Cooperación entre los sectores público y privado en materia de seguridad

INTRODUCCIÓN
Todos tenemos derecho a vivir en un ambiente seguro. Una de las funciones primordiales del Gobierno es velar por la seguridad de los ciudadanos pero, sobre todo, prevenir actos delictivos antes de que ocurran. Esta meta sólo puede cumplirse a través de la seguridad pública y privada. La finalidad de este documento es desarrollar contenidos que permitan aplicar futuras políticas y discusiones para el enlace y apoyo entre ambos sectores.
Los índices delictivos han aumentado significativamente y existe una menor capacidad de respuesta por parte de las fuerzas policiales. La situación no se resuelve con el simple de hecho de castigar a los culpables. La prevención es la herramienta principal para combatir el fenómeno de la delincuencia. A pesar de que los organismos de seguridad pública y la empresa privada pueden evitar situaciones delictivas e ilícitas, existe un gran conflicto a la hora de concretar proyectos entre ambos sectores.
En teoría, ambos deberían auxiliarse y apoyarse mutuamente, sin embargo, esta situación aún no ha podido concretarse. Los dos sectores siguen actuando y cumpliendo sus funciones independientemente. Existen delitos de alto impacto económico que el Gobierno no sabe cómo resolver.
Es necesario darle a entender al Gobierno la importancia que tiene la seguridad privada para contrarrestar el delito. La realidad es que un Gobierno no puede meter a la cárcel a esas personas, a menos que haya un interés extra por hacerlo, ¿por qué? Por el costo económico de la manutención del reclusorio, gastos del juicio, tiempos que van a utilizarse dentro de un procedimiento, etc.
Entonces, ¿cuál es la única solución que tiene el Gobierno para enfrentar el problema? Es un juego de comercio y de resultados. Mientras más eficiente sea la seguridad privada, más beneficios obtendrá el Gobierno.
LA COOPERACIÓN
La seguridad pública y la privada tienen fuerzas y debilidades que deben considerarse para formar expectativas realistas de lo que pueden ser las sociedades del futuro. Para explicar cómo ambas pueden proteger a los ciudadanos de un país, es necesario clarificar la significación de cada sector por separado. El esfuerzo de ambos sectores debe ser complementario para controlar el crimen y, la magnitud de este problema, debe imposibilitar cualquier forma de competencia entre ambas fuerzas. Todo lo contrario, deben apoyarse mutuamente.
Si existe una buena relación entre la seguridad pública y la privada, los objetivos estarán alineados en la misma dirección. Existe un continuo flujo de jubilados que dejan el sector público para incorporarse a la empresa privada.
Las actividades de ambos sectores funcionan paralelamente. La relación entre la seguridad pública y la privada debe ser de común acuerdo, cooperación y respeto, tanto en el nivel personal, investigativo y administrativo.
El sector público le provee formalmente al sector privado información acerca de investigaciones criminales, lo que contribuye a desarrollar un informe final más a fondo. Ambos pueden llegar a solventar disturbios civiles exitosamente. En acontecimientos especiales, el policía puede proveer ayuda para controlar el tráfico y mantener el orden.
? Seguridad privada
En ocasiones, la seguridad privada es criticada por la investigación ausente o inadecuada del entrenamiento, certificación y regulación, así como por las altas tarifas del volumen de ventas. Sin embargo, también tiene fuerzas significativas. Los oficiales de seguridad privada conforman una fuerza importante para proteger pequeñas áreas geográficas.
La mayoría de estos guardianes posee capacidad técnica para conocer y proteger las redes de computadoras, plantas químicas, instituciones financieras y de cuidado médico, tiendas, establecimientos, etc. Los oficiales de seguridad pública no poseen este adiestramiento y conocimiento. La industria de la seguridad privada se arma y equipa cada vez más con recursos considerables, y a menudo sofisticados, para detectar crímenes y prevenir pérdidas.
? Seguridad pública
La comunidad de la seguridad pública es substancialmente más pequeña, pero muy fuerte donde la seguridad privada es débil. La aplicación de derecho es mayor y el proceso de selección es vigoroso e incluye una investigación cuidadosa. Los oficiales de la seguridad pública son bien enseñados, recibiendo academia, campo e instrucción de servicio. Tienden a permanecer en la misma fuerza durante su carrera.
