Prensa colombiana vive amenaza

RSF: La prensa colombiana vive bajo el «peso de la amenaza paramilitar»
La prensa local de determinadas regiones de Colombia vive bajo «peso de la amenaza paramilitar», lo que obliga a los periodistas a «autocensurarse», según un informe publicado hoy por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF).
Una misión de RSF se trasladó a primeros de mes al país para entrevistarse con periodistas locales y nacionales, políticos y organizaciones defensoras de la libertad de prensa, lo que le ha permitido constatar la difícil situación que atraviesan estos reporteros.
La investigación coincidió con el día internacional de la libertad de prensa y con las recientes revelaciones de las relaciones entre el presidente colombiano, Álvaro Uribe, y grupos paramilitares, reconocidas, según RSF, por algunos de sus jefes, como Salvatore Mancuso.
Los delegados de RSF se trasladaron principalmente a Montería, «vivero» del movimiento paramilitar, donde comprobaron que «pocos de los milicianos desmilitarizados se han reinsertado en la sociedad civil».
La mayor parte de los 30.000 paramilitares desmovilizados entre 2003 y 2006 se dedican al «narcotráfico y continúan sembrando el terror, en particular en los medios de comunicación locales», señaló.
«La Ley de Justicia y Paz, aprobada en julio de 2005, al establecer de cinco a ocho años de cárcel para los delitos más graves, les garantiza una impunidad prácticamente total», precisó.
RSF, que incluye a los paramilitares colombianos en su lista de «predadores» de la libertad de prensa a través de la figura de Diego Fernando Murillo Bejarano, recordó que el año pasado estos grupos fueron responsables del asesinato de dos periodistas.
«Muy presentes en los departamentos de la costa caribeña, algunos grupos reconstituidos, como el de las ‘Águilas Negras’, han llevado a cabo varias operaciones de intimidación contra algunas redacciones, forzando al exilio a una decena de periodistas», señaló.
RSF mostró también su preocupación por las «presiones ejercidas» desde los ámbitos gubernamentales sobre determinados medios de comunicación, y por el «trato desigual» que reciben los «periodistas que viven y trabajan inmersos en la inseguridad».
La organización defensora de la libertad de prensa recordó que, pese a que su investigación se refiere esencialmente a los grupos paramilitares, los periodistas colombianos sufren también presión por parte de movimientos guerrilleros.
RSF sacó hace unos años de su lista de predadores de la libertad de la prensa al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que está en conversaciones con el Gobierno, pero mantiene a las Fueras Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), encarnados en su líder Raúl Reyes.
EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.