Uniformados en la mira del Hampa

Aunque son empleos distintos el riesgo pareciera ser el mismo. Taxistas y policías pasan sus horas en la calle prestando un servicio en el que arriesgan su vida, estos últimos tratando de cuidar a la ciudadanía, mal remunerados y además se reflejan en las estadísticas como blancos seguros del hampa.
Policías en peligro
Según cifras extraoficiales en lo que va de año solo en el área metropolitana de Caracas han resultado ultimados 28 funcionarios de los cuerpos de seguridad. Números confirmados por Luis Izquiel, Coordinador de Seguridad Ciudadana de la Mesa de la Unidad.
El oficial de Policaracas, Jakson Gregorio Quintana Prado, tenía 33 años y fue el primer policía muerto este año.
Quintana Prado era el menor de 6 hijos, hermano del comisario José Alfredo Romero Prado, expresidente de Insetra (Policaracas). La víctima era padre de un niño de 7 años de edad. Laboró en la PM donde obtuvo el rango de inspector. Era licenciado en Ciencias Policiales egresado del Instituto Universitario de PM. Tenía un año en Policaracas, adscrito a la carpa del Dibise en Las Adjuntas.
Otra victima fue el oficial de la Policía Municipal de Libertador Erinson Alberto Bossio Martínez, de 27 años, asesinado en la Gran Caracas. El efectivo fue emboscado por un grupo de antisociales cuando patrullaba junto a su compañero en el sector San Pablito de Caricuao.
Ambos funcionarios resultaron gravemente heridos. Fueron trasladados desde las adyacencias de la estación del Metro de Ruiz Pineda hasta el hospital Miguel Pérez Carreño. Bossio Martínez murió pocos minutos después de haber sido ingresado al centro asistencial.
«Nunca pensé que esto podría ocurrir. Pareciera que en Venezuela no existiera la justicia, ni siquiera para los policías», expresó Giselle Torres, esposa de la víctima fatal. Bossio Martínez se formó en la Policía Metropolitana, donde estuvo destacado en la Brigada Motorizada. Desde hace un año y dos meses laboraba como patrullero en Policaracas.
En otro caso, Cristian Terry Fonseca Tovar, de 29 años, fue asesinado en la autopista Francisco Fajardo. El exfuncionario de la Policía del Estado Miranda fue atacado a tiros cuando conducía una motocicleta en el sector La Yerbera de San Agustín del Sur.
Poco después de las 9:00 a.m. fue encontrado el cuerpo de un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana en la Autopista Regional del Centro específicamente a la salida del túnel Los Ocumitos, kilómetro 20, sentido Hoyo de la Puerta.
Hasta el 16 de abril sumaban 24 los funcionarios ultimados por la inseguridad, este lugar en las estadísticas lo ocupa Jorge Luis Cadenas de tan solo 20 años. Sujetos armados interceptaron al oficial de la Policía Nacional Bolivariana, y le dispararon varias veces sin mediar palabras.
El hecho ocurrió en el sector Las 3 Puyas, escaleras Brisas del Mar del barrio Gramovén, en Catia. Según destacaron fuentes policiales, el efectivo estaba en compañía de la novia y cuando salía con ella de la vivienda, un pistolero se le acercó y le disparó. No le robaron nada y huyó. La mujer pidió auxilio y aunque trasladaron al uniformado hasta el hospital de Los Magallanes de Catia falleció al poco tiempo de haber ingresado.
Especialistas aseguran que la convivencia entre policías y delincuentes los expone aún más a que las organizaciones delictivas busquen eliminarlos para actuar a sus anchas. La impunidad con la que actúan los delincuentes, ha hecho que ya no tengan ningún temor de segar la vida de un policía. Los envalentonados antisociales no tienen límites en su cruento accionar.
Pocos desean ser hoy policías en nuestro país. La seguridad ciudadana no ha sido prioridad para el gobierno, y es ínfima la parte del presupuesto nacional que se destina a esta área. Según el Coordinador de Seguridad Ciudadana de la MUD Luis Izquiel, los funcionarios policiales ganan bajos salarios y en su gran mayoría no gozan de óptimos beneficios sociales, ni laborales.
