Reformas policiales en Latinoamérica y el perfil del nuevo policía

“LAS REFORMAS POLICIALES EN LATINOAMÉRICA Y
EL PERFIL PROFESIONAL DEL NUEVO POLICIA”.
“El futuro existe primero en la imaginación, después en la voluntad, luego en la realidad”
-R.A. Wilson-
1.- Introducción.
La mayoría de las policías latinoamericanas, en estas últimas décadas, han experimentado una serie de cambios organizacionales, políticos y estructurales de diverso tipo, orientados fundamentalmente a su desmilitarización y el abandono del modelo burocrático. Muchas de ellas, luego de abruptos cambios, no han definido aún el perfil profesional que precisan, lo que pone en riesgo todo esfuerzo que se haya puesto en sus reformas institucionales, y en algunos casos provocando sísmicos trastornos en su administración.
Parece que en la generalidad de los casos se ha pensado que introducir este tipo de modificaciones –necesarias por cierto- orientadas a redefinir el rol policial, tuviera como único eje las organizaciones y su funcionamiento.
No cabe dudas que la comunidad reclama a su policía “que corra”; que corra, se ponga al frente y le cierre las puertas al delito; las sociedades actuales demandan a su policía que cambie la perspectiva de acercamiento a la comunidad y se ponga al servicio de la misma, mientras que el concepto de “Policía Comunitaria” introducido desde los países anglo-sajones parece ser la solución a todos los conflictos originados por años de desajustes en el rol fundamental de las policías en Latinoamérica.
El Salvador, Haití, Guatemala, Perú, Chile, Argentina, Colombia, Venezuela, etc. son países que han puesto el acento en éstas reformas. Sin embargo, el concepto de Policía Comunitaria (Community Policing) ha sido tan diversamente entendido y aplicado, que en muchos casos ha perdido su propia definición.
Todo lo que el término denota -como filosofía de acción entre policía y comunidad- se diluye en una suerte de interpretaciones, re-interpretaciones y modificaciones de cuya amalgama surgen nuevos ajustes que solo han concluido en desajustes y crisis institucionales; algunas más severas que otras y cuyas consecuencias se miden en el ámbito criminológico como un aumento de la violencia y el delito.
Estos procesos de reforma estructural, en la mayoría de los casos han ido acompañados de cambios institucionales importantes, entre los que nos interesan substancialmente las reformas introducidas en sus regímenes disciplinarios, educativos, de ingreso y de promociones; como también los aspectos jurídicos inherentes a los deberes, derechos y obligaciones de sus recursos humanos, que evidencian la necesidad de un cambio del perfil policial, que aún hoy no ha sido definido con claridad en casi ninguna de las instituciones.
En este panorama, poco han hecho las reformas por sus miembros que han soportado cambios dogmáticos y filosóficos del accionar de sus instituciones, sin que exista una definición concreta sobre el horizonte al que apuntan dichas reformas; muchas de las cuales conservan orgánica y estructuralmente los mismos designios de la época anterior (aún cuando haya cambiado su denominación) y el funcionamiento interno sigue marchando al compás de otros conceptos; lo que origina cierta perturbación y desconcierto por el laberinto cultural en que se encuentran actualmente sus integrantes.
Esto es una verdadera “crisis de sus doctrinas” y consecuentemente la indefinición de un perfil profesional al que puedan aferrarse para lograr ser verdaderamente profesionales en sus funciones.
2.- El Perfil Policial y la Doctrina.
Frente a esta realidad nos preguntamos entonces: ¿Cuáles son los parámetros sociológicos, filosóficos y doctrinarios que deben tenerse en cuenta para la “formulación del perfil profesional del nuevo policía” en estas incipientes estructuras institucionales?
Es obvio que el término “Perfil Policial o Perfil del Policía” tiene diversas aristas y depende del punto de vista de que se trate:
• Podríamos referirnos a los rasgos del aspirante a ocupar un puesto en una institución en cuyo caso estaríamos hablando de Requisitos de Ingreso.
• En segundo lugar al producto de los institutos de enseñanza en cuyo caso corresponde hablar del Perfil del Egresado.
• También nos podremos referir al perfil del policía propiamente dicho y cuáles deberían ser sus dotes individuales según el proyecto institucional y lo que se espera de ellos, que es lo que nos interesa en éste trabajo.
• Por último y sin entrar en conflicto con lo anterior, perfil también se dirige a señalar cuál es el estado de cosas actuales. ¿Qué tenemos en una fuerza?.
En general podemos decir que el concepto del perfil es la relación entre el “El ser y el deber ser” y esto no siempre es compatible con la realidad.
En muchos casos “El Ser” no satisface las expectativas de los gobiernos, ni de la ciudadanía, ni de la propia policía y es éste el punto clave generador de crisis al momento de medir los resultados de un nuevo sistema institucional.
