Casos reales de cooperación pública y privada

Con el fin de planificar los servicios de policía y coordinar la respuesta de la policía municipal, bomberos y agentes de movilidad del ayuntamiento de Madrid, pusieron en marcha el CISEM (Centro Integrado de Seguridad y Emergencias), dotado de las más modernas herramientas tecnológicas.

La colaboración entre los cuerpos y fuerzas de seguridad que operan, es imprescindible para proporcionar  un adecuado nivel de seguridad a los ciudadanos. Para mejorar esta colaboración, se formalizó un convenio con el  Gobierno,  centrado  en  diversas  tipologías delictivas. La colaboración ciudadana es una de las principales preocupaciones. Por ello, se pusieron en marcha las OACs (Oficinas de atención al ciudadano), situadas en lugares de máxima concurrencia, de acuerdo con las asociaciones de vecinos. Ello permitió acercar al vecino y conocer de primera mano sus preocupaciones y problemas.

Por su parte, el jefe la Guardia Civil de Madrid, José I. Laguna Aranda, informa con detalle el plan de colaboración desarrollado en esa ciudad35. Entre los principales objetivos de este plan menciona:

•      Reforzar los contactos  entre  la Guardia  Civil y la seguridad privada a todos los niveles.

•      Potenciar la colaboración y coordinación operativa en el ámbito de demarcación.

•     Fomentar la colaboración en aspectos de formación del personal de seguridad privada y de participación en las actividades que el sector organice (congresos, seminarios, etc.)

Entre las acciones de este plan de colaboración, Laguna detalla:

•     Conocer el despliegue del sector, en demarcación de la Guardia Civil (empresas de seguridad, lugares de prestación de los servicios, etc)

•     Establecer una serie de mecanismos de colaboración y coordinación, que se materialicen en reuniones de diversa naturaleza (fundamentalmente informativas y de coordinación operativa, en todos los niveles definidos)

•     Dar  una  adecuada  respuesta  operativa  a  los requerimientos  del personal de seguridad privada, durante la prestación de los servicios, entre otras medidas, un protocolo de comunicación con las Centrales Operativas de Servicio (COS) de la Guardia Civil

•     Mejorar la gestión e información administrativa sobre todos aquellos asuntos que son competencia de la Guardia Civil y que afectan al sector de la seguridad privada

•     Participar en las actividades que el sector privado organice y en los ciclos de formación del personal, con charlas que puedan ser de interés policial o sobre asuntos administrativos

Otro  ejemplo de colaboración es el mencionado  por  el Comandante General de la Policía de Guayaquil, José Antonio Vinueza, quien afirma que en lo que se refiere al área preventiva, las empresas de seguridad privada les ofrecen “una excelente contribución” en el tema de custodia en lugares específicos, ya que cuentan con empleados que poseen un mayor conocimiento del movimiento del sector, lo cual facilita el reconocimiento de personas extrañas que puedan ser potenciales delincuentes o quebrantadores de la ley. “En ese sentido, la seguridad privada es netamente preventiva”, agrega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.