Sin embargo, la seguridad pública tiene limitaciones. A veces, carece de recursos financieros debido a que el presupuesto asignado es muy ajustado.
? Funciones
Ambos sectores tienen mucho que ganar por separado, sin embargo, se obtendrían mejores resultados si se llevara a cabo un apoyo mutuo. A continuación, se detallan las funciones de cada campo por separado, y luego las metas que podrían lograrse con la colaboración de ambos:
La seguridad pública puede:
? Preparar a la seguridad privada para asistir en emergencias.
? Proporcionar información en historias y posibles ataques criminales.
? Proveer información acerca de operaciones de falsificación, inteligencia y fraudes.
? Ayudar a controlar el tráfico vehicular. Los esfuerzos mal coordinados en este sentido, lo que hacen es complicar el tráfico, en cambio, si se realiza eficientemente esta actividad, los resultados serán positivos.
? Procesar informes de crímenes. Existen una razón por la cual se le entregan reportes de seguridad al policía: porque reconocen y respetan su profesionalismo, más allá de sus conocimientos investigativos en el área de experticia.
? Coordinar la aplicación de proyectos especiales. Los esfuerzos en este sentido deben estar centrados en un problema en particular y la investigación debe estar dirigida a sospechosos específicos.
? Desarrollar investigaciones criminales.
? Proporcionar protección durante disputas laborales.
? Realizar esfuerzos coordinados de salvaguardar la infraestructura crítica de la Nación.
? Proveer entrenamiento.
? Utilizar el conocimiento especializado y la tecnología avanzada del sector privado.
? Adquirir una mejor información acerca de incidentes.
? Reducir el número de llamadas para otros servicios.
La seguridad privada puede:
? Coordinar planes con el sector público con respecto a la evacuación, transporte y servicios de alimento durante las emergencias.
? Informar amenazas y tendencias de crímenes.
? Desarrollar relaciones para entrar en contacto cuando los ciudadanos necesiten ayuda o desean divulgar información.
? Comprender la estructura de las necesidades corporativas y prevenir pérdidas.
? Contribuir con datos estadísticos relacionados con crímenes. Esto reflejará la actividad de la fuerza privada de seguridad en la comunidad, particularmente en ciertos actos delictivos.
Trabajando juntos, la seguridad pública y la privada pueden lograr ventajas impresionantes tales como:
? Solucionar problemas de información, datos e inteligencia.
? Aprender técnicas de entrenamiento.
? Compartir oportunidades.
? Acceder a la comunidad con la tecnología comunicacional del sector privado.
? Reducir los tiempos en la recuperación de desastres.
? Prevenir hechos delictivos.
Áreas de colaboración entre la seguridad pública y la privada:
? Establecimiento de una red comunicacional.
? Información.
? Prevención del crimen.
? Compartir recursos materiales y financieros.
? Entrenamiento.
? Desarrollar nuevas legislaciones.
? Operaciones de búsqueda y salvamento.
? Investigación y pautas.
Una sociedad público-privada, tiene doce componentes esenciales:
? Metas comunes.
? Conocimiento de las capacidades y misiones.
? Participar en la proyección de resultados bien definidos.
? Áreas y horarios convergentes
? Posibilidades de desarrollo académico.
? Un propósito tangible.
? Líderes claramente identificados.
? Planeamiento operacional.
? Acuerdo de todos los socios en cuanto a cómo procederá la sociedad.
? Comisión conjunta en cuanto al abastecimiento de recursos necesarios.
? Divulgación de reportes de ambos sectores.
? Pautas
Los órganos de aplicación de la ley y los profesionales de seguridad privada se necesitan unos a otros. La idea de este documento es lograr que ambos puedan hablar, caminar y trabajar conjuntamente. A continuación se detallan algunas preguntas que ayudarán a que ambos sectores puedan dar acertadamente con dicha colaboración:
? Descripción de la cooperación pública-privada. ¿Quién debería cooperar? ¿Por qué?
? Tipos de programas. ¿En qué formas las personas organizan programas cooperativos? ¿Específicamente, qué hacen esos programas?
? Elementos de éxito. ¿Qué hace que un programa tenga éxito o falle?
