Ofrecen recompensa para aclarar matanza de policías en Colombia

Associated Presse
BOGOTA
Las sospechas de que la muerte de 10 policías y un informante civil no fue producto de un incidente de »fuego amigo» con un patrulla militar, crecieron ayer cuando el presidente Alvaro Uribe ofreció una recompensa por información que ayude a resolver el caso.
Además, el mandatario garantizó que la justicia penal militar no interferirá con las investigaciones que encomendó exclusivamente a la Fiscalía General.
Durante un acto proselitista en Tuluá, cerca del lugar en donde ocurrió la matanza, Uribe dijo que decidió «ofrecer una recompensa de 1,000 millones de pesos (unos $400,000) a ciudadanos, no integrantes del personal militar y policial que con su información ayuden a la fiscalía a esclarecer totalmente los hechos».
El incidente se produjo el lunes en la tarde en el municipio de Jamundí, a 300 km al suroeste de Bogotá, donde llegó el equipo de policías antinarcóticos acompañado de un informante civil que supuestamente les mostraría el lugar en el cual había un alijo de cocaína.
En la mañana, el vicepresidente Francisco Santos expresó a radio Caracol las serias sospechas respecto a que el hecho no fue un accidente de «fuego amigo».
»No podemos quedarnos con la duda de qué pasó y las sanciones deben llegar a los niveles más altos», advirtió.
El vicepresidente enumeró las razones por las que no cree se haya tratado de un simple error: Primero, era «un operativo a la luz del día. Segundo, porque los señores iban identificados. Tercero, era un operativo a 500 metros de una carretera. Cuarto, porque no quedó nadie vivo».
»El ejército tiene que responder y va a tener que contarnos cómo se hizo ese operativo con semejante uso de fuerza», manifestó.
»Puede haber desastres militares, pero lo que no puede haber es actos que hagan perder la fe y que queden en la impunidad», dijo Uribe a la prensa.
Una ceremonia solemne con la participación de la cúpula de las fuerzas armadas se realizó en esta capital para honrar a tres de los 10 policías muertos en el incidente.
El general Oscar Naranjo, comandante de la Policía Judicial, a la que pertenecían los policías masacrados, lamentó la pérdida de sus mejores hombres en esas tareas tan delicadas y pidió que las investigaciones aclaren lo ocurrido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.