Extraditado a EE.UU. miembro del cartel de las FARC

JAY WEAVER
The Miami Herald
El supuesto jefe de una red de narcotráfico de un grupo guerrillero colombiano fue extraditado a Miami.
César Augusto Pérez-Parra operaba como un importante narcotraficante para las fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sospechosa de dirigir una empresa de $25,000 millones, responsable por el 60 por ciento de la cocaína en las calles de EEUU, indicaron las autoridades.
El fiscal federal adjunto Tony González afirmó en una corte federal de Miami ayer que la extensa operación de narcotráfico de las FARC sirve para financiar sus actividades terroristas contra el gobierno de Colombia.
Señaló que Pérez-Parra se reunió dos veces con un narcotraficante colombiano convicto, ahora informante federal en el 2004, para enviar un »embarque de prueba» de cocaína a través de una nueva ruta en Miami. El encausamiento de Pérez-Parra fue parte de una ofensiva norteamericana contra más de 50 líderes, comandantes y agentes de las guerrillas izquierdistas de las FARC. Los investigadores infiltraron las FARC con el informante quien suministró a algunos de sus miembros teléfonos por satélite que habían sido intervenidos.
Pérez-Parra, extraditado la semana pasada, se declaró inocente el lunes. El juez federal Patrick White le negó fianza ayer. Su juicio se fijo para principios de octubre.
Pérez-Parra supuestamente trabajaba para otro acusado, Ferney Tovar-Parra, quien administraba siembras de coca, laboratorios y otras operaciones para las FARC.
Cuando se reunió con el convicto narcotraficante colombiano, hace dos años, Pérez-Parra no sabía que esa persona también era un informante de la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA).
En dos reuniones en hoteles en Chile y Colombia, Pérez-Parra hizo arreglos para distribuir 300 kilos de cocaína a través de Miami y discutió planes para enviar entre 1,000 y 2,000 kilos cada 15 o 45 días, indicó González.
Otro acusado, Farouk Shaikh-Reyes, y un conspirador no encausado estaban presentes en la primera reunión en Santiago, dijo la fiscalía. Pérez-Parra se reunió solo con el informante en la segunda reunión en Bogotá. »El acusado y el informante tuvieron largas conversaciones sobre las FARC y la nueva ruta de contrabando a Miami», apuntó González, agregando que ambas reuniones fueron monitoreadas por las autoridades de EEUU y Colombia.
A Pérez-Parra lo arrestaron tras la segunda reunión en marzo del 2004, dijo Rufus Wallace, un agente de la DEA.
Su abogado, Humberto Domínguez, alegó infructuosamente que el gobierno de EEUU «no tenía causa probable para detenerlo».
Shaikh-Reyes permanece arrestado en Miami. El otro acusado de las FARC, detenido en Colombia, es Tovar-Parra, quien afronta extradición.
Funcionarios de EEUU dijeron que la infiltración de las FARC y su red de narcotráfico empezó en 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.