«Por ejemplo, la vida de un miembro de la Policía Nacional, está asegurada solo en Bs. 30.000. Bajo estas condiciones, es difícil que un agente policial esté dispuesto a arriesgar su integridad física por defender la vida y los bienes de los ciudadanos».
Las carencias alcanzan también los elementos materiales de trabajo. La gran mayoría de los policías deben cumplir sus funciones con un déficit de patrullas, armas de fuego, chalecos y otros elementos necesarios para combatir a los delincuentes. Tienen que librar a diario una guerra desigual contra el crimen.
En su intervención en la AN el pasado 28 de febrero, El Presidente Maduro reconoció que existen en Venezuela solo 80 mil policías, y tomando como referencia el estándar internacional de 4 policías por cada mil habitantes, se refleja un déficit de por lo menos 40 mil funcionarios policiales preventivos.
«En el Cicpc hacen falta cerca de 23 mil funcionarios de investigación. En los más de 3 meses que Maduro lleva encargado de la jefatura del Estado, no se han destinado los recursos ni se han aplicado las políticas que permitan comenzar a revertir este déficit cuantitativo policial», puntualizó Izquiel y agregó que tampoco ha tomado medidas para solucionar la precaria dotación de las policías.
El comisario Orlando Delgado, adscrito a la subdelegación Chacao del Cicpc, fue asesinado por dos sujetos en su residencia, ubicada en el edificio Doria de la avenida Universidad el 24 de abril. Según el parte de la policía científica, al comisario Delgado lo mataron dos sujetos que habían secuestrado a su hijo en El Marqués para robarlo y decidieron conducirlo hasta su residencia para apropiarse de sus pertenencias.
Allí se encontraron con su padre, a quien sometieron y al identificar que era policía, le quitaron la vida. Los homicidas llegaron al apartamento de Delgado en un vehículo Mazda color arena y se fueron con el hijo del occiso. El hijo de Delgado fue abandonado con varias heridas de bala en Plaza Venezuela.
Otro caso, un comisario jubilado del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas fue asesinado de varios disparos tras un intento de robo en la entrada de la autopista Caracas-La Guaira. La víctima fue identificada como Teddy Castro, quien perdió la vida cuando regresaba del aeropuerto de Maiquetía junto su familia.
Peligro al volante
Ser taxista es más que manejar todo el día para trasladar a personas de un lado a otro, es sobrevivir entre el calor, el inclemente tráfico y la delincuencia que en muchas ocasiones tiene rostro de pasajero.
Conversamos con Freddy, taxista independiente, mal llamado «pirata». Es Administrador de profesión y aunque el empleo formal no le ha tocado a la puerta luce orgulloso su anillo de grado, de plata «porque usar oro es atraer a los malandros». Parado frente a la estación del metro en Chacao cuenta que trabajó en varios lugares, y que comenzó como taxista para ganar dinero extra. «Yo trabajada de taxi un rato, a partir de las 5 cuando salía de la oficina. Hubo una reducción de personal y manejar dejó de ser un tigre para ser ahora mi principal fuente de empleo, tengo como 6 años en esto, pero de unos años para acá es difícil por la delincuencia».
Este profesional de 37 años cuenta que ha tenido que reducir su jornada laboral. Antes trabajaba de 9 de la mañana a 11 de la noche, pero ahora trabaja hasta las 6 o 7 y en algunas madrugadas con clientes fijos que lo llaman al salir de una fiesta o para llevarlos hasta Maiquetía.
«Vivimos en un país muy inseguro y ya ni en las mujeres puedes confiar, a varios de mis compañeros los han parado mujeres con niños y resulta que son señuelos para robarte el carro o la plata que has hecho en el día. Yo por eso prefiero recogerme temprano, a mi hasta ahora no me han robado».
