Líneas de acción para aplicar las propuestas de valor

 

Para la puesta en marcha de las propuestas de valor, deben  explorarse 5 ejes estratégicos claves. En un principio, debe  estudiarse la problemática de inseguridad. Luego, se le presenta una propuesta a la autoridad. Debe existir voluntad y compromiso. Una vez aprobado el proyecto, se verifican las fuentes de financiamiento, para luego contratarse a los proveedores de equipamiento, telecomunicaciones, etc. Finalmente, se pone en marcha la parte operativa.

 

Social

•     En este eje debemos estudiar el entorno, necesidades y problemática que vamos a resolver. Esto variará de acuerdo a la región donde vayamos a concretar la propuesta, por ello es necesario conocer el ambiente, para poder adaptar el proyecto a los requerimientos  de los ciudadanos. Esto incrementará las posibilidades de éxito, ya que sabremos con exactitud qué problema deseamos resolver.

•     El estudio del entorno social nos permitirá ahondar en el liderazgo y credibilidad de la autoridad, medir el nivel de cultura  e idiosincrasia ciudadana, si existe disposición por parte de la sociedad civil para llevar a cabo una propuesta de esta índole y si existen los recursos disponibles para financiar el proyecto.

•     Otro de los objetivos es lograr importantes transformaciones en la sociedad civil, impulsando mejoras en las condiciones y calidad de vida de los ciudadanos, principalmente en el ámbito de la convivencia; satisfacer las necesidades de seguridad que clama la sociedad, brindándole a la autoridad una herramienta para garantizarles a los habitantes de su jurisdicción un derecho que les compete.

•     Construir  una nueva cultura social, a través del mejoramiento de la conducta del ciudadano y del rescate de los espacios públicos (construcción de ciudadanía); disminuir la probabilidad de que los ciudadanos sean víctimas de la delincuencia; hacer que los individuos se sientan más a gusto y que los delincuentes se cohíban de cometer acciones inadecuadas, al percibir que están siendo monitoreados, son otros objetivos de esta estrategia.

•     Si vamos a desarrollar proyectos de seguridad, debemos estar sensibles a los problemas sociales, involucrarnos con las pasiones, creencias y sentimientos de los ciudadanos. Por eso es que las propuestas detalladas en  esta publicación responden  a las inquietudes  cotidianas  de  la población.

 

Potica

•     Es necesaria la voluntad política de la autoridad para llevar a cabo una propuesta  de seguridad ciudadana. Sin embargo, primero  es importante investigar y entender a la autoridad, su forma de pensar, estrategias de actuación, necesidades que desea satisfacer, nivel de aceptación, etc. El ex Subsecretario de Convivencia y Seguridad Ciudadana  de Bogotá, Hugo Acero, afirma que el “político que resuelva el problema de la seguridad, será recordado toda la vida”.

•     El interés  de la autoridad  es contribuir  a resolver el problema  de inseguridad de los ciudadanos y, para ello, podría implementar  un proyecto de seguridad, como los que detallamos en esta publicación. Al mismo tiempo, su imagen se verá favorecida al aportar una solución a la ciudadanía. Según la abogada y ex gobernadora del Estado Zulia en Venezuela, Lolita Aniyar, “el tiempo del político no es igual al tiempo del ciudadano”.

•     La autoridad  podrá  optimizar  los  gastos destinados  al  área  de seguridad, disuadir a los delincuentes activos y potenciales, supervisar a grupos que alteren el orden en la ciudad, medir y disminuir los índices delictivos en su jurisdicción, incrementar la eficiencia y efectividad de las fuerzas de seguridad y monitorear la conducta del ciudadano.

•     El poder  político tiene el deber de otorgar  a sus ciudadanos los medios que garanticen el cumplimiento de las condiciones mínimas de la seguridad, de dotar a las fuerzas del orden de los elementos, la  tecnología y la capacitación para un  desempeño eficaz de sus tareas pero, debe también precisar el marco conceptual en el que se llevarán a cabo estas acciones: conducir, limitar y controlar. El poder político debe solicitar a la sociedad civil su colaboración, esperar su compromiso y alentar su corresponsabilidad.

 

Financiera

•     El eje financiero está relacionado con la búsqueda de financiamiento para el proyecto de seguridad ciudadana que se desea implementar, con el fin de que éste sea sustentable.