El “Deber ser” parece un ideal siempre inalcanzable o al menos insatisfecho hasta el presente, debido a la inconsistencia de las formulaciones que a lo largo del tiempo se han elaborado, poco coherentes con una “visión institucional” en su conjunto y que desde el punto de vista de la administración general deben ser una formulación que caminan al unísono.
Esto quiere decir que para formular el perfil profesional del futuro policía, primero debemos elaborar un “Perfil Institucional” y a partir de allí se podrá construir intelectualmente los rasgos de sus integrantes.
Policía Comunitaria, Policía Profesional, Policía Democrática, Policía Burocrática, Policía Militarizada o Semi-militarizada, Policía Orientada a los Problemas, etc. son términos que en la administración policial moderna tienen significaciones distintas, y si bien es cierto apuntan a un mismo objetivo universal (el mantenimiento del orden público y paz social), distinguen caminos diversos para alcanzarlos.
Tienen especiales rasgos y visiones. Son Instituciones distintas, disímiles y en algunos casos; y con algunas reservas; hasta opuestas (desde el punto de vista estratégico, administrativo, reglamentario, operativo, etc.) y diferente es el perfil del recurso humano que precisan.
Para el ex-jefe de la Policía de Riverside – California, Kenneth Fortier “Una Policía Comunitaria es una filosofía, no una estrategia”, por tanto el concepto de policía comunitaria implica cambios en la concepción del rol de la policía en nuestras sociedades.
Estos cambios estructurales, orgánicos y funcionales introducidos, precisan una serie de “ingredientes extras” para funcionar adecuadamente y evitar caer en la crisis. No se trata de modificaciones existenciales en su funcionamiento intrínseco, sino de determinar una misión, una visión y objetivos a mediano y largo plazo cuya implementación reclama una reingeniería tal que impone cambios sustanciales en sus valores; lo que se interpretaría como la reformulación de la “Doctrina Policial” toda.
Esa misma doctrina, que modificada, debe llevar de por sí la determinación de una “Nueva Visión Institucional”, que en la ciencia administrativa no es ni más ni menos que el “Resultado de nuestros sueños en acción: Nos dice dónde queremos llegar”, cómo vamos alcanzar nuestros objetivos, lo que a raíz de los constantes cambios de rumbos que han sufrido las policías en América Latina, a partir de las reformas, está lejos de alcanzarse.
La Doctrina Policial constituye la base de ideas e ideales que determinan el ordenamiento de una institución. Como una suerte de horma o molde basados en principios y valores de la Constitución y las Leyes de un determinado país o región, y -sirviendo de matriz fundamental- inspira sus reglamentos, normas, procedimientos, actuaciones, etc. de una policía en particular y a su vez se nutre de éstos mismos elementos. Esto incluye sus valores morales y éticos, y por ende, cuáles son las características, obligaciones, deberes y derechos de sus recursos humanos.
Sin embargo, debemos reconocerlo, la palabra “doctrina” para algunos causa cierta sensibilidad y erupción, cuando en sí no es otra cosa que el continente que encierra toda la teoría policial respecto de sus proposiciones fundamentales como organización social que es, hacia dónde camina, cuáles son sus objetivos, su filosofía, su misión, y el modo de alcanzarlos.
Doctrina significa etimológicamente “lo que es objeto de enseñanza”, la doctrina de cualquier Policía entonces, es el conjunto de ideas básicas que fundamentan su accionar, unen a la Institución y a sus miembros y le dan un carácter propio e integra la base de la actuación que se transmite a las nuevas generaciones mediante la enseñanza y el ejemplo.
Esta misma doctrina determina también; en sus enunciados de raíz ética y filosófica; cuál es el prototipo de hombres y mujeres que se precisan para cumplir su misión, al establecer desde el punto de vista moral y funcional sus obligaciones. Variaciones en la Doctrina Institucional, llevan implícito cambios en los valores de ese modelo y lo que se intenta definir como “El perfil policial”.
Aún así, el perfil del hombre y mujer policía propiamente dicho, sea que se refiera al ser o al deber ser tiene, como las virtudes, diversas subdivisiones, de las que se mencionan sólo algunas:
• Sus características personales y estado físico,
• Vocación de servicio que se trasunta en el sacrificio, la humildad, la empatía y el valor,
• Sus condiciones morales y éticas,
• Disciplina y respeto,
• Sus conductas asertivas y habilidades sociales como policías en su relación con la comunidad, con su grupo de pares, con la delincuencia y en su desenvolvimiento personal,
• Su capacidad para soportar las características intrínsecas de su función, las exigencias laborales, el estrés y situaciones de tensión,
• El conocimiento de las leyes, reglamentos y demás normas inherente a su función,
• Su habilidad estratégica y para concebir operaciones,
• Su capacidad intelectual,
• Su aptitud funcional,
• Antecedentes y conducta previa,
• Etc, etc.
Enumerar las características que comprende la definición del perfil sería tedioso, ya que a cada singularidad le sigue una particularidad y que a su vez nos llevan a otras condiciones y así interminablemente.