? Para comenzar. ¿Qué pasos tiene que dar la persona, y en qué orden, para establecer y sostener un programa de cooperación?
? Recursos provechosos. ¿Cómo pueden los partidos interesados ayudar a comenzar los programas de cooperación? ¿Cuáles son los nombres de algunos socios específicos?
? Argumentos a favor
Ambos sectores cuentan con muchas cualidades pero, al mismo tiempo, carecen de otras que son necesarias. Motivo por el cual debe desarrollarse e impulsarse aún más el trabajo y apoyo conjunto. Por ejemplo, es primordial que las fuerzas públicas que aplican la ley tengan un extenso entrenamiento y formación en materia de derecho.
La seguridad privada también tiene algunos puntos fuertes que son importantes:
? Tamaño. El índice de empleo y los gastos en el sector de la seguridad privada es mayor que en el público. En este último, ambos aspectos son constantes, mientras que en el segundo crecen rápidamente.
? Experticias y recursos especiales. Las empresas de seguridad privada son más avanzadas en cuanto al uso de la tecnología para prevenir y detectar crímenes, llevar a cabo investigaciones y prevenir pérdidas. Además, establecen relaciones únicas que los sitúan privilegiadamente para tratar ciertos crímenes como violencia laboral y delitos informáticos, entre otros.
Los dos sectores poseen diversas fuerzas, pero algunas de sus metas son similares. La colaboración puede hacer mucho para tratar los problemas que competen a ambos, como por ejemplo: combatir la violencia y las drogas, realizar la planificación de una crisis, reducir las falsas alarmas y mucho más.
EL COMIENZO
A continuación se detallan algunos pasos que son importantes al momento de comenzar a desarrollar esta cooperación:
? Es esencial llevar a cabo un primer contacto entre las partes que participan en esta cooperación, es decir, entre los involucrados del sector público y privado (establecer reuniones, almuerzos, cenas, etc).
? Convenir en un propósito, mejorar relaciones, compartir información o solucionar problemas específicos.
? Identificar a otros posibles involucrados (un círculo más amplio de profesionales de ambos sectores y personas de negocio), invitarlos a unirse a la cooperación y que decidan qué área geográfica van a cubrir. Definir los recursos que necesitará la organización.
? Establecer una estructura. Esta puede ser simple, formal o informal, dependiendo de las condiciones locales y del tipo de sociedad deseada.
? Desarrollar un plan de acción, explicando las funciones que cumplirán los miembros para sostener la cooperación y para contribuir a lograr la misión.
? Decidir cómo la organización se va a comunicar entre sus miembros. Considerar las rutinas de ambos sectores y las informaciones de emergencia (vía e-mail, fax, radio, páginas web, cartas y reuniones).
? Comercialización. Al momento de ser creados, algunos programas son identificados a través de un logo, folleto, video o CD. Esto permite obtener el financiamiento y reclutar nuevos miembros.
? Conducir el entrenamiento inicial para educar a cada sector en el trabajo, las fuerzas y debilidades del otro. El aprender el uno del otro puede ayudar a superar estereotipos.
? Realizar un proyecto para solucionar un problema actual que sea importante.
? Medir el éxito y determinar las fallas o defectos.
? Seleccionar más problemas para resolver.
? Si es necesario, elegir diferentes formas de organización para llevar a cabo el programa.
BENEFICIOS
A continuación, se detallan algunos beneficios de la cooperación entre la seguridad pública y la privada:
? Establecimiento de una red comunicacional y el contacto personal conjunto.
? Colaboración en proyectos específicos (calidad urbana, crímenes de alto nivel tecnológico, etc).
? Acrecentar la prevención del crimen y la seguridad de los ciudadanos.
? Cruzar técnicas y aprendizajes (prevención del crimen con diseño ambiental, la limpieza de la comunidad o el uso de la tecnología).
? Compartir información. La seguridad privada puede proveer información interesante y ayudar a resolver las investigaciones acerca de asuntos como la reducción de falsas alarmas, datos de hechos delictivos, crímenes que requieren de alta tecnología, dispositivos de seguridad móviles, circuito cerrado de televisión para la seguridad pública y estándares para los oficiales de seguridad.
