Tragedias del 2008

Comenzando el 2009, debemos estar más conscientes y preparados a la hora de enfrentar una catástrofe. Sobre todo en aquellos países propensos a este tipo de desastres, el Gobierno central, conjuntamente con las autoridades locales, deben formular las respectivas medidas preventivas y mantener a la población informada con tiempo de antelación, en caso de que se presente una situación de emergencia. Siempre pensamos que este tipo de catástrofes no van a ocurrir y, por ende, se llevan a cabo las medidas correctivas después de la tragedia.
El 2008, fue un año en el que sucedieron numerosas catástrofes a nivel mundial, ocasionando lamentables pérdidas humanas y cuantiosas sumas de dinero en infraestructura. Comenzando en la costa Suroeste de Myanmar, el ciclón Nargis inició su recorrido el 2 de mayo con vientos que iban de 190 a 240 Km. por hora. Luego se desplazó hacia el Este del país, afectando en su gran mayoría a la ciudad de Rangún. Este hecho ocasionó 138 mil muertos o desaparecidos y 2,4 millones de damnificados.
Pocos días después la provincia de Sichuán, en China, fue víctima de un sismo de magnitud 8 en la escala de Richter. Esta lamentable catástrofe produjo un saldo de 88 mil muertos y desaparecidos, 375 mil heridos y casi cinco 5 millones de personas damnificadas. El 21 de junio, sólo 57 personas fueron rescatadas con vida a causa del hundimiento del ferry MV Princess of the Stars, en el que viajaban alrededor de 862 pasajeros que se trasladaban desde Manila hasta Cebu.
Entre agosto y septiembre se llevaron a cabo diversas tragedias. En Haití se produjeron cuatro tormentas tropicales (Fay, Gustav, Hanna e Ike), provocando más de 800 muertos. China volvió a ser nuevamente noticia tras la ruptura de un dique donde se recolectaban residuos de una mina ilegal, provocándose una peligrosa avalancha de rocas y barro que ocasionó aproximadamente 262 muertos. España también vivió una de las catástrofes más graves cuando un avión de Spanair se salió de la pista, en el aeropuerto de Madrid, muriendo al menos 154 personas.
Quizás uno de los eventos que ocasionó mayor preocupación y consternación en los EE.UU., a finales del año pasado, fue la gran cantidad de incendios que destruyeron miles de hectáreas y devastaron alrededor de 800 viviendas en la región de Los Ángeles y Santa Bárbara.
En el mundo actual, cada vez más complejo y con mayores riesgos, es necesario contar con los mecanismos adecuados para un manejo de crisis. Hoy los errores en seguridad no sólo cuestan dinero sino vidas, según afirma el colaborador de Segures.com César Ortiz.
¨Estos hechos pueden implicar terremotos, incendios, inundaciones, atentados, secuestros, extorsiones, robos, sabotajes entre otros riesgos. Ninguna institución y/o persona está exento de vivir una crisis de seguridad, sin embargo, no existirá peor escenario posible que el de no estar preparado adecuadamente. Las crisis pueden ser el resultado de tres tipos de incidentes¨, alegó Ortiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.