Efectivamente –sirva de ejemplo– dentro de sus “aptitudes para el desempeño funcional” encuadran las destrezas en la conducción de vehículos, tiro, defensa personal, habilidades tácticas, etc. y en cada una de ellas podremos enumerar un cúmulo de requisitos que en definitiva nos termina remitiendo a la doctrina misma que los contiene y debería enunciar.
Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, al pensar en el perfil policial debemos ser tan puntuales como se pueda, pero a su vez mesurados, de manera tal de modelar un mínimo de requisitos que nos permitan tener una idea de qué es lo que tenemos y en esencia qué es lo que queremos del recurso humano.
Diversas policías del mundo tienen una serie de requisitos “de ingreso” y exigencias de “permanencia” que podrían ser tomados como modelo, pero el perfil del policía debe responder a lo que dicte la doctrina institucional. Este es el punto clave para iniciar el estudio del “perfil profesional del nuevo policía”.
Y digo que este es el punto clave porque “el eje sobre el que gira cualquier organización es el recurso humano” y son su capacidad y compromiso las que le dan vida. Pero si no existe una “Doctrina Institucional” debidamente formulada, no es posible adoptar ningún perfil, mucho menos pensar en su idealización, sea adaptado de otras policías, sea elaborado para la propia idiosincrasia local.
Sin dudas el perfil o ideal del policía que aspira y precisa la sociedad actual no se corresponde en un todo con el modelo de las décadas anteriores, con una estructura rígida, militarizada, alejado de la sociedad y de sus problemas cotidianos. Hoy el prototipo policial debe responder a los nuevos paradigmas que el mundo moderno impone.
Sin dudas las dificultades más significativas parecen estar en una suerte de “Crisis de la Doctrina Policial”, junto con una falta de definición orgánico-funcional, que como una cortina de humo privan vislumbrar cuáles son los esquemas básicos de las instituciones, su disciplinamiento, sus valores, y qué es lo que se espera de su potencial; y esto afecta de manera sustantiva la formulación de una nueva filosofía y un modelo de policía que se pretende para el futuro inmediato.
Los grandes cambios que significan las reformas policiales en toda América Latina lo dejan al descubierto en las distintas modificaciones de tipo estructural, organizativas, estratégicas, inclusive políticas y sobre todo educacionales, en la incorporación de personal y en sus regímenes jerárquicos, de promociones y disciplinarios.
Esto motiva en muchos, sino en todos los casos, que coexistan en la mayoría de ellas dos generaciones de policías con distinta formación, lo que ha producido una imbricación de “cualidades” que impiden formular con claridad cuál es el perfil del nuevo modelo policial, acorde a las exigencias sociales.
Sin embargo vemos que muchas organizaciones han puesto el acento únicamente en la formación de los nuevos policías, una nueva generación de oficiales formados para el futuro.
Debe asumirse que cuando se habla del perfil del policía, se debe incluir a la totalidad de la masa del recurso humano actual de una institución, en toda su dimensión, esto es desde los estratos más bajos a los cargos jerárquicos más altos, desde los policías más modernos hasta los más antiguos; y buscar las causales de la pérdida de valores y disfuncionalidad del actual potencial en servicio, en muchas organizaciones policiales, en la raíces doctrinarias de la propia organización.
3.- El Perfil Humano y la Institución.
Para una administración eficiente de los recursos humanos de la policía, se requieren una serie de postulados básicos que permitan el diseño adecuado de políticas, estrategias y acciones. Por un lado conceptos claros sobre el tipo de organización que se quiere tener (visión, misión, objetivos, funciones, procedimientos, acciones, relaciones, etcétera) y, del otro lado, datos fidedignos y sistematizados de las cualidades de sus integrantes que faciliten la toma de decisiones sobre sus fortalezas para potenciarlas y sus debilidades para superarlas paulatinamente, esto es sacar el máximo provecho del personal.
Esto también determina en alguna medida los requisitos de incorporación de nuevas personas a la organización.
La capacidad del recurso humano y de la Institución van de la mano, en tanto y en cuanto el primero debe amoldarse a los requerimientos de la misma y aunarse en un objetivo común.
Aún cuando desde la perspectiva operativa y práctica la institución la hacen sus propios hombres y mujeres, no debe olvidarse que desde el punto de vista de la administración la institución en sí es un sistema independiente de quienes la integran puesto que tiene vida propia como tal.
La política adoptada y bien elaborada por sí es la que debe marcar el propio perfil institucional, su estructura conceptual y filosofía y a partir de allí es posible adquirir, erradicar o sustentar “valores” que permitan definir el perfil del conjunto de sus integrantes, y dentro del mismo los distintos requisitos para cada una de las especialidades que se requieren para cumplir su misión y alcanzar sus objetivos de la manera más eficiente y eficaz..
4.- Estructura Conceptual de una Organización Policial.
