Consuelo rechaza cerco a las FARC

Consuelo González califica como «sumamente grave» decisión de cercar campamentos de las FARC
Bogotá.- La ex congresista colombiana Consuelo González, liberada el pasado 10 de enero por la guerrilla de las FARC, calificó de «sumamente grave» la decisión del gobierno de ordenar al Ejército el cerco de los campamentos rebeldes donde están los secuestrados para forzar una eventual entrega humanitaria.
«Cualquier mecanismo que intente rodear un campamento e intente rescatar a los secuestrados es sumamente grave para ellos», dijo González, según declaraciones que publica hoy el diario «El Tiempo».
González, que había sido secuestrada en septiembre de 2001, fue liberada este mes junto con la ex candidata a la vicepresidencia Clara Rojas en una operación liderada por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) liberaron a las rehenes como un gesto de desagravio al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por la forma en que Uribe canceló la gestión que cumplió como mediador entre agosto y noviembre del año pasado en busca de un canje de secuestrados por guerrilleros presos, reseñó DPA.
El politólogo Alfredo Rangel afirmó que el anuncio de Uribe probablemente no derivará en futuras liberaciones y en cambio ocasionará una «gran incertidumbre».
Por su parte, el director del semanario comunista «Voz», Carlos Lozano, manifestó que el gobierno debe hablar «con franqueza» y decir si en realidad busca el rescate de los rehenes a sangre y fuego o quiere la ayuda de España, Francia y Suiza, cuyos gobiernos recibieron el aval de Bogotá para facilitar la liberación de los secuestrados.
El general retirado Manuel Bonnet, ex comandante de las Fuerzas Militares, dijo que una operación como la que plantea Uribe tiene «grandes riesgos» pero también «altas probabilidades de éxito».
Bonnet dijo a la cadena radial Caracol que el gobierno necesita una información precisa del lugar donde están los rehenes y que si esos datos todavía no están en poder de las autoridades, la actitud de Uribe al hacer el anuncio pudo haber sido «imprudente».
Asimismo, el ex jefe militar señaló que entre los peligros que se corren en estas operaciones está la orden de las FARC de asesinar a los rehenes para impedir un rescate, como ha sucedido en el pasado en otros casos.
Las FARC dijeron durante la mediación de Chávez que están dispuestas a liberar a entre 47 y 50 rehenes -entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y varios políticos, militares y policías- por al menos 500 guerrilleros presos, incluidos dos extraditados a Estados Unidos.
Las partes no han avanzado en los últimos meses, pues las FARC exigen para ello la desmilitarización de una zona del departamento de Valle del Cauca (suroeste), lo cual es rechazado por el gobierno.
El gobierno de Uribe propone en cambio una «zona de encuentro» sin influencia militar o policial donde delegados desarmados pueden dialogar bajo observación internacional, iniciativa rechazada por el grupo rebelde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.