Derribaron dos aviones espías

Separatistas abjasos derribaron otros dos aviones espía georgianos
Las aeronaves fueron abatidas cuando sobrevolaban a unos siete mil metros de altura las regiones de Ochamchira y Gali, ambas limítrofes con Georgia.
Las autoridades abjasas informaron que ya están en busca de los restos de los aparatos, con el fin de mostrárselos como evidencia a los representantes de la ONU en la región.
Al parecer, los aviones eran de la misma clase del que fue abatido el pasado 20 de marzo: un Hermes-450, fabricado por la compañía israelí Elbit.
Según fuentes militares abjasas, cuatro aviones espía georgianos han sido derribados desde el pasado 18 de marzo. «Las últimas acciones de las autoridades georgianas confirman su intención de iniciar operaciones militares contra la república de Abjasia», denunció Ruslan Kishmaria, jefe de la región de Gali.
El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores confirmó hoy el abatimiento de los dos aparatos georgianos que realizaban vuelos no autorizados en la zona de seguridad.
«Las autoridades georgianas han tomado la senda de la consciente instigación de la tensión en la región. Toda la responsabilidad sobre las consecuencias de tal deriva recaerán en la parte georgiana», señala el comunicado oficial.
‘Es mentira’
Por su parte, el portavoz del Ministerio del Interior georgiano, Shota Jizanishvili, tachó hoy de «mentira» el derribo de dos de sus aviones espía en Abjasia.
«Ningún avión georgiano sobrevoló Abjasia, por lo que nadie pudo haberlo derribado», señaló.
Tras un incidente similar ocurrido a mediados de marzo, Georgia denunció que su avión espía había sido derribado no por un avión abjaso, sino por un caza ruso (Mig-29), y mostró imágenes para respaldar sus acusaciones.
«Rusia cometió un acto hostil inadmisible, que pisotea las normas del derecho internacional», aseguró Mijaíl Saakashvili, presidente georgiano.
«Sobre Abjasia volaron, vuelan y volarán aviones georgianos que no representan peligro alguno para la población, ya que no van equipados con armamento», señaló Saakashvili.
Moscú acusó a Tiflis de violar con esas incursiones tanto los acuerdos de alto el fuego y de separación de las fuerzas de 1994, como las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el mandato de la misión de observación de Naciones Unidas en Georgia.
TIFLIS
Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.