La estructura conceptual es la “filosofía” que la fuerza define para orientar o inspirar el comportamiento de la misma y que responde a las cuestiones fundamentales de su existencia. La filosofía representa la forma de pensar oficial de la institución. (Policía democrática, Policía profesional, …militarizada, …comunitaria, …orientada a los problemas, …de proximidad, etc. etc.,)
El perfil institucional deberá articularse, adecuarse y “encajar” (valga el término) dentro de la filosofía de la fuerza y no a la inversa, y esto parece ser el centro de los problemas actuales, donde se pretende instrumentar cambios en la estructura conceptual de las policías, sin que éstos sean acompañados por la formulación de una nueva doctrina.
Por ejemplo, se insertan cambios de denominaciones de órganos sin que existan cambios en sus funciones y la manera de llevar adelante los procedimientos. En otros casos se cambia su funcionamiento con una orientación democrática o comunitaria y se mantienen denominaciones de Estado Mayor, Plana Mayor, de corte netamente militar, algunos inclusive cambian logotipos, escudos y emblemas; como si todo esto fuera a producir un cambio de mentalidad y como por arte de magia el nacimiento de un nuevo perfil institucional. ¡…Patrañas…!
Una parte importante del planeamiento estratégico es el saber identificar los supuestos que rigen a las instituciones en cuanto a su “misión y su visión”. Esto nos lleva a determinar lo que la fuerza es vs. lo que debería ser.
Para esto, es necesario hacer un análisis sistemático y objetivo de los resultados de la institución (diagnóstico) y compararlos contra los objetivos propuestos, algo así como determinar cual es el lugar en el que se encuentra posicionada la institución y donde debería o le convendría estar.
A continuación, se hará un análisis de estos dos elementos de la filosofía.
A.- La Misión.
La Misión describe el propósito de la fuerza, esto es, su razón de ser. Determina, además que ámbitos abarcará, como se administrará y como procederá la misma. No debe confundirse con el aspecto orgánico-funcional.
La formulación de la Misión requiere una clara definición de:
1) ¿Qué funciones realiza la fuerza? (¿Qué es lo que en realidad hace?) La respuesta deberá contestarse en términos de las necesidades que trata de cubrir.
2) ¿Para qué lo hace? Una cosa es el producto en sí y otra la necesidad que se cubre.
3) ¿Por qué la organización hace lo que hace? (¿Cuál es la razón de su existencia?)
4) ¿Para quién hará la institución lo que hace? De esta forma se definirá a que segmento se enfocan sus esfuerzos.
Comúnmente se considera que basta con fijar objetivos a corto y mediano plazo. Es ahí, donde surge la necesidad del establecimiento de la misión institucional, en virtud de la importancia que representa porque de ella se desprenden los objetivos organizacionales, departamentales y de cada puesto, que son los cimientos de la filosofía y su doctrina.
Su manifestación consolida los objetivos en una declaración de principios, que servirá de guía al desarrollo de la institución y obviamente define el perfil de sus integrantes. Por lo tanto permitirá enfocar los esfuerzos del personal, y guiará también a quienes toman decisiones para que los planes aprobados sean compatibles al propósito institucional y su estructura conceptual.
B.- La Visión.
Es la posición que se quiere alcanzar. Se centra en los fines y no en los medios, lo cual nos indica que lo importante es el punto a donde se quiera llegar, no como llegar ahí.
Su enfoque puede ser imaginativo y optimista, pero un requisito indispensable es que sea cabal y detallada, de manera tal que todos en la institución conozca cual será su contribución al logro de esta visión y justificar el esfuerzo. Debe existir compromiso de parte de los integrantes para alcanzar este ideal común.
Además, la visión bien definida, dirigida y comunicada motiva al personal a cumplir con la misión de la institución, ya que a través de ella, el superior define y construye la institución tal y como lo desea y necesita.
La doctrina por su parte debe señalar el camino y el destino, es decir, dónde está el futuro de la policía y de que forma vamos a llegar ahí y esto no ocurre actualmente en la mayoría de las organizaciones que han sido reformadas y reestructuradas. Por el contrario existe un cierto desconcierto sobre cuál será el camino que se señala a futuro, dado los cambiantes rumbos institucionales que se ha experimentado en los últimos tiempos en casi todas las policías.
Tanto la misión como la visión constituyen pilares esenciales en la formulación del perfil de los hombres y mujeres que compondrán una institución policial.
5.- Los Valores Institucionales y el Perfil Policial.
Los valores institucionales es todo aquello que la institución defiende y define en su filosofía. Es lo que le da grandeza en un noble cometido dentro de la sociedad. “To protect and service” (para proteger y servir) reza en cada uno de las unidades de patrulla de la Policía de Nueva York. Los valores institucionales tienen una importancia fundamental al momento de definir la doctrina institucional, ya que esta se basa en los principios que rigen el destino de la organización.
Los valores del personal en cambio, son principios éticos y morales de conducta y ciertos comportamientos específicos que se muestran con orgullo y se preservan. Los valores personales son una fuerte creencia en una forma específica de conducta socialmente aceptable y preferible.
