Los peligros del Internet y nuestros hijos

Los peligros del Internet y nuestros hijos
Millones de jóvenes se conectan a diario por el Internet, lo hacen desde su hogar, la escuela, la casa de un amigo, desde un teléfono celular, una cabina pública, desde cualquier lugar. Sin duda, nuestros hijos se manejan mejor que nosotros en el mundo cibernético. A manera de ejemplo, podríamos decir que su hijo es un piloto de avión y Usted es un pasajero, sin embargo, Usted puede familiarizarse con el ambiente cibernético, y no hará falta que sea todo un experto para proteger a su hijo.
El primer consejo es que los padres deben tener, como mínimo, un conocimiento básico de cómo funciona Internet y saber qué es lo que hacen sus hijos cuando navegan, envían mensajes o participan en otras actividades en línea.
No cometa el error de pensar que es mayor o incapaz de aprender, realmente poniendo empeño es sencillo además hay que estar al día con las nuevas tecnologías. Es importante conocer, por ejemplo, que existen filtros que bloquean anuncios inapropiados o acceso a paginas perniciosas, otros programas reducen la posibilidad de que sus hijos divulguen información personal pero, mucho cuidado, hay que tener en cuenta que tales filtros no son infalibles.
Además, los jóvenes expertos en la materia los eluden fácilmente, tengamos en cuenta que la tecnología avanza a pasos agigantados. Antes se creía que era suficiente colocar la computadora, o el ordenador, en un lugar visible en el hogar para garantizar la seguridad de quien navegara por Internet, y aunque el concepto es aún válido, ya que el sentido común dicta que el joven no debería conectarse a Internet en la intimidad de su habitación, no es la única medida protectora que se puede tomar.
Actualmente, las conexiones inalámbricas permiten a los jóvenes estar en línea desde cualquier lugar, incluso desde el baño. Es por eso que la confianza entre padres e hijos es muy importante, es mejor fijar reglas de uso: cuándo conectarse, cuánto tiempo y los tipos de información al que puede acceder. Explíqueles claramente cuáles serán las consecuencias de no hacer caso a las normas establecidas, les aseguro que la mejor defensa frente a los diversos riesgos de Internet es una buena y sincera comunicación entre padres e hijos.
Se estima que a diario pudiera haber 750.000 depredadores merodeando por Internet, la red alberga a todo tipo de individuos navegando en ella. Uno se puede tropezar con muchos portales de contenido sexual explicito, violencia extrema entre otros riesgos. Por ejemplo, un padre tal vez vea una cámara Web como un medio práctico y económico para que su hijo se comunique con sus amigos y familiares, pero un depredador la considera una ventana abierta a la habitación del muchacho.
Finalmente, es importante que los padres de familia estemos involucrados en esta importante herramienta como lo es el Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.