Nicolás ya suma varios golpes de timón

Mientras en el nuevo madurismo insisten que Chávez vive y la lucha sigue, la realidad es que ayer se cumplieron dos meses de la partida física del expresidente y desde entonces varias cosas han cambiado. El ahora jefe de Estado, Nicolás Maduro, ha tratado de reinventar el socialismo del siglo XXI o la revolución que dejó a medio camino su antecesor.
Maduro, horas antes de anunciar la muerte del fallecido presidente, activó una dirección político-militar que es con la que dirige el país ahora que ya fue electo. Esta instancia sustituyó in situ al Consejo de Estado establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. El grupo de asesores se ha ido incrementando y según dieron a conocer fuentes ligadas al oficialismo, ya han tomado decisiones políticas y económicas en conjunto.
En funciones todavía de encargado, Maduro decidió incrementar el sueldo mínimo, como parte de su promesa electorera. Una primera parte en mayo, como acostumbraba Chávez, y el resto fraccionado entre septiembre y octubre, para alcanzar un 30% dependiendo de la inflación.
Como si no hubiese estado en los 14 años de gestión de Chávez y desconociendo lo que pudo hacer su mentor en las materias, el mandatario nacional dijo que acabará con dos grandes problemas. Señaló que atacaría la inseguridad de frente y que para ello iría personalmente a los barrios con la Misión A Toda Vida Venezuela. Asimismo, prometió aumentar la oferta de viviendas para los próximos dos años. Dijo que construirá 2.650.000 casas, inflando la cifra que ya había dado Chávez de casi dos millones de complejos habitacionales en los próximos dos años, a pesar de que los refugios siguen llenos.
Las misiones, esa bandera que el fallecido presidente levantó por 10 años, fueron retomadas por Maduro, quien ahora promete hacerlas funcionar, como si lo que hizo su antecesor no hubiese sido suficiente. Las ya existentes serán «repotenciadas», según dio a conocer el mandatario, y al ya abultado número de programas sociales sumó dos para un total de 40.
Los personeros de confianza de Chávez fueron reorganizados en nuevos puestos por Nicolás Maduro. Algunos fieles conservaron sus puestos, mientras que otros fueron enviados a cargos creados en las Regiones Estratégicas de Defensa Integral al abandonar puestos ministeriales. El mandatario nacional se basó en el cumplimiento del programa socialista 2013-2019 para hacer los reacomodos; esto pese a que el documento no es creación suya sino de Chávez. Asimismo, dijo que revisarían los objetivos y las propuestas para mejorarlas con ayuda del pueblo. Esto ha quedado en promesas y el trabajo está en manos del vicepresidente Jorge Arreaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.