? Compartir recursos. A través de la cooperación, la fuerza pública puede enseñar o ayudar al sector privado a realizar ciertos trabajos como tareas de no-emergencia que no necesariamente requieren de personal altamente entrenado de la fuerza pública, asimismo, las empresas privadas pueden conseguir que un policía los ayude con más eficacia a reducir una variedad de crímenes.
Los nuevos crímenes y la resolución de nuevas preocupaciones que surgen a raíz de estos hechos delictivos, sólo pueden solventarse a través de un esfuerzo conjunto entre el sector público y el privado.
? Tendencia
Históricamente, los funcionarios del sector público y los guardianes de la seguridad privada no siempre han mantenido las mejores relaciones. En ocasiones, el policía pudo haber considerado a oficiales de seguridad con menos respeto o quizá el caso contrario, que los directores corporativos de la seguridad pudieron haber sentido que el policía era desinteresado o incapaz de solventar situaciones como crímenes de alta tecnología o casos de terrorismo. Entre los aspectos que podemos mencionar que han sido relevantes para ambos sectores en estos últimos años encontramos:
? La seguridad privada ha crecido enormemente en tamaño y sofisticación. En la industria de la protección, el sector de la seguridad privada es el más relevante.
? La policía requiere de esfuerzos cooperativos con las sociedades y la seguridad privada es su socio natural. Las agencias urbanas pueden armonizar sus actividades con las empresas privadas que se encuentren ubicadas en su respectiva jurisdicción.
TIPOS DE PROGRAMAS
? Organización
La colaboración entre el sector público y el privado puede llevarse a cabo de diferentes formas, dependiendo de las necesidades de los involucrados. A continuación se detallan algunas vías para lograr esta cooperación:
? Grado de formalidad. Algunos programas son muy formales, otros son simplemente “clubes” de oficiales, mientras que otros son totalmente informales.
? Especialidad de la misión. Algunos son creados y desarrollados para resolver problemas específicos, mientras que otros son de uso general.
? Conducción. Algunos programas de colaboración son conducidos por la fuerza pública, otros por la privada y otros conjuntamente por ambos sectores.
? Financiamiento. Algunos programas no tienen presupuesto, mientras que otros sí cuentan con un buen financiamiento. Por ejemplo, los socios o involucrados pueden recibir dinero de las organizaciones que estén participando en el programa (incluyendo agencias de policías), patrocinadores, fundaciones o direcciones de seguridad.
? Amplio espectro. Esta sociedad conjunta puede lograrse a través de la colaboración entre el sector privado y público, o a través de este último y un sector más grande del negocio. En la fuerza pública, la colaboración incluye no sólo la policía municipal y los oficiales, sino también las fuerzas del Estado. La cooperación también puede lograrse entre una sola compañía y el departamento local de policía o entre una agencia federal y negocios a través del país.
? Actividades
Existen diferentes actividades que son típicas en el desarrollo de estos programas cooperativos:
? Establecimiento de redes. Reuniones para discutir problemas comunes con la finalidad de que cada sector ayude al otro a entender sus presiones, preocupaciones y motivaciones. Conferencias dictadas por profesionales de la seguridad privada a los policías. Discursos dictados de un campo a otro, y viceversa. Directorio de contactos de la seguridad pública y privada. Honores y gratitudes de un sector a otro.
? Compartir información. Información proveniente del sector público al privado (confesiones criminales –sin son autorizadas por la fuerza pública-, crímenes locales, modus operandi, incidentes, compartir información vía e-mail, páginas web, boletines de noticias enviados, alarmas de fax o llamadas telefónicas). Información proveniente del sector privado al público (referente a empleados y crímenes).
? Prevención del crimen. Participación conjunta para mejorar el negocio de la seguridad. Consultas acerca de la prevención del crimen. Establecer esfuerzos comunes con relación a fraudes, piraterías (video, música, etc.), graffitis en las paredes, falsas alarmas, etc. Cooperación y apoyo mutuo en los programas de la comunidad.
? Compartir recursos. Hacer experticias (de lenguaje, técnicas, etc). Préstamos de dinero o mercancías, equipos de computadora necesarias para llevar a cabo investigaciones específicas; donaciones de equipos, teléfonos celulares, dispositivos de seguridad para proteger espacios públicos, entre otros. Tener un informe de control para que se le haga más fácil a la seguridad privada prestarle a la fuerza pública equipos y recursos, desglosando contactos específicos de información para utilizar auditorios, salones de clase, de conferencia, zonas de aterrizaje de helicópteros, piscinas de interior, conferencistas de seguridad, servicios de impresión, espacios abiertos para que el personal se despliegue, furgonetas y camiones.
