Agca envió "saludos respetuosos" al papa Benedicto

09:16 Mehmet Alí Agca, quien en 1981 atentó contra la vida de Juan Pablo II, envió al papa Benedicto XVI y al Vaticano un mensaje de agradecimiento con motivo de su inminente liberación en Turquía, informó el diario italiano La Repubblica.
“Al Vaticano mis agradecimientos. Con motivo de mi liberación dirijo al nuevo Papa mis saludos respetuosos”, dijo Agca en su mensaje, transmitido al rotativo desde la cárcel de Kartal Maltepe, a la que fue transferido tras ser extraditado de Italia en 2000.
“Nosotros, la familia Agca, estamos muy agradecidos al Vaticano. En estos 25 años la Santa Sede ha estado siempre cerca de nosotros, nos ha apoyado y ha estado disponible. Eso hace de la religión un signo de hermandad y diálogo”, añadió.
Agca hirió gravemente de dos balazos al papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la Plaza de San Pedro del Vaticano.
Condenado a cadena perpetua en Italia, obtuvo, por mediación de Juan Pablo II, la clemencia en 2000, cuando fue transferido a Turquía, donde debía purgar una condena de 10 años de cárcel por el asesinato de un periodista en 1979.
Pero debido a su buena conducta un tribunal turco anunció días atrás su liberación, programada para esta misma semana. Luego de que se conociera esa noticia, el Vaticano se mostró “sorprendido” pues no estaba informado.
El portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Valls, declaró sin embargo que la Santa Sede se atenía a la decisión de los tribunales.
“Parece que el Vaticano no se opone a la libreación de Alí”, declaró a La Repubblica Adnan, hermano de Agca.
Dijo no creer las advertencias del juez italiano Ferdinando Imposimato, quien participó en el proceso por el atentado a Juan Pablo II, según quien Agca podría ser asesinado porque conoce “secretos” sobre ese hecho.
“No existe la posibilidad de que esté en peligro. Somos protegidos por el Vaticano; Alí ya pagó su deuda con la justicia, con el Vaticano y con nosotros”, aseguró.
Juan Pablo II perdonó al hombre que intentó asesinarlo y en 1983 lo visitó en la cárcel romana de Rebibbia. En su libro Memoria e Identidad, el hoy difunto Pontífice expresó su convicción de que Agca fue sólo el instrumento de un complot organizado por otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.