•     Para  ello,  debemos  estudiar  aquellas  instituciones  que  financien proyectos en pro del mejoramiento de la gobernabilidad ciudadana; diseñar otras alternativas relacionadas con la publicidad para cubrir los costos, y verificar si la alcaldía o gobernación poseen los recursos necesarios para llevar a cabo la propuesta. Con relación a esto último, la autoridad realizará una inversión para rescatar ciertas áreas de la ciudad, consideradas como críticas, porque percibe un beneficio electoral.

•     El proyecto puede capitalizarse políticamente ya que, al invertir en seguridad ciudadana, la autoridad estará aumentando  la calidad de vida de los ciudadanos; podrá reducir los gastos destinados al área de seguridad; medir los indicadores delictivos (robo, secuestro, homicidio, hurtos) y otros incidentes como manifestaciones y colisiones que se produzcan en su jurisdicción; recuperar los espacios públicos; regular la conducta, cultura ciudadana y promocionar la convivencia.

 

Tecnológica

•     Cada  una  de  las herramientas  tecnológicas presentadas  en  esta publicación,  permitirán   que  las  autoridades  competentes  y  los operadores del Plataforma de Coordinación conozcan en tiempo real lo que está ocurriendo en los lugares más vulnerables de la ciudad, que estén bajo la cobertura de las cámaras.

•     En esta dimensión  debemos estudiar y buscar la tecnología más adecuada  para  el  problema  a  afrontar;  clasificar y  seleccionar a        los     proveedores   locales      más       pertinentes         (equipamiento, telecomunicaciones, publicidad, mantenimiento  e instalación, etc.), dependiendo de la región donde vayamos a llevar a cabo la propuesta; y  lo más importante,  negociar las condiciones y discutir la mejor estrategia en pro del beneficio de todos los actores involucrados.

 

Operativa

•     Este eje estratégico está asociado a las actividades del día a día, para garantizar el buen funcionamiento de todo el proyecto. Aquí es necesario realizar un mantenimiento constante de todos los sistemas tecnológicos (cámaras, centro de monitoreo, telecomunicaciones, etc.); monitoreo de las instalaciones a vigilar; patrullaje y seguimiento de la respuesta de las autoridades de seguridad ciudadana (bomberos, tránsito, policía, personal médico, etc.), monitoreo en el proceso de instalación de todo el equipamiento; supervisión del personal técnico, entre otras actividades.

 

Comunicacional

•     En cada una de las propuestas que detallamos en esta publicación debe transmitirse el mensaje con eficiencia, efectividad, brevedad y sencillez. En cada uno de los ejes estratégicos, debe mantenerse un contacto con personas de diferentes perfiles, lo que hará que se utilice un lenguaje distinto para cada uno de ellos. La manera de expresarse será un factor determinante ya que la comunicación involucra más que palabras: se debe reflejar confianza, experiencia y conocimiento del tema.

•     Se debe entender qué piensa, siente y quiere cada uno de los involucrados en las áreas de acción. A cada uno de ellos se le comunicará el mensaje de forma precisa, emotiva, creíble, realista y sin ahondar en varios temas al mismo tiempo. La comunicación será directa y personal. Se transmitirá sólo lo más importante y lo que genere empatía.

Este módulo constituye un valor agregado para las autoridades, muestra las investigaciones de proyectos que Segured ha desarrollado durante años, cuya misión ha sido crear e integrar soluciones tecnológicas de seguridad ciudadana basadas en una Plataforma de Coordinación; esto con la finalidad de impactar en los indicadores de inseguridad y generar un impacto positivo en la ciudadanía.

Cada una de estas propuestas representa un aporte para disminuir los índices delictivos y para el manejo de la gobernabilidad de una ciudad. La idea con las propuestas que se presentan a continuación es demostrar que la tecnología cumple un rol importante al momento de responder de forma inmediata y coordinada ante eventos inevitables, sin embargo, con la aplicación de esta Plataforma de Coordinación para el Monitoreo Público estos eventos pueden llegar a convertirse en evitables.

El objetivo es maximizar la utilización de recursos, disminuir los costos destinados al área de seguridad, mejorar la calidad de vida de la sociedad, integrar información a través de diferentes dispositivos (cámaras, conexión celular, etc.) e invertir en tecnología para expandir el alcance y efecto de la seguridad ciudadana.

La primera propuesta, el Sistema de Alerta para el Transporte Público Urbano (SATPU) ya ha sido objeto de discusiones públicas. En 2007 obtuvo una mención especial en el concurso Ideas, auspiciado por el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), en Caracas. También obtuvo el tercer lugar en el Concurso SUMAQ 2007.

En este capítulo, además, están las propuestas para la creación de sistemas de televigilancia para viviendas en ambientes urbanos y pequeñas comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.