Tienen mucho que ver con las virtudes teologales y cardinales universalmente aceptadas. La labor policial, siempre cerca de las atrocidades de la comunidad, está íntimamente ligada a la fe cristiana.
Las instituciones al premiar ciertas conductas, demuestra cuales son sus valores y esto condicionan el comportamiento de la fuerza, ya que determinan modos de pensar y actuar que enfocan disposiciones de acuerdo a lo que se considera importante dentro de ella. Los Valores actúan también como criterios o filtros conforme los cuales una sociedad juzga la importancia de personas, acontecimientos o comportamientos que puedan encontrarse de acuerdo a lo que se espera de su Policía.
De esta forma, para descubrir los valores reales es necesario, en ocasiones, observar comportamientos, historias, héroes de la fuerza, decisiones, qué se premia y qué se castiga y de su conjunto van a resaltar una serie de valores comunes a la mayoría de éstos, a los cuales se les podrá considerar como de la propia institución.
Los valores participan en la creación de la doctrina, la cual a su vez depende del líder, quien es el que los señala a través de premiar o castigar comportamientos. También pueden ser algo abstracto por ejemplo la tranquilidad o algo concreto como la seguridad.
Fundamentalmente los valores tienen que estar “alineados”. En una organización como la policía, los valores de la institución y los integrantes que la componen deben coincidir y tomarse en cuenta, ya que de otra forma se puede provocar daños a la fuerza. Por ejemplo, si para los responsables de la institución el valor jerarquía no es importante, en tanto para los trabajadores sí lo es…: ¿Qué pasa cuando un miembro de la institución asciende sin merecerlo o por conveniencia política? Para las autoridades no representa algo importante en tanto que para los efectivos si será.
Al no tomarse en cuenta este valor de los efectivos, se puede provocar desde falta de interés por la institución hasta enfrentamientos y sabotaje, de forma que los valores de los efectivos como respuesta, se irán alineando en contra de la institución, lo cual no le conviene a nadie.
Por tanto, se debe realizar un análisis del sistema de valores de los oficiales de la institución y compararlos con los de la nueva filosofía que se pretende implementar, de forma que haya una sintonía entre ellos.
Para adquirir nuevos valores o para modificar los existentes los responsables deben tener en cuenta que ello implica tres fases:
• La fase de Reflexión: Se eligen voluntaria y racionalmente. Quien adquiere un valor tiene que estar convencido de sus ventajas. Algo que le representa una satisfacción tanto personal como frente a los demás. Por ejemplo la honestidad, la disciplina, la voluntad de trabajar, etc.
• La fase de Sistematización: Una vez elegidos racionalmente los valores, se empieza a sentir emoción al manifestarlos y defenderlos. Esta etapa requiere no solo un cambio de rumbo, sino que precisa de una educación constante y acentuada.
• La fase de Realización: Es cuando enraíza el valor dentro de nuestro sistema, traduciéndose en comportamientos concretos dentro del patrón de vida institucional.
Cuando se intenta introducir modificaciones en instituciones tan tradicionales como la policía, se debe ser cuidadoso con el sistema de valores, sobre todo en la formación de nuevos postulantes que luego van a compartir su vida cotidiana con aquellos que pertenecieron a la antigua organización, dado que para éstos los valores más recientes están menos enraizados en su vida siendo, por tanto, más fáciles de cambiar.
Mientras más antiguos son los valores es mayor la dificultad para modificarlos, de suerte que los que adquirieron valores mucho antes, desde los inicios de la institución cuesta mucho trabajo cambiarlos, si es que esto es posible, sin embargo intentarán canalizarlos a los nuevos integrantes, quienes no tardarán en adquirirlos por simple simpatía y el deseo de integración al grupo.
Vemos que un sistema de valores no se modifica con su sola enunciación. Esto es igual que para el perfil del ser humano. Este punto es importante para formular un juicio sobre la enunciación del perfil del policía, donde es necesario hacer un estudio profundo e invertir mucho en educación, ya que la educación o las crisis pueden modificar o acentuar el sistema de valores.
6.- La Cultura Organizacional y el Perfil del Policía.
En una sociedad cada vez más global; llena de paradigmas y de cambios constantes es importante contar con una fuerza policial abierta al aprendizaje, que en conjunto haya desarrollado y generado una cultura organizacional sólida.
¿Cómo se logra esto? La pregunta es muy difícil de contestar si es que no se ha formado parte de una institución donde todas las partes de ella participan activamente en la resolución de temas y problemas que surgen minuto a minuto a nivel social, comunal, vecinal, delictivo etc. y donde muchas veces está en juego la propia integridad.
Como mencionara Peter Senge en su obra “La Quinta Disciplina”: “…la sensación de formar parte de un equipo es algo que queda marcado en la mente de todo ser humano, si alguna vez se ha practicado un deporte colectivo, el triunfo en equipo se saborea mejor debido a que todos cumplen un rol importante en el equipo, cada uno es una pieza importante…”.
