Arrestados dos cubanos en EE.UU. por espionaje

Un profesor universitario y su esposa fueron arrestados en Miami, Estados Unidos, bajo cargos de trabajar para los servicios de inteligencia cubanos por más de dos décadas.
Carlos y Elsa Álvarez, dos ciudadanos cubanos nacionalizados estadounidenses, permanecerán bajo custodia sin el beneficio de la libertad condicional, ya que la fiscalía teme que puedan escaparse a Cuba.
Los fiscales aseguran que el profesor de Psicología de la Universidad Internacional de Florida y la trabajadora social enviaban información sobre la comunidad cubana en Miami a través de mensajes de onda corta.
Pero las autoridades estadounidenses no creen que el matrimonio haya accedido a información clasificada o a secretos militares.
Según la fiscalía, Carlos Álvarez admitió voluntariamente en junio pasado el haber trabajado para los servicios cubanos desde 1977. Su esposa lo habría hecho desde 1982.
La pareja fue acusada de estos cargos el 22 de diciembre y fue detenida el viernes pasado. La noticia de su arresto trascendió este lunes.
Además de su trabajo en la universidad, Álvarez realizaba perfiles psicológicos de agentes de policía en Miami.
Historia larga
Miami es el principal destino de la oposición a Fidel Castro desde que el líder cubano tomara el poder tras la revolución de 1959.
… y Elsa Álvarez desde 1982.
El caso de Carlos y Elsa Álvarez es el último en una larga serie de acusaciones y condenas por espionaje entre La Habana y esta ciudad del estado de Florida.
En 2001, cinco cubanos fueron condenados por infiltrarse entre la comunidad cubana en el exilio. El gobierno de Fidel Castro siempre mantuvo que sus hombres realizaban tareas anti-terroristas.
En agosto pasado, un tribunal de apelaciones estadounidense anuló la sentencia por considerar que el proceso no fue justo, debido al «prejuicio contra el presidente cubano Fidel Castro y el gobierno cubano y sus agentes, y la publicidad en torno al juicio».
Pero la batalla legal en torno a los «Cinco Cubanos» aún no ha terminado y los condenados continúan en prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.