Mueren ocho soldados en combates

EEUU pierde ocho soldados en sangrientos combates en Afganistán
Kabul.- Estados Unidos sufrió uno de los días más sangrientos en ocho años de conflicto en Afganistán con la muerte el sábado de ocho militares en combates en los que también perdieron la vida dos soldados y un policía afgano, mientras otras 15 personas están en manos de los talibanes.
Los enfrentamientos tuvieron lugar en la provincia oriental de Nuristán, en la frontera con las zonas tribales paquistaníes donde se esconden miembros de la red Al Qaida y de los talibanes, informó AFP
Los soldados estadounidenses muertos pertenecían a la «Task Force Mountain Warrior», un regimiento de infantería ligera, informó la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al dar cuenta de su mayor número de bajas en más de un año en el país asiático.
La OTAN también anunció la muerte de dos soldados afganos y Jamaludin Badar, gobernador de Nuristán, añadió la de un policía.
Por otro lado, 13 policías afganos, entre los que figura el jefe de la policía del distrito de Kamdesh, escenario de los enfrentamientos, «fueron secuestrados por los talibanes», así como «dos periodistas afganos que trabajan para una radio local creada por los estadounidenses», añadió el gobernador.
El sábado por la mañana los talibanes lanzaron ataques contra las fuerzas internacionales y afganas desde una mezquita y una aldea de Nuristán.
«Dos avanzadillas situadas en un valle fueron atacadas desde varios lugares, uno de ellos una mezquita», explicó una portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) presente en Afganistán desde finales de 2001.
Los soldados pidieron apoyo aéreo, y «todos los medios disponibles», aviones y helicópteros, fueron movilizados, según la misma fuente.
Los combates duraron todo el día y la noche. «El combate acabó», declaró el domingo por la tarde el gobernador. El ejército estadounidense confirmó el fin de la «fase activa» de la operación.
Los talibanes, cuyo número rondaba los 700, llegaron de Swat y Dir, en Pakistán, afirmó a la AFP Mohammad Farooq, vicecomandante de la policía provincial.
«No puedo decir cuántos talibanes eran, eran muchos. Fueron combates muy duros», declaró un portavoz militar estadounidense.
Los talibanes afirman haber matado a 30 soldados extranjeros y afganos.
Se trata de las peores pérdidas en un día para la OTAN desde la muerte de diez soldados franceses en agosto de 2008 cerca de Kabul.
El viernes ya murieron cinco soldados estadounidenses en el sur y el este de Afganistán.
Reaccionando a estas bajas, el general James Jones, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, declaró el domingo a CNN que «Afganistán no está en peligro inminente de caer» en manos de los talibanes.
En 2009, año más mortífero para las fuerzas internacionales desde su despliegue en el país, murieron 394 militares extranjeros, de los que 236 eran estadounidenses, según un recuento de la AFP establecido a partir de la página web independiente www.icasualties.org.
La insurrección no ha dejado de extenderse e intensificarse en los dos últimos años hasta el punto de batir récords desde la caída del régimen de los talibanes a finales de 2001.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.