Preso segundo jefe de Al Qaeda en Irak

ELENA BECATOROS/AP
BAGDAD
AP
Las autoridades de Iraquí anunciaron el arresto hace unos días del segundo líder de Al Qaida en Irak, Hamed Jumaa Farid al-Saeedi, conocido como Abu Humam o Abu Rana.
Más fotosLas autoridades anunciaron ayer la captura del segundo líder de Al Qaida en Irak, a quien acusaron de »brutales e inhumanos» actos de terrorismo, incluyendo un ataque dinamitero contra una mezquita chiita que provocó la violencia sectaria que empujó más al país hacia una guerra civil.
Mouwafak al-Rubaie, asesor de seguridad nacional de Irak, afirmó que Hamed Jumaa Farid al-Saidi, también conocido como Abu Humam, o Abu Rana, fue arrestado hace unos días cuando estaba escondido en un edificio residencial al suroeste de Baquba.
El arresto ha dejado a Al Qaida en Irak con una »seria crisis de liderazgo», subrayó Al-Rubaie. «Nuestras tropas han propinado golpes fatales y dolorosos a esta organización».
Acusó al sospechoso terrorista de supervisar la creación de escuadrones de la muerte y ordenar asesinatos, secuestros y ataques terroristas, y atentados contra la policía iraquí y contra los puntos de inspección del ejército.
»Las operaciones fueron brutales e inhumanas», dijo Al-Rubaie.
No se sabe mucho sobre Al-Saidi, pero el asesor de seguridad nacional dijo que era el segundo cabecilla de Al Qaida en Irak, después de Abu Ayyub al-Masri. Se cree que Al-Masri tomó el control del grupo después de un ataque aéreo de EEUU al norte de Bagdad, que causó la muerte del líder Abu Musab al-Zarqawi el 7 de junio.
Al-Rubaie dijo que Al-Saidi era »directamente responsable» por las acciones de un terrorista iraquí, Haitham Sabah Shaker Mohammed al-Badri, a quien las autoridades han acusado de dirigir el ataque dinamitero del 22 de febrero contra el santuario chiita en Samarra, 60 millas al norte de Bagdad.
El atentado inflamó las tensiones entre los musulmanes chiitas y sunitas y provocó ataques de venganza que han causado la muerte de cientos de iraquíes.
La captura de Al-Saidi »afectará a Al Qaida en Irak y sus operaciones contra nuestra gente, especialmente las dirigidas a incitar la violencia sectaria», anunció Al-Rubaie.
La coalición dirigida por EEUU y las autoridades iraquíes anunciaron numerosos arrestos después de la muerte de Al-Zarqawi, un hecho que según los funcionarios ha creado un caos en el grupo de Al Qaida en Irak.
Pero la feroz violencia sectaria y otros ataques han continuado. Ayer murieron al menos 20 iraquíes en atentados dinamiteros y tiroteos.
El comando militar de EEUU anunció que cuatro soldados norteamericanos también resultaron muertos: dos por una bomba casera en Bagdad, y dos infantes de marina en ataques separados en la volátil provincia de Abbar.
El arresto de Al-Saidi ocurre dos meses después que las autoridades iraquíes «anunciaron que habían capturado a Yousri Fakher Mohammed Ali, un tunesino también conocido como Abu Qudama».
»Este es un suceso muy importante», declaró el primer ministro interino Barham Saleh en el programa Late Edition, de CNN.
»Los esfuerzos de inteligencia del ejército iraquí y de las fuerzas multinacionales, han propinado un severo golpe a la organización de Al Qaida en Irak», dijo Saleh. «Es también significativo porque se cree que este hombre ha sido responsable por los ataques a la mezquita en Samarra, que provocaron la violencia sectaria que hemos visto».
Un funcionario, que habló a condición de mantener el anonimato porque las autoridades iraquíes harían los anuncios, dijo que Al-Saidi fue arrestado junto con otras tres personas cerca de Baquba, 35 millas al noreste de Bagdad. Al-Zarqawi fue muerto en las afueras de esa ciudad.
Al-Saidi »dice ser responsable por no sabe cuántos ataques más» y ha participado en la insurgencia casi desde sus comienzos hace tres años, agregó el funcionario.
Al-Rubaie precisó que Al-Saidi dio información que condujo a la captura o muerte de otras 11 importantes figuras de Al Qaida en Irak y a nueve miembros sin rango de la red. Añadió que los arrestados incluyeron árabes no iraquíes, pero no dio más detalles por motivos de seguridad.
El arresto »afectará a Al Qaida en Irak y sus operaciones contra nuestra gente, especialmente las que van dirigidas a provocar la lucha sectaria», manifestó Al Rubaie.
Por otro lado, las tensiones subieron en el norte, después de que el presidente de la región kurda, Massoud Barzani, amenazó ayer con la separación de Irak, dos días después de que ordenó que la bandera iraquí fuera reemplazada por la kurda, usando fuertes palabras.
La región kurda ha estado ganando gradualmente más autonomía desde la invasión dirigida por EEUU, y los sunitas temen que los kurdos estén buscando la independencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.