Crece tasa de crímenes contra los chamos

Una efectiva política de control de armas y de desarme sería una de las medidas recomendadas para evitar que siga creciendo la tasa de homicidios contra los adolescentes entre los 15 y los 17 años.
Así lo precisaron ayer los investigadores Andrea Chacón Chávez y José Fernández Shaw durante la exposición del estudio Impacto de la violencia en niños, niñas y adolescentes, que presentaron ante el Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap).
Al respecto alertaron que, pese a que hay políticas efectivas para disminuir la tasa de mortalidad en niños entre 0 y 4 años, «se están perdiendo las vidas de los adolescentes, pues están expuestos a la violencia armada».
José Fernández advirtió que el estudio realizado se basó en las cifras aportadas por el Ministerio para la Salud, que son publicadas en la web del Ministerio Público y que abarcan hasta el año 2009.
Indicó que, pese a que pareciera que la violencia está generalizada y fueran inmanejables sus consecuencias en niñas, niños y adolescentes, «no es un fenómeno idéntico y homogéneo. Hay que diferenciar sus causas en las distintas regiones».
Agregó que en Carúpano, por ejemplo, el narcotráfico es un factor que determina las muertes violentas con armas de fuego en los adolescentes varones, mientras que en zonas fronterizas como Apure, Táchira y Barinas, el detonante es la presencia de la guerrilla y los paramilitares.
No obstante, destacó que la zona urbana al norte del país es la más afectada, y donde más han aumentado porcentualmente los homicidios con armas de fuego.
Apuntó que, entre 2001 y 2009, los estados que presentaron mayor número de crímenes de menores de edad fueron Yaracuy, Barinas, Táchira, Sucre y Apure.
Miranda y Distrito Capital quedaron en los puestos 12 y 17, respectivamente. Delta Amacuro y Amazonas no presentaron homicidios de este tipo, mientras que Trujillo redujo este delito casi 30%.
Dentro de la investigación también se tocó el tema de otras muertes violentas no ocasionadas por armas de fuego, como asfixia por arma blanca y envenenamiento, entre otras.
En este ámbito, entre 2001 y 2009 la caraqueña parroquia de El Paraíso quedó en primer lugar al presentar las cifras más altas de criminalidad contra los adolescentes con y sin armas de fuego.
Aunque no se puede hacer una proyección hasta esta fecha, ya que las cifras son hasta 2009, los investigadores coinciden en que ciertamente hay un repunte de homicidios contra los adolescentes varones entre 15 y 17 años, porque las muchachas mueren pero por accidentes en motos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.