Mueren 11 personas por lluvias

Mueren 11 personas en Honduras por lluvias
Tegucigalpa.- Al menos once personas han muerto y otras dos están desaparecidas durante las intensas lluvias que azotan desde hace una semana a Honduras, informaron las autoridades.
Hasta el domingo las víctimas fatales eran cuatro. Pero un muro se derrumbó en la madrugada de hoy y cayó sobre una vivienda en la colonia Israel, al oeste de Tegucigalpa, matando a tres niños y dos adultos, dijo a AP el jefe nacional de los bomberos, coronel Carlos Cordero.
«Todos los ocupantes de la casa quedaron soterrados», añadió.
Asimismo en Sulaco, a unos 170 kilómetros al norte de la capital, murieron un hombre y un niño al intentar cruzar un río que de pronto aumentó su caudal.
«Sólo en las provincias de Islas de la Bahía sobre el Atlántico y La Paz no reportan daños, aunque en las otras 16 hay inundaciones severas, evacuaciones de personas, muertes, daños a la infraestructura, pérdida de cultivos e inundaciones’, dijo el jefe de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), Marcos Burgos.
«Y el problema es que la situación podría agravarse porque se esperan más lluvias», subrayó.
Según Burgos, el mal tiempo ha afectado a unas 120.645 personas y 24.169 viviendas anegadas y otras 25 destruidas.
Indicó que cuadrillas estatales intentan despejar el río El Coyol, en Corquín, a unos 230 kilómetros al oeste de Tegucigalpa, donde dos cerros se derrumbaron y creó un enorme dique que amenaza con inundar numerosas poblaciones.
«El río se cerró en Corquín porque sobre él cayeron unas 20 hectáreas de tierra… y allí se formó un lago de 150 metros de profundidad… y eso es grave. Lo que intentamos es eliminar gradualmente el dique, pero eso demorará algún tiempo», aseguró.
De acuerdo a reportes preliminares, hay decenas de comunidades inundadas e incomunicadas, y unos 32 tramos dañados de las principales carreteras hondureñas.
En una comparencia por radio y televisión la noche del domingo, el presidente Manuel Zelaya informó que los ríos Ulúa, al norte del país, y Choluteca, al sur, se han desbordado e inundado poblados y cultivos de granos básicos.
El Ulúa, el más caudaloso, aumentó su nivel en siete metros el domingo, considerado el más alto desde 1998 cuando el huracán Mitch devastó a Honduras. También grandes extensiones de cultivos de legumbres y frutales, y mató numerosos animales domésticos y ganado. Con helicópteros, soldados estadounidenses rescataron a decenas de afectados que permanecían en los techos de sus casas y los llevaron a lugares seguros.
El Humuya inundó cinco barrios y aldeas de Comayagua, a unos 150 kilómetros al norte de Tegucigalpa.
Las estadísticas oficiales indican que unas 51 personas han muerto entre febrero y octubre por causa del mal tiempo. Seis de ellas por la caída de rayos durante tormentas eléctricas en seis provincias del país.
La temporada de lluvias afecta a Honduras principalmente entre mayo y noviembre de cada año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.