La frontera se traga los secretos

Ultimamente, debido a las conversaciones de paz y al ambiente de cordialidad entre el gobierno venezolano y los grupos guerrilleros, estos últimos han cambiado la tónica en lo que significa la vacuna. Anteriormente, cuando a un productor le exigían un millón de bolívares había que darlo. Hoy en día, ese millón de bolívares puede ser negociado y rebajado de acuerdo con la capacidad del productor. Es decir, la guerrilla está aplicando cuotas dependiendo de la cantidad de ganado que poseen los ganaderos.

La vacuna es un delito donde opera la rueda del silencio. Los gremios no apoyan su pago, pero tampoco critican a la persona vacunada.

Se desconoce cuál es la cantidad de personas vacunadas. La guerrilla es la única que sabe quién paga y qué volumen de dinero tienen que ceder los ganaderos, porque ella es la que cobra. Del resto, nadie tiene la capacidad de saber cuántas personas están pagando y el monto. En la prensa se ha publicado que el porcentaje de las personas que pagan puede ser del 90 o el 80 por ciento. Porque la persona que está en la rueda del silencio no dice que está pagando.

Los directivos de los gremios que existen en la frontera no averiguan ni investigan quiénes son los vacunados. Hay algunas personas que acuden a las asociaciones de ganaderos locales y a la Federación Nacional de Ganaderos (FEDENAGA) para hacer un enlace con los cuerpos de seguridad y tienen la valentía de denunciar que están siendo extorsionadas. Pero es una minoría. Se trata de un gran misterio, porque nadie sabe qué está ocurriendo.

Lo que sí enfrenta abiertamente es a la gran cantidad de aquellos vacunados que, por congraciarse con grupos guerrilleros, empiezan a buscarles clientes. Ellos saben que existen posibles pagadores y esa es la actitud que rechazan los productores. Esas personas sí son señaladas y denunciadas. Mientras no exista otra alternativa en la frontera, la vacuna no se acabará. Los ganaderos siguen esperando esa alternativa que les dé una garantía, así como la facilidad de trabajo y de desarrollo a toda esa gente que está dentro de la red del silencio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.