Cómo termina un secuestro

 

       Cuando se acuerda la liberación de una persona secuestrada por la guerrilla colombiana, ésta siempre se da en territorio colombiano. El proceso de liberación implica suministrar a la víctima liberada, una serie de informaciones para que llegue al lugar donde será rescatada por sus familiares o las autoridades. Muchas veces la víctima requiere caminar varios días o esperar en determinado sitio durante horas.

      La necesidad de recuperación psicológica o de tratamiento psiquiátrico de un secuestrado es relativa, pues no todas las víctimas reaccionan igual. La necesidad de brindar tratamiento a la víctima, dependerá de su personalidad y del trato que haya recibido durante el cautiverio y su apreciación de cuan cerca estuvo de la muerte. Los jóvenes, los solteros y las personas con un fuerte sentimiento de confianza en sí mismos, en la empresa y la familia demostraron superar fácilmente la experiencia, tomándola como una aventura y no como un hecho traumático. En cambio, las personas casadas y con familia resultaron más afectadas psicológicamente. La angustia que genera pensar constantemente en la familia sin poder verla y la responsabilidad de no poder cumplir con las obligaciones familiares o sentirse abandonado por la familia genera traumas profundos en algunas personas.

      Por estas razones, la industria petrolera venezolana estima que los empleados deben ser entrenados y tener conocimiento sobre las tácticas de engaño y técnicas coercitivas usadas por la subversión para lucrarse de sus víctimas.

      Después de la liberación, la empresa suministra al trabajador todo el apoyo necesario, desde la asistencia médica hasta la psicológica. El empleado es trasladado a otro lugar con su familia, y se le otorga un período de descanso.

      Los lineamientos de la industria petrolera en esos casos son muy precisos: el trabajador deberá dar las primeras versiones sobre la experiencia a los organismos de seguridad venezolanos, como el Cuerpo Técnico de Policía Judicial, la Disip y el Teatro de Operaciones de la zona. Además, evitará comentar y narrar a sus compañeros la experiencia vivida. Oportunamente será entrevistado por personal de la Gerencia de Prevención y Control de Pérdidas, quienes procesarán la información para ser utilizada en mejorar las medidas preventivas adicionales y en brindar adiestramiento al resto de los trabajadores.

      A los empleados liberados se les pide que narren toda la experiencia sufrida. El relato debe comenzar desde el primer día, precisando todos los detalles. En todos los casos existen algunas coincidencias, lo que evidencia que la guerrilla provoca alguna anomalía operativa que requiera la presencia de personas importantes (como los supervisores) en el lugar para ejecutar el secuestro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.