Opositores cierran fronteras con Brasil

Opositores de Evo Morales cierran fronteras con Brasil
La Paz.- Grupos de opositores al Gobierno de Bolivia cerraron ayer las fronteras con Brasil en la región de Santa Cruz (este) y anunciaron la expulsión de los cooperantes y funcionarios cubanos y venezolanos que trabajan en los departamentos autonomistas.
«Los ingresos a Brasil y las aduanas están cerrados y las oficinas de migración fueron tomadas» en las provincias cruceñas que hacen frontera con el mayor país de América Latina, dijo el presidente de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), David Sejas, informó Efe.
El dirigente juvenil adelantó que la medida se «radicalizará» y se extenderá al resto de regiones opositoras.
Con los bloqueos de carreteras en las regiones de Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando, la oposición exige la devolución de los ingresos por un impuesto petrolero recortado a las regiones para pagar una ayuda directa a los mayores de 60 años.
Estas acciones, que en algunos casos han derivado en ocupaciones violentas de instituciones estatales y cortes en las rutas a Argentina, Paraguay y Brasil, las impulsan prefectos (gobernadores) y responsables cívicos de cuatro departamentos de mayoría opositora.
El bloqueo de carreteras en el oriente y el sur de Bolivia desde hace quince días ha provocado una grave crisis en la provisión de combustibles en las cuatro regiones.
En Beni los cívicos bloquearon la salida por Guayaramerín hacia la vecina Brasil. Entretanto, en Pando los puentes Internacional y de La Amistad, que comunican con territorio brasileño, también fueron cerrados, reseñó la prensa local.
«Se hará todo lo posible para que nos restituyan el IDH, nos reconozcan la autonomía departamental» y para que el Gobierno «detenga esa constitución masista (del oficialista MAS, Movimiento al Socialismo) que quiere imponernos», dijo Sejas.
El dirigente juvenil recordó que hoy se cumple el plazo de 72 horas que las organizaciones cívicas marcaron antes de incrementar las medidas de presión.
Sejas informó que se dio un plazo de tres días a los médicos y pedagogos cubanos y al personal venezolano que trabaja en Beni, Pando, Tarija y Santa Cruz para que salgan de esos departamentos, porque quieren «territorios libres de comunismo». La medida se extenderá a los consulados de ambos países.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.