Detención de jefes golpea a ETA

Detención de jefes de ETA vulnera su utilidad armada
Madrid.- La línea dura de ETA acusó un nuevo golpe con la detención el sábado pasado en Francia de su presunto jefe militar, en un momento cuando el entorno de la organización separatista vasca se interroga cada vez más sobre la utilidad de seguir con la lucha armada.
Por lo pronto la operación de la policía francesa y española contra ETA permitió, según el ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, evitar un atentado que se estaba preparando en el País Vasco, dijo AFP.
En esa operación fue arrestado Jurdan Martitegi, de 28 años, considerado el «principal responsable del aparato militar de ETA», que ayer era interrogado en la localidad francesa de Montpellier.
Su detención es «un nuevo golpe duro para la estrategia militar de ETA», comentó Alberto Surio, especialista en la problemática vasca.
Desde el frustrado intento de negociación con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2006-2007 y la ruptura de un alto el fuego permanente en junio de 2007, la organización se ha radicalizado, con una treintena de atentados que se cobraron la vida de seis personas.
Pero al mismo tiempo se estrechó el cerco judicial sobre el entorno político del grupo y las policías española y francesa han aumentado el número de detenciones contra una dirección integrada por jóvenes salidos de la «kale borroka», movimiento de violencia urbana vasca.
El arresto de Martitegi, en el departamento francés de los Pirineos Orientales, y de otros ocho etarras, seis de ellos en el País Vasco español, es el tercer revés para la cúpula militar de la organización en cinco meses.
El jefe militar Garikoïtz Aspiazu Rubina, alias «Txeroki», fue detenido en noviembre y tres semanas después caía uno de sus lugartenientes, «Gurbitz».
Es posible que estas operaciones policiales tengan por objetivo facilitar la emergencia en el seno de ETA y de su entorno de una cúpula más favorable al diálogo, explicó Surio.
El diario El País afirma que el dirigente histórico de ETA José Antonio Urrutikoetxea, alias «Josu Ternera», favorable al diálogo con Madrid, volvió a formar parte de la dirección.
Ternera, jefe político de ETA hasta 2006, «ha vuelto» para «cuestionar la utilidad del terrorismo» y «abogar por un proceso de final dialogado», escribe el diario.
En las cárceles, un tercio de los 737 presos vascos es favorable al abandono de la lucha armada, citan dos diarios vascos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.