Este sistema que denominamos “Cultura Organizacional”, no es más que poder lograr consolidar una Identificación dentro de los miembros componentes de la policía, con la fuerza en sí misma y con sus principios más elementales. ¿Pero es fácil hablar de identificación?, ¿Todos estamos identificados con algo?
El lograr y consolidar “La Identificación”, es buscar en los miembros de la Policía puntos en común que sirvan como cimiento para la construcción de una “Visión Compartida”, es decir un sueño por el que los miembros de la fuerza tienen que trabajar todos en conjunto, porque si alguien no comparte el objetivo colectivo o siente que su permanencia es coyuntural, su trabajo no será el optimo, ni apuntara al horizonte donde la fuerza quiere llegar en un plazo determinado. Y esto no ha existido en muchas organizaciones policiales donde las reformas han permitido la inserción de hombres ajenos a la misma, sobre todo en los ámbitos directivos.
Lamentablemente y como venimos viendo existen varios problemas que colaboran a hacer del diseño de un perfil humano e institucional una tarea mucho más complicada de lo que se piensa.
En las organizaciones muy grandes como las del estado, sus miembros son simples números cuando son analizados por la cúpula en el momento de tomar de decisiones, y es en este alto nivel que se desarrollan y diseñan las políticas, planes y programas que deben de seguir los miembros de menor rango.
Pero sucede que cuando no hay un propósito común, por el contrario, la labor del ejecutor esta orientada en sentido inverso: procesos y tramites tediosos, tareas auxiliares que no cumplen los objetivos que beneficien a la población; se anuncia un trato mas amable y un servicio desburocratizado; pero en el sector aun existen personas que no cuentan con capacidad suficiente para el cambio, lo cual entorpece la construcción de una cultura organizacional sólida.
Generalmente no se toma en consideración si es que el miembro que se esta incorporando a la fuerza aportara a favor o en contra de la cultura organizacional que existe.
El analizar los objetivos y aspiraciones de las personas nos permite conocer el grado con el cual podrá identificarse con la fuerza en momentos en que se requiera su máximo compromiso o en los que simplemente se le requerirá que cumpla con lo que el mismo acepta al formar parte de algo, pero para ello es importante que en organizaciones de amplia envergadura se diseñen mecanismos y sistemas por los cuales el miembro más pequeño en la escala jerárquica sea escuchado y se sienta parte de lo que posteriormente se ponga en práctica.
Parte importante en el desarrollo de una cultura organizacional es que cada uno de los miembros de la fuerza entiendan y hagan suya “la sabiduría del trabajar a largo plazo”, es decir en hacer de hoy una jornada de trabajo que asegure mi mañana, parece fácil, pero la mayoría desea aliviar sus problemas de hoy y después pensar en el mañana.
Una fuerza que logra en su conjunto entender la Filosofía Estratégica del Tiempo, construyendo su cultura organizacional bajo un horizonte de largo plazo estará asegurando la permanencia de su “Identidad” en el tiempo ya que ningún cambio en el ambiente externo afectara en gran medida su normal desenvolvimiento, debido a que las variaciones generalmente son de corte coyuntural, mientras la fuerza es de carácter estructural.
Por ello cuando se producen constantes cambios en la cúpula institucional (aún cuando sea política) o remociones de cargos intermedios por cuestiones situacionales o pequeñas crisis del medio, esto atenta enormemente contra ese objetivo y esto interfiere en la identificación de sus hombres con los objetivos y hace que sus preocupaciones pasen por su estabilidad laboral más que por el compromiso de alcanzar objetivos a largo plazo.
Esto se trasunta a todo el numerario, es decir a los más bajos niveles de la escala jerárquica también, y se carece entonces de una homogeneidad de criterio al imponerse cambios estructurales en relación con los eventos circunstanciales del momento.
El contar con un pensamiento estratégico a largo plazo dentro de la cultura organizacional permite a la fuerza buscar mejores maneras y formas de adaptarse al cambio y aprender en conjunto del trabajo anual o de un ejercicio, para reinventarse constantemente.
La importancia del Planeamiento Estratégico radica precisamente en que este nos permite trazar un camino de trabajo el cual nos llevara a la meta señalada o en este caso a consolidar su sueño, conocido como “Visión”.
Si se logra que como filosofía de trabajo y de coexistencia en la fuerza se piense estratégicamente en lograr la identidad y consolidar la cultura organizacional, no sólo se encontrara un mejor sendero en el trabajo y en los planes que deban de formularse, sino que cada miembro de la fuerza vera su necesidad de capacitarse y actualizar sus conocimientos en función de su crecimiento profesional en el interior de la fuerza y sus aspiraciones como ser humano dentro de su espacio socio-institucional; pensando como parte de su cultura que ese trabajo forma parte de su vida profesional activa: Se siente identificado!!
Todo lo analizado anteriormente a nivel del personal, ayuda al individuo a elevar su autoestima, ya que el no contar con una Visión en la vida resta mucho en la calidad de ser humano y el tipo de vida que este lleva.
