Persisten los enfrentamientos

Persisten los enfrentamientos en Líbano a pesar del cese el fuego
Los violentos enfrentamientos se dan entre los grupos shiíes y suníes
Beirut.- El Ejército libanés ha penetrado en las zonas del Monte Líbano donde se han producido intensos combates entre milicianos drusos y del grupo shií Hezbolá.
El Consejo de Ministros se ha reunido de urgencia para estudiar este nuevo rebrote de violencia, que sucede cuando la situación ya se ha calmado tanto en Beirut como en la ciudad septentrional de Trípoli, citó Efe.
La televisión mostró a los camiones del Ejército penetrando en la ciudad de Aley, sin que cesara el fuego cruzado.
En Hasbaya los drusos del Partido Socialista Progresista, seguidores de Walid Yumblat y aliados del Gobierno, que son mayoritarios en esta zona, han entregado sus sedes al ejército, mientras que Yumblat -uno de los más furibundos enemigos de Hezbolá- multiplica los llamamientos a la calma.
En una declaración a la televisión LBC, Yumblat instó a sus partidarios y a los de la oposición a que contribuyan con el ejército para que pueda desplegarse en el Sur.
A su vez los ministros de Exteriores de 18 países de la Liga Árabe dijeron que enviarán de inmediato al Líbano un comité para reactivar una iniciativa árabe que busca resolver pacíficamente la crisis política que hay en la región.
El anuncio fue hecho tras una reunión extraordinaria de los ministros en la sede de la organización panárabe en El Cairo, convocada para buscar una salida a la crisis libanesa, que ha desembocado en combates entre partidarios del Gobierno y la oposición.
Por último, la Liga Árabe reitera su llamamiento al cese inmediato de todas las acciones armadas, y expresa su respaldo a las Fuerzas Armadas libanesas.
Un total de 42 personas murieron y 164 resultaron heridas durante los cinco días de enfrentamientos violentos entre partidarios de la mayoría antisiria y simpatizantes de la oposición, apoyada por Damasco y Teherán, según los servicios de seguridad libaneses.
Por su parte, los cristianos de Líbano, divididos entre los partidarios de la mayoría y los de la oposición, asistieron como espectadores a los sangrientos combates entre musulmanes de los últimos días, convencidos de que cualquier derramamiento de sangre en su comunidad aun les debilitaría más, dijo AFP.
«Hay una convicción entre los dos bandos cristianos para que no sean ellos los que paguen el precio del golpe de Estado armado de Hezbolá», afirmó Georges Edwane, diputado de las Fuerzas Libanesas (FL).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.