? Entrenamiento. Expositores para hablar acerca de tópicos interesantes (terrorismo, violencia en las escuelas, crímenes, etc). Intercambio de adiestramientos y experticias. Entrenamiento policial a los empleados corporativos en asuntos como la violación sexual, prevención del robo, seguridad familiar, abusos del alcohol y drogas, etc.
? Legislación. Leyes y ordenanzas en asuntos relacionados con oficiales de seguridad, licenciaturas, alarmas, delitos informáticos. Seguimiento de la legislación en cuanto a la importancia para aplicar las operaciones y la ley de seguridad.
? Operaciones. Investigaciones (fraudes financieros o delitos informáticos). Planeamiento de incidentes críticos para desastres naturales, balaceras en escuelas, violencia en los lugares de trabajo, etc.
? Investigación y pautas. Revisión, distribución y acción en los papeles y protocolos de investigación con respecto a falsas alarmas, crímenes de drogas y violencia en lugares de trabajo, dispositivos móviles de seguridad, circuito cerrado de televisión, estándares del personal de seguridad, entre otros aspectos.
ELEMENTOS DEl ÉXITO
Ambos sectores pueden adquirir diversas estructuras y actividades, pero la sociedad que uno desea formar con la cooperación de ambos, tendrán ciertas cosas en común:
? Conducción. Las sociedades (sector público y privado) necesitan la bendición de los ejecutivos superiores que aplican la ley en el área geográfica. Eso no significa que el policía debe conducir a la sociedad o dirigir cada reunión. Sin embargo, el prestigio de los jefes de policías y funcionarios contribuye a que los miembros se vean atraídos. Una buena sociedad también necesita incluir los nombres de los superiores en seguridad privada. Si la fuerza pública decida caminar atrás y enviar a subordinados a las reuniones de la sociedad, ellos deben servir de ayuda a esos líderes.
? Facilitado o conductor. Desarrollar este esfuerzo cooperativo consume mucho esfuerzo, llamadas telefónicas y energía. Es necesario que el facilitador o conductor sea una persona que realmente quiera que este esfuerzo conjunto se lleve a cabo, que nazca esta sociedad.
? Estructura. La sociedad puede ser el primer paso como relación informal, pero si no se tiene una estructura en todos los sentidos, es probable que la cooperación se vea atascada tan pronto como el personal falle. La estructura puede ser tan simple como escribir un memorando, incluso éste puede llegar a ser más complicado.
? Personal. Esta sociedad necesita a un facilitador o coordinador que tenga acceso a los funcionarios que aplican la ley. El típico coordinador de un programa cooperativo debería ser un oficial o comandante de personal de la policía local, o quizá el encargado de la seguridad de algún programa corporativo.
? Localización. Esta sociedad necesitará de una oficina con acceso a Internet (correos electrónicos y otras facilidades), con la finalidad de hacer más fácil los contactos y relaciones entre ambos sectores.
? Dinero y otros recursos. Esta sociedad necesitará de ciertos recursos (radios, fax, líneas telefónicas, computadoras, etc) para conducir sus actividades. La mayoría de las veces, el financiamiento de tales artículos proviene del sector privado, como una manera de patrocinio corporativo. En algunas ocasiones, estos costos son responsabilidad de la fuerza pública.
? Misión. Esta sociedad tendrá una misión clara si las personas permanecen en ella. Una buena técnica es examinar a todos los involucrados de la fuerza pública y la seguridad privada para identificar los problemas y solventarlos a través de un esfuerzo unido.
? Beneficios. Básicamente, se debe tener claro que el participar en la sociedad les traerá algunos beneficios tangibles, es decir, que realmente la misión puede ser lograda.
? Preferencia. Idealmente, la sociedad debe tratar un problema que no esté siendo solucionado por otra organización. De lo contrario, las energías y el esfuerzo estarían perdidos.