El trabajar para conseguir lo que uno se propone y si esto es de largo plazo le da al individuo una razón de existir, sino basta analizar a un universitario cuya Visión al entrar a la casa superior de estudios, es la de culminar su carrera profesional dentro de 5 años; en tal sentido todo su trabajo en ese lapso de tiempo se basa en cumplir con aquel sueño. Y si esta suma de sueños y aspiraciones estratégicas de cada miembro de la institución coinciden perfectamente con las aspiraciones de la fuerza; el trabajo dentro de esta será más dinámico y productivo. Existirá una cultura organizacional.
Seria bueno que se preguntara a cada miembro de las instituciones policiales: ¿Que es lo que quiere de la vida?, antes de preguntarle: ¿Qué es lo que quiere lograr dentro de la Policía?; para que en el trabajo de dinámica institucional en la parte que corresponde a la construcción de la Visión Institucional se consideren los sueños de los miembros de la misma, y se trate de coincidir con las aspiraciones institucionales, y así se comparta el sueño formulado.
La importancia de generar una Cultura Organizacional, radica en la ventaja competitiva que una fuerza puede y de hecho alcanza frente a otra institución; frente al público, a los usuarios, en un mundo cada vez más global.
Sin embargo lo que importa más es que tipo de cultura queremos formar, fortalecer y ayudar a crecer y en la medida que el estratega ponga mucho de sí mismo en su implementación se alcanzaran las metas y se lograra el éxito que busca.
Es cierto que este esfuerzo costara mucho sacrificio y recursos para consolidarlo, pero también es muy sabido que en un mundo competitivo y de gente competente, el lograr consolidar una Identidad será la carta de garantía para seguir existiendo en el largo plazo.
No puede haber perfil del policía si la institución no diseña su propio perfil y su cultura organizacional, menos aún si esta no se consolida.
7.- El Perfil Policial y la Imagen Institucional.
Toda policía va consolidando su propia cultura con el tiempo y esta viene a ser el resultado de las contribuciones individuales que cada uno de los miembros van aportando con el paso de su propia permanencia; sin embargo es válido preguntarse: ¿Aportaran todos los miembros de la fuerza de igual forma en la construcción de esta cultura?; la respuesta obvia es que no, pues este aporte dependerá del grado de influencia que cada uno de ellos ejerza sobre los demás, de las ideas que transmita, del ánimo y hasta del sentido de la responsabilidad.
Para ir consolidando todo lo propuesto anteriormente existe la necesidad de contar con un Líder en cada institución, pero también es cierto que los lideres son escasos, que no se les encuentra a cada esquina y si se encuentra, la pregunta sería: ¿Querrá trabajar en las condiciones actuales?. Tal vez la respuesta sea negativa, pero si lo hace de seguro que la institución asimilara mucho de la formación con la que cuenta aquel Líder; y su toque se vera reflejado hasta en los procedimientos mas simples y en la figura que proyectarán sus seguidores a la sociedad en su conjunto, es decir lo que conocemos como Imagen Institucional.
Pero no solo de la influencia del Líder se va nutriendo la imagen organizacional, sino también del miembro que nadie quisiera tener entre su potencial, ni siquiera de invitado, estoy refiriéndome obviamente al negativo, al parásito que espera que otro trabaje y que solo sirve para criticar y demorar las tareas que la policía tiene planeadas realizar; recuérdese que la imagen es mutable y que es afectada por muchos factores, aquí radica justamente la habilidad de los superiores encargados de construir y preservar esa “Imagen institucional” de corregirlo o depurarlo.
Esto es parte de los valores también. Las acciones incorrectas deben ser castigadas, no solo por su acción correctiva, sino porque son parte del conjunto de valores propios de la institución que hay que preservar. Este tipo de personas debe ser erradicado de una policía que se repute eficiente.
Bien se decía al principio que es inútil formular un perfil del futuro policía, sino que debe elaborarse un perfil al que responda y se adecue también el total de la fuerza efectiva. Esto es así porque los cánceres enquistados parecen contagiar al resto.
Tratar de modelar un perfil para el egresado o para el futuro policía, sin que existan modificaciones sustanciales y radicales en el resto del personal no tiene sentido alguno. Es un perfil a medias.
Lamentablemente sino se actúa a tiempo los vicios, hábitos, defectos, de este miembro se irán incorporando dentro de la cultura organizacional, corrompiendo al resto de la fuerza, y como mencionáramos antes el costo de mitigar sus efectos o de tratar de reconvertirlo, nos evitaran un progreso más.
Suena drástico pero la reingeniería debe de aplicarse a todo nivel dentro del trabajo organizacional, dado que los tiempos ahora son más cortos.
El trabajo de selección y depuración de los hombres y mujeres de una institución deberá ser una constante si es que se quiere una fuerza eficiente, eficaz y efectiva. La pérdida de aptitudes debe ser causal de separación, aún mejor cuando exista la posibilidad de otorgarle los beneficios jubilatorios o de retiro.
