Sistema de alerta para el transporte público urbano

Sistema de alerta para el transporte público urbano
Existe un problema creciente de inseguridad (homicidios, robos, hurtos y extorsiones) en este sector, lo que resulta virtualmente imposible para las autoridades controlar lo que sucede en los autobuses. Ante esta situación, lamentablemente el bienestar de transportistas y usuarios se ha visto amenazado y, muchos de ellos, han perdido la vida.
Llamados a paros, testimonios escalofriantes de pérdidas humanas e interrupción del tráfico vial, no ha sido suficiente para solicitarle a las autoridades una solución eficaz. Sin embargo, hemos desarrollado una propuesta integral e innovadora que contribuye a disminuir los altos índices delictivos en el transporte público y, al mismo tiempo, logra posicionar la figura de la autoridad en términos positivos. ¿De qué manera?, resolviéndole a la comunidad el problema de inseguridad a través de la aplicación del “Sistema de alerta para el transporte público urbano (SATPU)”.
Solución innovadora
Este proyecto es un beneficio para la autoridad, ya que requiere de menor tiempo, participación y presencia de las fuerzas policiales y produce, con pocos recursos humanos, un gran beneficio para los transportistas y usuarios.
El equipo se encuentra en el autobús para grabar los acontecimientos y para que el conductor envié una señal de emergencia a un centro de comando y control cuando presione el “botón de pánico”.
Con esta solución efectiva y eficiente, los transportistas y usuarios podrán gozar de una mayor tranquilidad, calidad de vida, disminución de sus bienes económicos y pérdidas humanas. Al mismo tiempo, la autoridad logrará más adeptos ya que proporcionará una solución muy focalizada de seguridad a los habitantes de su jurisdicción.
¿Cómo funciona SATPU?
El “Sistema de alerta para el transporte público urbano (SATPU)” es una solución eficiente a la necesidad planteada. Consta de un equipo ubicado en el interior del autobús. Cuando el chofer lo enciende, emite un reporte automáticamente a una central de monitoreo.
Esto sucederá igualmente si se presentan eventos tales como intentos de desconectar el equipo de la unidad vehicular o colisiones. Incluso, el equipo puede ser programado previamente para seguir una ruta específica, de manera que si el conductor se sale de ella la unidad emitirá de inmediato una alarma a la central de monitoreo. El Centro de Comando y Control es quien emite la información y es el ente coordinador de la respuesta que deben dar los diversos organismos. Cada uno de ellos es independiente.
Al presentarse una emergencia, el conductor pulsa un “botón de pánico” que activa permanentemente la cámara del transmisor de imágenes por vía inalámbrica y al mismo tiempo envía una señal a la central de monitoreo. En ese momento, el operador obtiene la indicación sobre un mapa electrónico de la ciudad, tanto la hora como el lugar preciso y las características del vehículo en el que ha planteado la situación.
Simultáneamente, podrá ver en tiempo real qué sucede en el compartimiento de pasajeros del vehículo y evaluar si se trata de una emergencia de tipo médico, bomberil o policial. Ante la ausencia de imágenes, el operador deberá presumir que se trata de un llamado de auxilio para la policía. De inmediato, el operador efectúa un llamado por radio o por vía telefónica a la unidad o central policial más cercana al lugar por el que circula el vehículo en emergencia.
Los funcionarios competentes se encargan de afrontar la situación, pero el operador de la central se mantiene en contacto con estos funcionarios para conocer cómo fue el desenlace del caso y si son necesarios efectivos de otros organismos.
El operador emitirá posteriormente un “reporte de actividad”, que quedará en los registros de la central de monitoreo y que también podrá estar disponible para el contratante del servicio (organización oficial o privada) a través de una página web a la que solamente tendrán acceso los usuarios autorizados.
De esta forma se podrá hacer un control de gestión pormenorizado y elaborar las estadísticas que permitan conocer mejor el comportamiento de las emergencias en el transporte público de superficie. La alcaldía auditaría la capacidad de respuesta de sus cuerpos policiales y hacer los ajustes correspondientes.
El control de gestión a través de las estadísticas es de importancia vital para la promoción de los resultados que arrojará el sistema desde el momento de su aplicación. La autoridad podrá obtener prácticamente en tiempo real las cifras sobre el comportamiento del sistema, y con el pasar del tiempo podrá tener un balance sobre las horas en las que se presentan las emergencias, el tipo de emergencias, cuerpos de seguridad involucrados en atenderlas y los resultados de su acción.
