Ponen bajo la lupa el acuerdo militar

En Bogotá y Washington ponen bajo la lupa el acuerdo militar
BOGOTÁ.- El Consejo de Estado de Colombia analiza el polémico acuerdo que permitirá a Estados Unidos usar bases militares de este país andino para emitir en breve su dictamen, requisito previo para que el convenio pueda ser firmado por los gobiernos de ambas naciones.
El presidente del Consejo de Estado, Rafael Ostau de Lafont, recordó que el acuerdo no puede firmarse hasta que no haya un pronunciamiento al respecto de este órgano, que es el máximo tribunal administrativo de Colombia, aunque su dictamen no es vinculante, indicó Efe.
«Primero hay que escuchar al Consejo de Estado y con posterioridad a eso se suscribiría el acuerdo», insistió.
El Consejo de Estado ha recibido del Gobierno documentación detallada del convenio y la va a estudiar para emitir su dictamen «lo más pronto posible», dijo Ostau de Lafont, quien no se aventuró a precisar una fecha porque se trata de «un tema complejo, de trascendencia internacional».
El polémico acuerdo entre Bogotá y Washington ha sido cuestionado por varios países y motivó la convocatoria de una cumbre extraordinaria de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) el pasado 28 de agosto en Bariloche (Argentina).
Los miembros del Consejo de Estado se reunieron la noche del lunes con el presidente colombiano Álvaro Uribe, para conocer de primera mano los detalles del acuerdo con EEUU, y ayer hicieron lo mismo con varios ministros y con el jefe de las Fuerzas Militares, el general Freddy Padilla.
A la salida de esa reunión, el ministro del Interior, Fabio Valencia, dijo que el diálogo con el Consejo de Estado fue «satisfactorio» y que espera que en los próximos días esa entidad emita su dictamen sobre el pacto.
Tres influyentes líderes demócratas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos afirmaron que un incremento de la presencia militar de EEUU en Colombia «agravará los fracasos del Plan Colombia», por lo que urgieron cautela respecto al acuerdo militar.
Tammy Baldwin, James McGovern y Jan Schakowsky han circulado una carta entre sus colegas de la Cámara Baja que tienen previsto enviar al presidente Barack Obama y en la que le urgen que proceda con «cautela» a la hora de «negociar cualquier incremento de la presencia y ayuda militar estadounidense» en Colombia.
El acuerdo bilateral autoriza a Estados Unidos el uso de siete bases militares en Colombia con el propósito manifiesto de combatir al narcotráfico y a los grupos guerrilleros en ese país.
Recordaron que entre 2000 y 2008 Estados Unidos ha aportado más de 6.000 millones de dólares en asistencia militar y no militar a Colombia, en el marco del Plan Colombia.
Pese a esa multimillonaria inversión, agregaron, el «Plan Colombia no ha tenido éxito en sus esfuerzos antinarcóticos», según la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO).
«Organizaciones de derechos humanos han documentado el involucramiento de militares con grupos paramilitares en Colombia que, en muchas ocasiones, han llevado a cabo asesinatos extrajudiciales», indicaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.