Las tecnologías permiten reducir los niveles de inseguridad

seguridad-privada_segured
Las autoridades están obligadas a velar por la seguridad de los ciudadanos. Por eso, para la vigilancia de áreas públicas, la tecnología digital permite el monitoreo de sucesos en tiempo real para una rápida toma de decisiones.
La innovación. En un sistema de seguridad ciudadana es vital el uso de cámaras móviles y fijas. El diseño de la propuesta variará de acuerdo con las necesidades del proyecto y la infraestructura de la ciudad. El sistema de televigilancia se puede usar como herramienta disuasiva y ayuda a recuperar espacios públicos.
Desde cada lugar seleccionado como objeto de televigilancia, las imágenes se transmiten a una plataforma de coordinación para el monitoreo público, desde donde se evalúan todos los eventos relacionados con las emergencias que ocurren en cada sitio vigilado.
La infraestructura. Entre los lugares a proteger se seleccionan intersecciones y redomas críticas; áreas de alto tránsito; edificios de importancia y áreas de alto riesgo para la ciudadanía. En la plataforma de coordinación se encuentra el equipamiento necesario para procesar la información y reaccionar de manera eficiente y acorde al evento.
En los lugares seleccionados se instalan postes equipados con cámaras móviles y fijas, parlantes para vocería pública y un intercomunicador para establecer un enlace entre los ciudadanos y los organismos de seguridad.
El proveedor de las telecomunicaciones diseña e instalan una red inalámbrica con suficiente ancho de banda para la transmisión nítida del video digital para enlazar los lugares monitoreados con las cámaras y la plataforma de coordinación ciudadana.
Desde cada punto de control se transmiten las imágenes de las cámaras fijas y móviles. También se almacenan los datos de lugar, fecha y hora que posteriormente van a permitir la consulta de las grabaciones. Tres turnos de operadores se encargan de seguir las diferentes secuencias en los monitores. Los operadores cuentan con la asistencia de oficiales con mayor experiencia, para consultas de situaciones sospechosas y en la transmisión de órdenes en caso de un incidente a quienes patrullan la ciudad.
Debido a la imposibilidad de monitorear con detalles el video producido continuamente por todas las cámaras desplegadas en toda la ciudad, el material audiovisual almacenado sirve para una revisión posterior en el caso de una averiguación por robo u homicidio, aun si el incidente no es captado directamente por las cámaras. También existen aplicaciones con sensores de movimiento para ayudar al operador en detectar situaciones anormales.
La voluntad política. Un proyecto de seguridad ciudadana no está aislado de los aspectos políticos –»Política con p mayúscula. Si el gobernador o el alcalde bajo cuya jurisdicción se va a desplegar un sistema de televigilancia no apoyan este proyecto no hay posibilidad que esta solución tecnológica impacte los indicadores de inseguridad.
En cambio, en una zona donde los indicadores de seguridad mejoran debido a un sistema de televigilancia y el adecuado apoyo político, se recupera la tranquilidad de la ciudadanía y se crea un clima propicio para atraer inversiones. En este caso, las tecnologías de seguridad y el monitoreo en tiempo real aplicadas a la seguridad ciudadana es una herramienta disuasiva para recuperar los espacios públicos y reducir los niveles de inseguridad.
Ing. Samuel Yecutieli
yecutieli@segured.com
www.segured.com
Twetter: @yecutieli

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.