La impunidad es la mejor arma para que el crimen se desate

En estos días de acción de gracia, donde tuve un poco de tiempo libre, me di a la tarea de analizar la situación de la compra de armas en el estado de Virginia (debido a la victoria de Obama la venta de armas en este estado, se disparo por temor a restricciones en la venta de las misma) y su correlación con el aumento o no de la violencia (esto es un análisis clásico en criminología y se basa en el principio de que al haber mas armas disponibles hay mayor violencia). En un periodo de seis años (2006 al 2012) la compra de armas en el estado de Virginia han experimentado un incremento del 73% (2006 = 243K / 2012= 420K). Esta cifra incluye todo tipo de armas, pero cuando revise las cifras inherentes a las armas cortas, a partir de que son estas las que se utilizan mas en los crímenes; el aumento de la compra estuvo alrededor del 50%. Ahora bien, cuando revise la data disponible a los delitos cometidos con armas cortas en el mismo periodo, estos delitos presentaban una curva descendente y se representaba en una reducción del 21%. Al ver esta data, me fue a revisar información concerniente a las cortes, disponible de la policía y otros aspectos generales que el gobierno de Virginia desarrolla con las comunidades, a objeto de construir mi propia hipótesis; de que a pesar de existir muchas armas, si existe un sistema de justicia ecuánime, eficiente y un gobierno dedicado al desarrollo de sus comunidades, es posible, controlar la violencia que pudiese ocasionar la disponibilidad de las armas. De la data analizada en un 95.5% los delitos contra las personas eran vistos en las cortes, esto quiere decir, que no solo existía un presunto victimario, sino que el proceso había sido presentado ante la corte por existir suficientes meritos para llevar adelante un caso. En pocas palabras, la impunidad en el estado de Virginia es muy baja; también, debo comentarlo, existen otros factores que se deben poner sobre la mesa y son desarrollados en Virginia, como lo son: los programas educativos sobre comunidades en riesgo (jóvenes), las comunidades organizadas con las autoridades locales, los colegios juegan un rol importante al asegurar educación con seguimiento y una baja deserción educativa, los jueces en Virginia son muy conservadores y rígidos a la hora de las sentencias y estos aplican sentencias muy duran cuando hay delitos contra las personas, lo que se traduce en sentencias muy largas (cadenas perpetuas por ejemplo) donde el convicto no puede reincidir o al recobrar la libertad, tiene avanzada edad y es sostenido por programas del gobiernos, etc.. Para finalizar, es válido decir que en diferentes países, ciudades o comunidades a lo mejor tendremos diferentes tendencias y no veremos el mismo resultados porque no se aplica la misma fórmula, pero no cabe duda que la impunidad es la mejor arma para que el crimen se desate en sus diferentes manifestaciones y esto es lo que hoy ocurre en nuestro bello país; no basta todo el control que quieran colocar sobre las armas, municiones, etc.. la falta de castigo – impunidad, re- inserción social, conciencie ciudadana y educación, también son la llave que cierra la puerta de la violencia.
Pedro Barrueco Perez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.