Seguridad y convivencia en el ámbito escolar (9 al 15 de marzo de 2009)

Seguridad y convivencia en el ámbito escolar
La seguridad ciudadana es hoy más que nunca una necesidad básica del Estado, además de las instituciones de seguridad pública y de la sociedad en su conjunto. Ante el panorama de inseguridad que hoy vivimos, se debe encarar la problemática de forma urgente y responsable. Proponemos que se trabaje para sentar las bases para que exista una cultura de seguridad preventiva en la población.
La violencia en las escuelas es un tema de gran sensibilidad en la sociedad, no se trata solo de la rebeldía o el ímpetu de los estudiantes, sino de las equivocadas respuestas de algunas autoridades de las mismas escuelas que, lejos de ser parte de la solución, son más bien parte del problema. Me refiero específicamente a esas autoridades o malos educadores, que son permisivos con la violencia.
Los padres de familia ¿tienen alguna idea de lo que sucede en los colegios donde estudian sus hijos o nietos con respecto a?:
a. Maltratos físicos
b. Maltratos emocionales
c. Acoso sexual verbal o físico
d. Victimas de violencia por sus propios compañeros
Cada centro educativo debería tener un plan escrito para el manejo de crisis de seguridad, describiendo procedimientos para responder de forma eficiente a un amplio campo de posibles problemas y amenazas, este plan deberá responsabilizar a personas para tareas específicas ante la crisis.
La seguridad puede también ser mejorada con medidas que no involucren grandes inversiones o gastos, por ejemplo en cambios de procedimientos, previo análisis de riesgo. Hoy existen muchas variables que debemos tener en cuenta, como el vínculo que establecen los escolares con las nuevas tecnologías, el Internet o los celulares, son algunas de ellas.
Otro punto a tomar en cuenta es el incremento que hay en el consumo de alcohol y drogas entre los adolescentes. Mucho cuidado con esos vendedores de drogas en las inmediaciones de los colegios, así como en aquellos locales de diversión que permiten su ingreso en horas de clases.
En cuanto a la seguridad estructural, todos los centros educativos deben respetar las normas y requisitos para garantizar la seguridad de sus alumnos. Algunas deficiencias pordían ser, por ejemplo:
1. Edificaciones de varios pisos con escaleras estrechas, sin pasamanos
2. Puertas de las aulas que se abren hacia adentro
3. Rajaduras en las paredes que comprometan el aula
4. Ventanales con vidrios corrientes, deben usar el vidrio templado
5. Instalaciones eléctricas deficientes o precarias
6. Baños en muy mal estado
Los colegios deben fortalecer sus mecanismos de seguridad integral y convocar a los padres de familia para que se involucren en actividades de seguridad preventiva, más allá de los esfuerzos que tienen planeado realizar las instituciones de seguridad pública.
Finalmente, es importante que como sociedad tomemos conciencia que a nuestros escolares debemos brindarles todas las condiciones de seguridad posible, para que ellos tranquilamente puedan desarrollarse.
César Ortiz Anderson
Colaborador de Segured.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.