EE.UU. revisó cuentas de todo el sistema financiero sin órdenes tribunalicias

WASHINGTON (AFP).– El Departamento del Tesoro estadounidense admitió haber espiado transacciones financieras internacionales como parte de sus esfuerzos para combatir el terrorismo, indicó en un comunicado el secretario del Tesoro, John Snow.
Ejecutado por la CIA y bajo la égida del departamento del Tesoro, el programa secreto de espionaje, lanzado tras los atentados del 11 de setiembre de 2001, se centró en personas, estadounidenses y de otro origen, bajo sospecha de estar vinculadas a la organización terrorista Al-Qaeda, informaron responsables del gobierno estadounidense.
Pero poco después, según informó este viernes el periódico The New York Times, miles de transacciones financieras realizadas por ciudadanos estadounidenses y extranjeros fueron investigadas.
El espionaje bancario funcionó en paralelo con el programa de vigilancia clandestina de conversaciones telefónicas, o de comunicaciones vía fax o internet, que realizó durante varios años la secreta Agencia de Seguridad Nacional (NSA), indicó el diario Washington Post.
La existencia de estas escuchas telefónicas suscitó una enorme controversia política en Estados Unidos azuzada por la oposición demócrata que las calificó de ilegales, pocos meses antes de las elecciones legislativas de noviembre en Estados Unidos.
El subsecretario del Tesoro, Stuart Levey, en una entrevista al New York Times, afirmó que el control de las transacciones bancarias internacionales, «nos dio una vía única y muy detallada sobre las operaciones de las redes terroristas».
El funcionario destacó que el programa es absolutamente legal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.