4 hombres culpables por atentados en 2005

Cuatro hombres hallados culpables por atentados fallidos de Londres en 2005
La justicia británica declaró el lunes culpables de complot terrorista a cuatro hombres acusados por los atentados fallidos del 21 de julio de 2005 en Londres.
Muktar Said Ibrahim, de 29 años, Yassin Omar, de 26, Ramzi Mohammed, de 25, y Hussain Osman, de 28 años, fueron declarados culpables de conspirar para cometer asesinatos, después de seis meses de proceso en el tribunal de Woolwich Crown, al sureste de Londres.
El jurado del tribunal de Woolwich, en Londres, todavía debe emitir su dictamen sobre otros dos acusados –Manfo Kwaku Asiedu, de 34, y Adel Yahya, de 24– por los mismos atentados fallidos.
Estos atentados se produjeron 14 días después de que cuatro kamikazes se hiciesen explotar en varias estaciones de metro y un autobús de la capital británica matando a 52 personas, sin contar a los suicidas que también murieron.
El veredicto parcial por los hechos del 21 de julio de 2005 se produjo tras siete días de deliberación del jurado y en medio de un gran interés de los medios de comunicación británicos tras los tres fallidos ataques en Londres y Glasgow (Escocia) de finales de junio por los que ocho sospechosos se encuentran detenidos.
En cuanto a los atentados fallidos del 21 de julio, éstos fueron cuatro, con métodos operativos similares a los del 7 de julio y realizados de forma casi simultánea en tres líneas de metro y en un autobús a media jornada.
El quinto sospechoso visiblemente tuvo miedo y lanzó su mochila cargada de explosivos en un matorral. El sexto había participado en los preparativos pero abandonó el Reino Unido seis semanas antes.
El fiscal Nigel Sweeney acusó a los seis hombres, musulmanes de origen africano y residentes en Londres, de haber preparado durante casi cuatro meses esos «ataques suicidas mortíferos», como parte de un «complot musulmán extremista».
Sus protagonistas –que durante el proceso rechazaron los cargos en su contra– fueron descritos como jóvenes «kamikazes en potencia», resueltos a participar en la yihad (guerra santa).
El fiscal explicó cómo los jóvenes acusados habían transformado el apartamento de uno de ellos, en el norte de Londres, en un «taller de bombas».
Los acusados almacenaron en ese apartamento harina, 440 litros de peróxido de hidrógeno líquido, pilas, bombillas y ácido, utilizados para fabricar sus bombas artesanales.
Según la reconstrucción de los hechos, Mohammed fue el primero que intentó accionar la carga explosiva que llevaba consigo mientras se encontraba al lado de una mujer y de su hijo de nueve meses.
El fallido kamikaze actuó alrededor de las 12H30 locales en un convoy cerca de la estación de metro de Oval Station, al sur de Londres. Cuando un bombero fuera de servicio que se encontraba en el lugar le increpó qué estaba haciendo, Mohammed respondió que lo que salía de su mochila era pan, contó la acusación.
Alrededor de diez minutos más tarde, Omar detonó su carga, con un impacto limitado, en un convoy de metro en Warren Street, en el centro de Londres. Unos 20 minutos después, Ibrahim intentó hacerse estallar, también fallidamente, en un autobús de Shoreditch, al este de la capital británica.
Los activistas lograron escapar y se escondieron tras sus fracasadas tentativas de atentado, pero varios días después fueron localizados y detenidos por la policía.
Según la acusación, Ibrahim era el líder del grupo y estuvo entrenándose en bases islamistas en Sudán, en 2003. En diciembre de 2004 siguió su entrenamiento en Pakistán, donde coincidió con dos kamikazes de los atentados del 7 de julio.
AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.