Debemos combatir la corrupción

Debemos combatir la corrupción
El punto de partida para comenzar a reducir las tasas delictivas será acabar con la corrupción en todas las instituciones de seguridad pública, justicia y centros penitenciarios, principales eslabones de la cadena de seguridad. Una constante es la enquistada corrupción en la institución policial, incluso el ciudadano de a pie que está harto de estar pagando coimas a malos elementos policiales.
Son denuncias que vienen desde hace muchos años atrás, y caen en saco roto, donde están las cabezas responsables de esa corruptela, la opinión del ex viceministro del interior Carlos Basombrio, son contundentes sobre todo para alguien que ha trabajado en un puesto sensible de la cartera Interior y conoce al la problemática por dentro.
Señala enfáticamente que en la institución policial existen hasta cuatro fuentes principales de corrupción, las grandes adquisiciones, el combustible, las compras de medicina a través de Fospoli y el tema de los ranchos, agregando que esto ocurre desde hace muchísimos años en la policía y es muy difícil de erradicar, por ello la seguridad ciudadana esta como esta, acaba diciendo que el problema de fondo es que los policías honestos se sienten apabullados por los otros, y la posibilidad que los honestos tengan hegemonía es relativa.
Solo les queda poco a poco entrar a un sistema corrupto, termina su opinión en un diario local señalando que las denuncias del congresista Nuñez son ciertas. El legislador del partido de Gobierno Edgar Núñez, quien además es el presidente de la comisión de Defensa y Orden Interno del Congreso de la República, asegura que el Gasolinazo en el Ministerio del Interior es mayor que el del Ejercito.
Además señaló serias irregularidades en la distribución del rancho para los policías, como podemos exigir logros a una institución que esta seriamente cuestionada, quien le pone el cascabel al gato, que es lo que esta pasando para que a pesar de las denuncias, las cosas no solo no cambian sino a la luz de los hechos el delito dentro de la institución se perfecciona, solo con voluntad política se puede llegar al fondo de estas denuncias, pareciera que algunos medios de comunicación no quisieran comprarse un pleito que en el fondo afecta a toda la ciudadanía.
Finalmente, mientras exista la corrupción policial será casi imposible enfrentar con éxito a la delincuencia. Colombia en el año 2.000 realizó una profunda reforma policial sacando más de 3.000 policías corruptos de su institución. Hoy México está sentando las bases para una profunda reforma policial es que no existe otro camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.