? Productos tangibles. Además de las actividades que la sociedad emprende, se puede generar lo mejor posible la ayuda y el entusiasmo con la finalidad de producir algunos productos tangibles para demostrar que esta cooperación está progresando (documentos que se publicaron y distribuyeron, informes que se llevaron a cabo, boletines de noticias, etc.)
? Voluntad y energía compartida. El buen trabajo en sociedad, entre los involucrados de la fuerza pública y la privada, es una herramienta esencial para lograr la misión de esta cooperación. La sociedad debe trabajar para sembrar la credibilidad y la confianza entre las partes. Eso se puede lograr a través de reconocimientos mutuos por el buen servicio y sesiones educativas que enseñen a cada sector aprender más acerca del otro.
? Éxito. Para ganar en esta cooperación y obtener frutos exitosos, se debe demostrar que la sociedad puede hacer progreso en un corto plazo (reducir las falsas alarmas, planear incidentes críticos en escuelas, desastres naturales, terrorismo, etc).
Las razones más comunes para la falla de esta cooperación son:
? Problemas comunes que no consiguen ser tratados y solucionados.
? La pérdida de interés de los involucrados.
? Retiro de quienes comenzaron con este proyecto (fundadores), de los conductores y coordinadores del personal.
? Choque de egos entre los involucrados
? Financiamiento inadecuado
? Carencia de personal de ayuda para realizar las actividades
? No contar con personal calificado para conducir actividades relevantes.
VOLUNTARIOS
Utilizar voluntarios en la seguridad pública, beneficia a las autoridades y a la comunidad. Esto permite maximizar los servicios para solventar los problemas. Los voluntarios permiten que los oficiales se centren en actividades comunitarias, proporcionando servicios de ayuda administrativa y de patrullaje. Invertir en un programa voluntario puede ayudar al personal de la seguridad pública a satisfacer sus funciones primarias y proporcionar servicios que no pueden ser ofrecidos por otros.
Los voluntarios ayudan a proporcionar los servicios que el público desea tales como comprobación de huellas dactilares, patrullaje en centros comerciales, verificación de residentes, resguardo de los hogares en épocas vacacionales, etc.
Entrenar a ciudadanos voluntarios ayuda a la seguridad pública a cumplir los desafíos planteados por el Estado en materia de terrorismo y desastre. Asimismo, provee de personal al centro de emergencia, al de comunicaciones y a las oficinas de policías, ayudan a controlar el tráfico, quienes hayan sido entrenados en el área de medicina pueden solventar situaciones de emergencia, etc.
Asimismo, pueden realzar las relaciones de la seguridad pública. Un miembro de la comunidad que se ofrece voluntariamente, tendrá una mejor comprensión de la aplicación de la ley en su totalidad.
Un programa de voluntariado proporciona la ayuda y los recursos necesarios para las autoridades interesadas en desarrollar esta iniciativa, así como también para aquellos ciudadanos que desean ofrecer, voluntariamente, su tiempo y habilidades en su comunidad, conjuntamente con la seguridad pública.
Con este programa, el personal busca:
? Aprender prácticas prometedoras y compartir esta información con las autoridades de la seguridad pública que desean ampliar sus programas.
? Aumentar el uso de los voluntarios en los programas que se estén desarrollando.
? Implicar a los ciudadanos de cada comunidad en el programa.
? Ayudar a otras fuerzas o autoridades que no tengan programas de voluntariado.
El programa debe ofrecer:
? Una biblioteca de documentos y formas del programa, incluyendo las políticas y procedimientos a seguir, materiales de entrenamiento y defensa.
? Programas de asistencia técnica para ayudar a las autoridades locales a determinar las necesidades del voluntariado y a diseñar los programas que resolverán con eficacia esa situación.
? Una política modelo desarrollada con la colaboración de la aplicación del derecho nacional.
? Oportunidades regionales de entrenamiento y establecimiento de una red.
? Videos educacionales.
? Grupos de discusión en línea para que los líderes del programa compartan información e ideas.
? Una serie de publicaciones que construyen una guía de recursos. Ediciones específicas relacionadas con los programas del voluntario de la seguridad pública.
? Selección
Una vez aceptado el voluntario, se le puede enviar una carta de bienvenida al programa. Una misiva firmada por el jefe de policías o la máxima autoridad puede dar a entender el aprecio y el servicio de la agencia. El primer paso que hay que dar es cultivar una relación, a largo plazo, con ese individuo que está donando su tiempo y talento a la comunidad.
