Medidas exasperaron a pasajeros en Miami

RUI FERREIRA
El Nuevo Herald
Frustrados pasajeros en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) vivieron ayer momentos de exasperación cuando intentaban lidiar con el refuerzo de medidas de seguridad, tras la amenaza terrorista detectada en Londres, a pesar de que los aeropuertos del sur de la Florida no fueron directamente amenazados.
Las autoridades federales del Departamento de Seguridad Territorial (DHS) elevaron el nivel de alerta al máximo, el rojo, y esto trajo como consecuencia una fuerte alteración en la rutina de vuelo de los pasajeros, cuando la Agencia de Seguridad en el Transporte (TSA) impuso la prohibición de llevar en la cabina principal de los aviones todos los líquidos, incluyendo gel, pasta de dientes, cremas, lápiz labial, desinfectante bucal y hasta sencilla agua mineral, y decretó un incremento en los registros de equipajes de mano y el registro corporal de los pasajeros.
»Va a haber atrasos a causa del aumento de las entrevistas a los pasajeros y las inspecciones del equipaje. Entiendo que los pasajeros puedan sentirse molestos, pero al final del día nosotros somos los responsables de proteger el país y sus fronteras», dijo Zachary Mann, el portavoz en Miami del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras del DHS.
Las autoridades también dijeron que en los vuelos al Reino Unido, los pasajeros no deben llevar a bordo computadoras, cámaras fotográficas, lectores de CD o Ipods.
El refuerzo de estas medidas entró en vigencia a las 4 a.m., dos horas después que en Londres las autoridades anunciaron haber desbaratado, al menos parcialmente, una serie de atentados contra diez vuelos de cuatro aerolíneas con rumbo a Estados Unidos. En la batida hubo 21 arrestados.
»Este es el mayor cambio en los procedimientos de seguridad desde que la TSA fue creada. En cuestión de horas los implementamos cuando normalmente deberíamos tardar semanas para cambiar algo así. Y estos cambios van a seguir siendo actualizados y a evolucionar en la medida que vayan pasando los días», declaró el portavoz de TSA Christopher White.
En el caso concreto del MIA, las autoridades dijeron que hoy decidirán si aumentarán el número de agentes desplegados en los pasillos y registrando a los pasajeros.
El gobernador de la Florida, Jeb Bush, dijo a media mañana que informaciones de inteligencia no indican que haya amenazas específicas contra aeropuertos en Florida.
»Hasta ahora, no hay información específica que nos indique la existencia de una conexión con la Florida. Aunque hemos puesto en alerta a siete grupos regionales de seguridad, no hay planes para movilizar la Guardia Nacional», declaró el gobernador.
Ayer por la mañana, antes de decretarse la alarma máxima, los principales integrantes de la Fuerza Especial Conjunta del Sur de la Florida contra el Terrorismo, a la cual pertenece la Agencia Federal de Investigaciones (FBI), agencias federales, estatales y locales, fueron informadas que los planes de atentado contra los aviones no incluía ningún vuelo a Miami, dijeron a Associated Press fuentes familiarizadas con la reunión.
No obstante, »esto es un buen recordatorio de que la lucha contra el terrorismo es a largo plazo», acotó Bush.
Al cierre de esta edición, habían cancelado tres vuelos de British Airways entre Londres y Miami, pero con cinco horas de atraso llegó del Reino Unido un vuelo de Virgin Atlantic y salió otro de regreso.
»Todo el movimiento se ha alterado. Las partidas dependen ahora de las llegadas, y tenemos restricciones en el espacio aéreo», dijo el portavoz del MIA, Grez Chin.
Tan pronto entró en vigor la alerta en el aeropuerto, el presidente de la Comisión de Miami-Dade, Joe Martínez, emitió un comunicado en el cual anunció la elevación del nivel de alerta y apeló a la paciencia de los pasajeros.
»Insto a todos los pasajeros que planean viajar hoy o durante este período de nivel más elevado de alerta, a que tengan paciencia y verifiquen los datos de sus vuelos, así como los nuevos procedimientos, antes de iniciar el viaje. Como parte del esfuerzo para proporcionar mayor seguridad y garantizar la seguridad de los viajeros, se han instaurado estas precauciones, de modo que su viaje cotidiano, sea por motivos de negocios o de placer, continúe conforme a lo proyectado», escribió Martínez.
Además de las nuevas medidas de seguridad, ayer el refuerzo policial era visible en el MIA. Policías armados con armas automáticas recorrían los corredores, acompañados en algunos casos de perros entrenados.
El detective de la policía del condado Noel Varela comentó que él normalmente trabaja vestido de civil, pero que ayer le pidieron que patrullara el aeropuerto en su uniforme.
Adicionalmente, los automóviles eran registrados a la entrada de los parqueos, y para poder entrar a sus áreas de trabajo, todos los empleados del aeropuerto eran objeto de los mismos registros que los pasajeros.
La nueva situación atrapó a los pasajeros por sorpresa y no pocos de ellos la encararon con desagrado y poca paciencia, mientras formaban largas filas frente a los mostradores y la entrada a los puntos de seguridad de los diversos pasillos del aeropuerto.
Las aerolíneas instaban a chequear el mayor número de equipaje posible, por ello una imagen común ayer eran los pasajeros en el suelo, con las maletas abiertas, redistribuyendo sus equipajes.
»Tendrá que ser, es un poco engorroso, pero nos atenemos a las cosas como son», dijo Adelaida Núñez, una española que vino de vacaciones a Miami, mientras se aprestaba a chequear su equipaje.
Las autoridades están recomendando a los viajeros que acudan al aeropuerto con buen tiempo antes de la partida de sus vuelos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.