Transportistas de la Urbina: "El hampa es el que manda"

«Todos los días nos roban al menos una unidad, y ahora que nuestros estacionamientos fueron invadidos, no tenemos donde dejar las unidades y eso afecta a todos los compañeros», manifestó uno de los conductores
Buseteros de la Urbina se quejaron de la inseguridad que los azota, uno de ellos, que se abstuvo de identificarse, explicó que a las unidades siempre suben dos individuos para despojar de sus pertenencias tanto a conductores como a pasajeros.
«Los delincuentes abordan las unidades como pasajeros y en determinado lugar sacan las armas con las que amenazan a los conductores y a los pasajeros y las despojan de dinero, celulares y todo objeto de valor que porten».
Así lo explicó, Ramón Tapia, afirmando que ahora se encuentran desamparados porque no cuentan con ningún efectivo que les brinde apoyo.
Además de la inseguridad, los conductores tienen problemas con los motorizados que les chocan las unidades y luego los buscan por todo el municipio para que les paguen los daños a sus motos.
«No tenemos dónde
dejar las unidades»
Edufo Gómez, conductor, manifestó que, «aquí los malandros son los que mandan, son los que gobiernan. Ahora no tenemos donde guardar las unidades porque nuestros estacionamientos fueron invadidos, y nos toca dejar las busetas en la calle».
«Estamos cada día peor, en esas invasiones lo que se meten es puros ladrones. Hemos ido a la Fiscalía pero no nos prestan atención. Estamos desamparados, aquí cada quien hace lo que le da la gana», afirmó Ramón Tapia, otro de los conductores.
Transportistas no
son únicos afectados
Los habitantes informan que cada vez que el transporte público los deja frente a sus residencias, en horas de la noche, deben entrar a toda velocidad porque no saben si en cualquier momento serán sorprendidos por antisociales que intentan apoderarse de sus bienes.
Además denuncian que ni las personas de la tercera edad se salvan de los hechos delictivos, los vecinos y transeúntes se han dado a la tarea de vigilar que nadie los este persiguiendo, «los adultos de la tercera de edad cada vez que salen de cobrar su pensión, justo al salir de las entidades bancarias son asaltados, pero lo peor de todo esto, es que no existe ninguna autoridad en el lugar para denunciar el hecho», aseguró una habitante de la zona.
Exigen seguridad
Conductores manifestaron que harán solicitud a la Alcaldía del municipio Sucre, para conseguir una solución a la problemática, con la instalación de puntos de control, cámaras de seguridad y reflectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.