaló la detective jefa del escuadrón contra el crimen organizado de la Metropolitan Police de Londres, Sharon Kerr.
La detective jefa indicó que «hemos incautado drogas con un valor estimado en más de US$177 millones cada año por un lapso de 10 años opor lo cual la cifra asciende a más de U$1.000 millones.»
Las autoridades afirman que, tras la desarticulación de la red, el precio de la cocaína en el Reino Unido aumentó en un 50%.
La ruta
La cocaína era untada en mermelada y mostaza.
Según la policía, la cocaína llegaba desde Colombia en barcos que atracaban a España o Portugal.
Vea un mapa de la ruta
Desde allí, la droga se untaba con mermelada o mostaza -para impedir la detección de los perros policías- y era trasladada en camiones a las islas británicas.
Las ganancias eran enviadas a Colombia a través de camiones, transferencias de dinero, y personas que tragaban condones cargados de billetes de euros.
Ruíz y Tascón ingresaron al Reino Unido en 1990 y pidieron asilo político.
Los colombianos llevaban vidas normales y trabajaban como limpiadores y conductores de autobuses.
Después de vigilarlos durante dos años, la policía los arrestó en noviembre de 2003.
El juez que los sentenció, Nicholas Loraine-Smith, dijo que la detección de los dos colombianos es excepcional, pues generalmente quienes dirigen los operativos «le pagan a otras personas para que hagan los trabajos peligrosos con riesgo de arresto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.