Un recluso muere por incendio en cárcel de Quito

Agence France PresseQUITOUn recluso murió y otros dos fueron declarados desaparecidos en un incendio que ayer consumió gran parte de la cárcel dos de Quito, que funciona en una vieja edificación del centro colonial y que albergaba a unos 900 reos, informaron organismos de socorro.
El coronel Jaime Benalcázar, comandante del Cuerpo de Bomberos, dijo que tras el siniestro, dos presos no han sido localizados. »Se desconoce aún si murieron o se fugaron», apuntó.
Entretanto, Johnny Franco, portavoz de la Cruz Roja, indicó que el cuerpo de la víctima fue recuperado entre los escombros del incendio, durante el cual personal de la institución brindó atención a siete reos que presentaban principios de asfixia.
Los socorristas también auxiliaron a dos bomberos que sufrieron traumatismos por caídas y a otros dos por efectos del humo, luego de que el fuego alcanzara a los pisos y tumbados de madera del viejo edificio.
Franco no descartó la posibilidad de que haya otros reclusos muertos que pudieran haber quedado atrapados en sus celdas.
Debido al fuego, unos 900 presos fueron evacuados del recinto carcelario para hombres bajo estrictas medidas de seguridad, según la Policía.
Los reclusos fueron llevados hacia una calle del exterior del centro de detención, donde apiñados permanecieron custodiados hasta que abordaron autobuses que los trasladaron al antiguo penal García Moreno, también en el casco colonial de la ciudad.
Al parecer, el siniestro fue originado por los reos en un intento de motín, indicó la Policía, la cual movilizó a decenas de uniformados hacia la penitenciaría para evitar fugas y mantener el orden.
Sin embargo, el Cuerpo de Bomberos sostuvo que un cortocircuito pudiera haber desatado el siniestro.
Entretanto, el director nacional de Rehabilitación (sistema penitenciario), Marco González, dijo que «la Policía acordonó la cárcel y no se ha dado ninguna fuga».
Las prisiones ecuatorianas registran un marcado hacinamiento, pues en su totalidad tienen capacidad para 6,500 personas, pero albergan a 11,650 reos, según datos oficiales. Un 65 por ciento de los reclusos no ha recibido aún sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.