Antes de establecer un programa voluntario, deben desarrollarse los criterios para la investigación y selección. Estos variarán de un departamento a otro. Otros dependerán de las actividades por las cuales se contratarán al voluntario, como por ejemplo, conducir un vehículo en la ciudad. Seleccionar a una, o varias personas, y coordinar las actividades puede ser una de las llaves más importantes y acertadas en un programa voluntario.
Desarrollar esta dinámica puede ayudar a liberar personal que no sea autosuficiente. Gerenciar eficazmente este programa, ayudará a implementar el éxito continuo. El voluntario debe prepararse para trabajar en la atmósfera de la seguridad pública. Es responsabilidad del coordinador ayudarlo a sentirse en ambiente. Esta persona puede ser un civil y debe poseer las habilidades y voluntad, necesarias para supervisar a los voluntarios. Estos últimos requieren de supervisión, ayuda, regeneración y evaluación como empleados pagados.
? Actividades
? Escribir los informes, archivar, contestar teléfonos y realizar otras tareas de la oficina.
? Ayudar a resolver investigaciones, dirigiendo a los ciudadanos a la unidad apropiada de policía y realizando tareas administrativas rutinarias.
? Ayudar a la unidad de divulgación para tomar informes de menores de edad y crímenes sospechados.
? Patrullar con bicicletas las comunidades que tienen parques.
? Vigilar los centros comerciales durante los días festivos para asistir a los niños extraviados.
? Escribir las citaciones para quienes estacionan en lugares prohibidos.
? Hacer rondas por los hogares durante la época de vacaciones.
? Ayudar con programas escolares.
? Investigar conductas, haciendo uso del departamento y programas de computadora.
? Compilar datos sobre actividades criminales.
? Recopilar datos estadísticos.
? Proporcionar ayuda a las academias de policía, analistas del crimen, cortes, programas de prevención, huellas dactilares.
? Ayudar a controlar el tráfico.
? Proporcionar custodia protectora, de corto tiempo, a jóvenes.
? Distribuir información acerca de los servicios de policía en la comunidad.
Los costos a considerar incluyen:
? Personal (sueldo y ventajas para el coordinador del voluntario).
? Investigación voluntaria.
? Entrenamiento.
? Requisitos de trabajo.
? Equipo.
? Uniformes.
? Reconocimientos.
Las políticas específicas a considerar incluyen:
? Secreto.
? Requisitos del tiempo y entrenamiento.
? Uso del equipo.
? Uniformes.
? Orientación
El voluntario debe recibir una orientación de la agencia, en cuanto a la responsabilidad. Se le debe proveer un manual de las políticas y procedimientos que debe seguir en un futuro. Durante la etapa de orientación, deben considerarse los siguientes puntos:
? Bienvenida del jefe o del representante del personal del comando.
? Historial y estructura de la agencia.
? Carta de bienvenida de la organización.
? Metas y propósitos del programa voluntario.
? Políticas y procedimientos.
? Instrucciones de emergencia.
? Oportunidades de entrenamiento.
? Procedimientos de evaluación.
A parte, el voluntario debería:
? Conocer a su supervisor y el lugar desde donde va a reportar.
? Mostrarle los lugares donde se puede estacionar.
? Integrarse a la cultura de la organización, lo cual significa un desafío significativo.
? Ofrecerse voluntariamente y sentirse agradable. De no ser así, será poco probable que dure su permanencia.
Una buena manera de reconocer a los voluntarios incluye:
? Expresiones verbales de agradecimiento.
? Certificados o reconocimientos.
? Trabajador del mes o del año.
? Notas personales.
? Fotos de los voluntarios en el trabajo.
? Cartas de agradecimiento.
? Donación de vales.
? Destacarlos en la página web de la agencia.
? Contribuciones.
? Concesiones.
? Incluirlos en eventos o banquetes.
? Reconocimiento de horas extras.
? Placas.
? Camisas, bolsos y otros artículos con el sello de la agencia.
