Busha reforzará lazos con el Golfo

Bush quiere unir al Golfo contra Irán antes de que sea muy tarde
Arabia Saudí compra armas sofisticadas a Estados Unidos y a Francia
Riad.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, inició ayer su primera visita a Arabia Saudí con el objetivo de estrechar sus lazos militares y diplomáticos con el país árabe frente al aumento de influencia de Irán en la región.
Durante su gira por Medio Oriente, Bush ha enfatizado que reforzará las relaciones militares con los países del golfo Pérsico para enfrentarse a Irán «antes de que sea demasiado tarde», refirió Efe.
Su principal mensaje para los aliados árabes del Golfo ha sido que apoyen los esfuerzos de paz y aíslen a Irán para contener su creciente influencia en la región, que es crucial para la provisión mundial de crudo.
Los analistas afirman que hay crecientes signos de que los aliados árabes de EEUU prefieren comprometer a Irán, como hizo Arabia Saudí con su invitación al haj al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, quien fue el primer mandatario de ese país en ser invitado oficialmente al peregrinaje musulmán.
EEUU vendió a Arabia Saudí 120 millones de dólares en armamento. Israel, que está alarmado por el programa atómico del gobierno de Teherán, retiró sus objeciones a la venta después de que EEUU le prometiera una asistencia militar de $30.000 millones por 10 años.
Pero no es sólo Bush quien ha traído regalos a Riad. El Air Force One, el avión presidencial, aterrizó procedente de Dubai poco después de que abandonara la capital saudí el presidente francés, Nicolas Sarkozy.
El líder galo, quien ha endurecido la política de su país respecto a Irán, dijo que había tratado con las autoridades saudíes la posible venta de helicópteros, aviones, fragatas, submarinos, un sistema de defensa aérea y equipos para la vigilancia de las fronteras del reino wahabí.
La operación ascendería a 22.000 millones de euros ($32.500 millones), pero Sarkozy no llegó a rubricar ningún acuerdo.
Además de la política respecto a Irán, la protección de los derechos humanos y el fomento de la democracia será otro tema delicado en las conversaciones entre el rey Abdalá bin Abdelaziz y Bush, que cenaron anoche juntos y posteriormente sostuvieron una reunión de trabajo de casi hora y media.
Los mandatarios también abordaron las negociaciones de paz en Medio Oriente.
La cita terminó cerca de las 10:30 pm, una hora en la que Bush suele estar en el «quinto sueño», pues se acuesta muy temprano. En cambio, a Bin Abdelaziz le gusta la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.