FARC conservó cadáver para rescate

FARC conservó cadáver de estadounidense para rescate
Bogotá.- La guerrilla de las FARC conservó durante más de dos meses el cadáver de un estadounidense que secuestró y asesinó hace casi diez años para mantener la negociación de un rescate con la familia del extranjero, según publica hoy el diario bogotano «El Tiempo».
El periódico indica que el grupo rebelde necesitaba tener a la mano pruebas de vida de la víctima, el geólogo Frank Thomas Pescatore, porque «estaba en medio de la negociación con los familiares y esperaba la entrega de un dinero», acotó Efe.
Al menos cinco testigos, entre ellos varios desertores de las FARC, le permitieron a la Fiscalía desvelar el caso, según el diario, que indica que el médico responsable de la conservación del cadáver, Santander Sánchez, está preso desde la semana pasada.
Pescatore fue secuestrado el 10 de diciembre de 1996 en Barrancas, localidad de La Guajira, departamento de la costa caribeña, al que había viajado para trabajar en el sector minero.
Las autoridades colombianas atribuyeron el caso a un reducto del llamado Bloque Caribe de las FARC, que por entonces era liderado por «Simón Trinidad», alias de Ricardo Palmera, extraditado a Washington, donde es enjuiciado por el secuestro de tres estadounidenses, en febrero de 2003.
Por un supuesto intento de fuga, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al parecer sometieron a Pescatore a un juicio y le asesinaron, dice la publicación.
El cadáver del extranjero fue encontrado el 25 de febrero de 1997 en una zona rural de la misma región.
La muerte del geólogo fue causada por un disparo de fusil en un costado del cuerpo.
«La Fiscalía dice que (el cadáver) lo mantuvieron «maquillado» para tomar fotos que pudieran servir de pruebas de supervivencia», añade la versión tras observar que el médico «lo rellenó con cal y usó formol para que no se descompusiera».
La versión dice que el médico, quien ejercía en poblaciones guajiras, ha sido procesado por rebelión y complicidad en «secuestro extorsivo en concurso con homicidio agravado».
Pero Sánchez, añade, dijo a los fiscales que le investigan que, bajo amenazas, los rebeldes «le pidieron arreglar un cadáver, porque lo iban a entregar a los familiares».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.