NUEVA ESTRUCTURA POLICIAL
La estructura policial está comenzando a transformarse en el mundo moderno. Esto implica mucho más que hacer algunas reformas. La llave de la transformación es contar con una policía que pueda salvar a las sociedades del mañana, sin embargo, esto no es un compromiso exclusivamente del Gobierno. La estructura policial debe incorporarse a una nueva era, caracterizada por la innovación tecnológica en el sector de la seguridad.
Creemos, sin embargo, que las siguientes razones acerca de la reestructuración son reales y justifican un amplio esfuerzo de entender qué está sucediendo
? En la mayoría de los países, ciertamente en el mundo democrático, el número de guardianes privados excede a los policías del sector público.
? En los mismos países, los ciudadanos pasan más tiempo de su vida diaria en lugares donde la prevención y el control del crimen son proporcionados por grupos no gubernamentales que por las autoridades gubernamentales.
? La reconstrucción de la estructura policial está ocurriendo en el mundo entero, a pesar de las diferencias que existen en el universo del personal y los sistemas económicos.
El nuevo paradigma de la policía representa más que la descentralización dentro de las instituciones gubernamentales existentes. El Gobierno no debe ser el único poder subordinado en lograr esta transformación, sino que debe compartir activamente la responsabilidad con las nuevas instituciones. Asimismo, debe contribuir a la multilateralización de la policía, creando ambientes permisivos y activos, y animando la actividad de los funcionarios.
Uno de los avances más curiosos en esta transformación, es el policía público que actúa como proveedor privado de la protección. Cada vez más, el policía público está ofreciendo sus servicios a través del mercado. La mentalidad del policía privado es similar a la del esfuerzo personal de los individuos: conciliatorio más que penal, acentuar la renuncia más que el castigo, interesarse en resultados más que en reglas, y rápido más que cuidadoso.
La falta del Gobierno en proporcionar la protección adecuada del funcionario policial, es la razón más común y valedera para llevar a cabo una reestructuración en ese sentido.
Existen tres intereses relevantes para que el sector de la seguridad sea reformado:
? Justicia.
? Igualdad de la protección.
? Calidad de servicio.
? Justicia
? Cómo el policía público, las autoridades no gubernamentales pueden violar la ley y comportarse de manera ilegal.
? Algunos países protegen los derechos humanos de los ciudadanos bajo el amparo de una ley, otros no.
? Igualdad de protección
? La relación entre el personal de seguridad y el Gobierno es contradictoria: cuando las personas no son provistas de un nivel mínimo de seguridad, el Gobierno pareciera que no existiera. La seguridad pública en democracias se considera un interés público, una obligación de todo Gobierno. La anarquía es la ausencia del ejercicio de la seguridad pública.
? Reestructurar la policía a través de mercados y de la movilización de voluntarios, desvía la distribución de la seguridad en favor de quienes quieren permitirlo.
? Calidad de servicio
? Las autoridades no gubernamentales pudiesen no proporcionar el servicio adecuado de seguridad. Con los proveedores comerciales, la competencia en el mercado debe ser correctiva.
? Las autoridades no gubernamentales, como aquellas que sí lo son, en ocasiones son imprudentes y cuestionables en las prácticas.
? En ocasiones, los policías han puesto en peligro la seguridad de los ciudadanos en situaciones de secuestro.
La seguridad es un tema y una obligación del Gobierno. El interés público en renovar las policías está precisamente en la reestructuración. Sin embargo, vale la pena preguntarnos si esto puede funcionar. En gran medida, el éxito de esta innovación dependerá del sentido común, iniciativa y conciencia de todos los involucrados. Sólo así podrán lograrse todas las metas propuestas.
BIBLIOGRAFÍA
? BARLEY, David H. y SHEARING, Clifford D: “The new structure of policing”, pages 47, National Institute of Justice (NIJ), Washington DC, July 2001.
? MORABITO, Andrew y GREENBERG, Sheldom: “Engaging the private sector to promote homeland security: law enforcement-private security partnership”, pages 26, Bureau of Justice Assistance (BJA), Washington DC, September 2005.
? “Volunteer programs: Enhancing public safety by leveraging resources”, pages 84, Bureau of Justice Assistance (BJA), Washington DC, February 2005.
? “Operation-Cooperation”, pages 15, Bureau of Justice Assistance (BJA), Washington DC, 2000.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.