Debemos acordarnos que estamos en un mundo descrito por Alvin Toffler como el de la Tercera Ola en el que “el principal factor de producción y acumulador de riqueza es el Capital Humano” o que otros denominan como Potencial Humano.
Cuando se habla de perfil, se habla justamente de ese potencial humano y la sola formulación del mismo no hará cambiar el estado de cosas. Por lo tanto para hablar de perfil es necesario plantearse seriamente la aplicación irrestricta en los requisitos de “permanencia” en la Institución.
En principio porque nadie formularía un perfil que admita un recurso humano deficitario, y en segundo lugar, y como lógica consecuencia porque ese numerario no se adaptaría al perfil ideal del policía que la sociedad reclama.
Es aconsejable entonces imponer periodos de prueba antes de nombrar definitivamente un policía, esto los apresurará a integrarse a un cúmulo de elementos que venimos mencionando, a identificarse, adquirir valores y promover un trabajo eficiente.
La imagen institucional también es un buen atractivo al momento de seleccionar personal. Nadie querrá ingresar a una institución desprestigiada por episodios de corrupción o por apatía con sus funciones básicas. El trabajo se hace atractivo cuando quien lo busca piensa que se sentirá orgulloso de pertenecer a un equipo eficiente y que sólo selecciona a los mejores.
8.- La Capacitación Policial.
Entiéndase también que este recurso como cualquier otro se deprecia, y que la doctrina cuando no se adapta a los cambios que la sociedad y la modernidad exigen, pueden hacer a estas personas rudimentarias y obsoletas; por tanto dentro de los proyectos de la fuerza deberá estar presente la actualización y capacitación constante, el reciclar nuevos conocimientos todos los días si fuera posible.
El perfeccionamiento del capital humano institucional es una necesidad cada vez más evidente en cualquier organización. Los cambios de cualquier tipo deben ir acompañados de una capacitación constante y es relevante para que la cultura sea dialéctica, es decir evolucione y vaya a la par con la velocidad de los tiempos que vive la actualidad y las instituciones del estado; y por que no decirlo la actual sociedad en su conjunto.
El éxito de las organizaciones más importantes del mundo, radica en que los miembros de su organización son permanentemente capacitados y que las actuales técnicas que avanzan día a día no le son extraños y por el contrario se convierten en herramientas que les permiten avanzar cada vez más.
Por tanto la constante capacitación es importante dada la velocidad de la vida moderna, además de los adelantos tecnológicos y científicos, sumados a estos las actuales formas de pensar y conducirse de la sociedad y sus componentes.
Todo esto exige una mayor conciencia científica, que nos permita construir una nueva concepción de un mundo cuyos cambios, son más rápidos que los que antes se daban, y que los seres humanos y las organizaciones están en la necesidad de entenderlos o simplemente quedarse encerrados en el pasado.
Pero el concepto capacitación debe ser entendido como la “incorporación de conocimiento útil” para la tarea que el numerario debe desempeñar de acuerdo a su escala jerárquica. Por tanto los ejecutores de los planes operativos, deben recibir capacitación táctica, mientras que los que elaboran órdenes capacitación estratégica.
Hoy las reformas tienden a hacer del policía un individuo universitario, esto es bueno, pero téngase en cuenta que no es necesario tener un doctor o licenciado en seguridad en cada esquina, sino potencial apto y hábil para la tarea que desempeña. Cursos de corta duración imprimirían mayor rendimiento a las labores en tanto y en cuanto estén orientados a la incorporación de conocimiento útil. La intelectualidad no asegura el alcance de los objetivos institucionales sino se adquieren las habilidades propias del policía que la sociedad reclama.
La Capacitación vista desde éste punto de vista es un elemento fundamental ante la idea de formular un perfil policial a futuro.
9.- A Modo de Conclusión.
En la situación actual, la mayoría de las instituciones policiales de América Latina se encuentran inmersas en profundos procesos de cambios. Todavía no existe un consenso claro y definido sobre su razón de ser como organizaciones responsables del control formal del delito y de contención y solución de los problemas sociales, y en algunos casos falta un principio que delimite el papel que deben cumplir en la sociedad.
Entonces resulta entendible y hasta comprensible que muchas de las medidas que se adopten, incluyendo el campo de la administración de los recursos humanos, no guarden coherencia ni permanencia en el tiempo y en lugar de beneficiar y dar estabilidad a sus componentes, originen inestabilidad y confusión.
La formulación del “Perfil Profesional del Nuevo Policía” exige necesariamente la determinación de un modelo y una cultura institucional definida y recién a partir de allí la modificación de los valores de sus miembros, sobre todo a través de la educación constante, un responsable criterio de selección, el cumplimiento de los requisitos de permanencia y esencialmente una formulación doctrinaria coherente con la filosofía que se adopte.
Estos cambios a su vez deben trascender las gestiones ministeriales y gubernamentales constituyéndose en verdaderas políticas de estado a largo plazo ya que el verdadero perfil adquirirá solidez a partir de la perseverancia en alcanzar los valores deseados.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.