No hay cifras oficiales por parte de organismos del estado sobre cuántos trabajadores del volante han sido ultimados por el hampa en Caracas en lo que va de 2013. Sin embargo, de manera extraoficial se maneja que la cifra de trabajadores del volante fallecidos por la inseguridad asciende a 8.
Ángel Plaza Ascanio, de 37 años de edad, fue asesinado de cuatro impactos de bala en la Cota Mil, el pasado nueve de marzo, la víctima era taxista y transportaba a unos pasajeros cuando fue interceptada por antisociales cuando circulaba por la avenida Baralt, en el centro de Caracas. Los antisociales dispararon y plagiaron a una de sus pasajeras
El cadáver de Pedro Valero fue encontrado dentro de su vehículo en Santa Mónica por funcionarios del Cicpc, quienes tras levantar el cuerpo se percataron que las llaves del carro permanecían debajo de los pedales, así como también los 150 bolívares recibidos por el taxista de 44 años de manos de su socio. Por este caso se maneja el móvil de la resistencia al robo, ya que Rangel tomó a un pasajero en la estación El Valle, sede informal de la línea, y lo trasladó hasta Santa Mónica. Presumen que el sujeto sacó un arma de fuego para amenazar al taxista con la intención de que entregara las llaves del vehículo.
Una falla mecánica en su vehículo causó la muerte de Eduardo Pacheco un joven de solo 26 años de edad. Su cuerpo fue encontrado por sus compañeros de la línea Abraham Lincoln la madrugada del 12 de abril en la calle Vista al Mar en Los Magallanes de Catia. La central sospechó que algo pasaba, pues el taxista no respondía a los llamados del radio.
Al llegar al sitio encontraron el cadáver junto a un recipiente con agua lo que hizo presumir que el carro placas ACM77Y presentó una falla, pues el capó del vehículo estaba levantado. Autoridades presumen el robo ya que en la última comunicación el joven indico que se encontraba en Cotiza siendo encontrado en Catia.
Según un balance de directivos de líneas, diariamente son robados de 5 a 6 vehículos ante la mirada impotente de sus propietarios, quienes a pesar de clamar por mayor seguridad y patrullaje en la ciudad arriesgan la vida para llevar a los usuarios a su destino.
Inseguridad en números
Homicidios (cifras extraoficiales)
Año 2013
Mensuales
Semanales
3.400
900
250
El defensor de los Derechos Humanos, Rafael Narváez, desde la sede de la morgue de Bello Monte, en Caracas, reveló que las estadísticas extraoficiales basadas en los testimonios de víctimas y fuentes de la institución forense, señalan que «a nivel nacional se han producido 3400 homicidios, lo que da en promedio unos 900 mensuales y casi 250 semanales». Estas cifras fueron confirmadas por el anterior Ministro de Interior y Justicia Néstor Reverol durante el pasado operativo de Semana Santa.
Homicidios (cifras extraoficiales)
Policías
Taxistas
Mototaxistas
28
7
27
2013
Muertes por C/100 Hab
56
Consultamos a caraqueños sobre la inseguridad y cómo este flagelo ha cambiado su rutina. A continuación un listado de lo que dejan de hacer para no ser presa de los amigos de lo ajeno.
Vivimos en un inconsciente toque de queda pues preferimos no salir de nuestras casas luego de llegar del trabajo.
No usamos el teléfono cuando estamos en una cola o en el medio de la calle por temor a un arrebatón.
Crecen los niveles de resignación: cuando te roban o te secuestran, el comentario suele ser «Tienes suerte de que no te mataron».
Hemos entregado las calles y la noche al hampa: entre diez y cinco de la mañana casi todas las calles de Caracas quedan desiertas.
No agarramos cualquier taxi y muchos ni siquiera toman taxis que no son de líneas conocidas.
Atracos de familiares y amigos, así como los delitos más sonados son, cada vez más, temas comunes de conversación.
No se confía ni en los policías y cualquier alcabala es motivo de preocupación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.