Violencia marca consulta boliviana

Violencia marca la consulta en Bolivia
Un reporte oficial reveló que 81,93% de los votantes aprobó la autonomía provincial
Santa Cruz, Bolivia.- Bandos rivales en el referendo sobre un gobierno autonómico cayeron en enfrentamientos con palos y piedras en zonas del departamento de Santa Cruz, pero las autoridades electorales aseguraron que 91% de las mesas funcionó con normalidad.
Según el reporte oficial de la Corte Electoral de Santa Cruz, con 22% de los votos escrutados, el 81,93% respaldó el «Sí» y el 18,07% rechazó la propuesta autonómica, destacó AFP.
Observadores internacionales invitados por las autoridades de cruceñas validaron el proceso en conferencia de prensa. «Se cumplió con todo», dijeron.
Por su parte, el presidente boliviano Evo Morales consideró como «un fracaso» el referendo y afirmó que la consulta «ha divido a la región y a las familias por los enfrentamientos».
En un breve mensaje a la nación, el Mandatario saludó «la rebelión» de los sectores que resistieron «un estatuto ilegal y anticonstitucional».
Sin embargo, llamó a todos los prefectos (gobernadores) a que «desde ahora trabajemos por una auténtica autonomía que respete la nueva Constitución».
Según Morales, citando medios de prensa, el abstencionismo de 39%, más el 15% de los votos por el No y las papeletas nulas suman «prácticamente 50%». El estatuto requiere ser ratificado por la mitad más uno de los sufragios.
El Mandatario comenzó su jornada entregando vehículos para el uso de los soldados y oficiales de su escolta, el regimiento de los «Colorados».
En La Paz, Cochabamba, Oruro y Potosí se registraron marchas contra la consulta. En Sucre la concentración fue de apoyo a la autonomía cruceña.
Los reportes indicaron que no hubo violencia en esas manifestaciones, con excepción de la realizada en El Alto, vecino a La Paz, donde los participantes, afines al gobierno, atacaron el canal de televisión del gobernador José Luis Paredes, señalado de apoyar a los autonomistas.
«El estatuto no pasará y estamos aquí para decir que no toleraremos ningún acto oligárquico que amenace la unidad nacional», dijo en Cochabamba el líder obrero Óscar Olivera.
Simpatizantes y detractores Enfrentamientos en otros enclaves oficialistas como las regiones de San Julián y Montero dejaron un saldo de 35 heridos de diversa consideración.
Medios locales calcularon que casi medio millón de personas asistieron al «cabildo popular» en un viaducto de Cochabamba y que al menos 200.000 llegaron a la manifestación en El Alto.
En Santa Cruz, donde se concentraba el grueso del electorado del referendo, la jornada transcurrió en tensa calma.
Las autoridades investigan si el fallecimiento de un hombre de 68 años en un barrio humilde de la capital cruceña se debió a rivalidades entre seguidores de Morales y autonomistas.
El presidente de la Corte Electoral del departamento, Mario Orlando Parada, dijo que 91% de las mesas funcionaron con normalidad, que la violencia fue «focalizada» y alentada por grupos afines al gobierno.
El prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, aseguró que la jornada era un éxito y calificó los incidentes de «aislados».
«Esto es una revolución en paz… yo diría que renace una Bolivia por decisión propia, ya no por discurso», declaró Costas.
La consulta marca el camino «hacia una República que hará de Bolivia el Estado más descentralizado de América Latina», agregó.
El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas bolivianas, general Luis Trigo, rechazó el estatuto autonómico de Santa Cruz porque afecta los sistemas de seguridad y defensa del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.