El sistema propuesto, además, contribuirá en el ordenamiento del servicio de transporte público. A través de los programas de monitoreo, el gobierno contratante podrá saber con precisión dónde se presentan los “cuellos de botella” o retardos en el tránsito de los vehículos, horas de mayor demanda, rutas más recorridas e, incluso, podrá saber si alguna de las unidades se ha salido de su ruta, al comparar el trayecto preestablecido para esa unidad con el que realmente está recorriendo.
La autoridad podrá saber lo que pasa en el entorno, a través de los datos generados por el operador (información de gestión), y aquellos testimonios, denuncias, videos y audio generados por el ciudadano o la víctima (información social). A través de este sistema, se podrán evaluar los tiempos de respuesta, generar reportes (# denuncias atendidas y procesadas, # de casos resueltos, etc.)
El uso de esta tecnología de cobertura amplia, no va a erradicar el problema de inseguridad en el transporte, pero sí mitigar los homicidios, robos, hurtos y extorsiones que viven diariamente los transportistas y usuarios de un determinado municipio. Por tal motivo, este proyecto social va dirigido a aquellas autoridades que posean una visión innovadora, interesados en resolver un problema muy focalizado.
Beneficios para la autoridad
El éxito de esta propuesta tiene beneficios políticos medibles a corto plazo. El éxito de esta propuesta trae beneficios para la autoridad, principalmente porque ésta mejorará su imagen y gestión ante la comunidad, al tiempo que se incrementará el uso del transporte público colectivo en esa ciudad. Sin embargo, ¿de qué manera se logrará? Aportando una solución de seguridad ciudadana en pro de la tranquilidad y protección de los transportistas y usuarios.
A través de esta propuesta, la autoridad podrá:
– Optimizar los gastos destinados al área de seguridad en el transporte público
– Disuadir a los delincuentes activos y potenciales
– Supervisar a grupos que alteren el orden en el interior de los buses
– Medir y disminuir los índices delictivos en este sector
– Incrementar la eficiencia y efectividad en la operación del transporte público
– Monitorear la conducta de transportistas y usuarios
Beneficios para la ciudadanía
Los transportistas y usuarios podrán disfrutar de una mejor calidad de vida, y por ende, aumentará su percepción de seguridad; disminuirá la probabilidad de ser víctimas de la delincuencia; los individuos utilizarán más este medio de transporte para recorrer la ciudad y visitar los espacios públicos. De esta forma se promueve la convivencia y la seguridad en la movilidad.
Al tener un servicio de transporte público colectivo monitoreado las 24 horas, los 7 días a la semana y los 365 días al año, se aporta un mayor bienestar social a los ciudadanos: éstos se sienten más a gusto, salen con mayor frecuencia y los delincuentes o cualquier individuo se cohíben de cometer acciones inadecuadas al percibir que están siendo supervisados, a través de cámaras en el interior de los buses.
Propuesta galardonada
El proyecto SATPU ganó el premio Mención Especial del concurso Ideas 2007, y también se hizo acreedor del tercer lugar en el concurso SUMAQ 2007, llevado a cabo en España, en el cual representamos al Centro de Emprendedores del IESA.
Con el objeto de nutrirnos de la exitosa experiencia colombiana, relacionada con la convivencia y seguridad ciudadana, en agosto del 2008 viajamos a Bogotá y Medellín para asistir como conferencistas al XVII Congreso de Seguridad Privada de Andevip. Durante este viaje nos reunirnos personalmente con varios alcaldes y ex alcaldes de ambas ciudades, y presentamos dos conferencias relacionadas con SATPU y con el impacto de la legislación venezolana en el sector de la seguridad privada. También hemos alineado nuestro negocio con actividades gremiales.
Valor agregado
En etapas posteriores, desarrollaremos otros servicios con valor agregado con la finalidad de garantizar la sustentabilidad del sistema, generar recursos que serán reinvertidos en el patrimonio social de la organización y que lograrán posicionar aún más la figura de la autoridad en su jurisdicción: circuito cerrado de publicidad móvil, rotulación del autobús, publiseguridad, gestión de flotas, monitoreo de placas, entre otros.
Cada una de ellas resuelve problemas específicos de la comunidad y son soluciones eficaces que brindan una mayor seguridad a los ciudadanos. Estos servicios lograrán que la autoridad se acerque aún más, en términos de preferencia, a los habitantes de su jurisdicción.
Este trabajo fue realizado por el equipo editorial de Segured.com. Su reproducción o difusión está totalmente prohibida, sin la plena autorización de sus autores.
Para mayor información, contactar al Ing. Samuel Yecutieli:
yecutieli@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.